Te invito a probar la comida de Panamá

Entre ingredientes sacados de nuestro mar, masitas de harina bien fritas y rellenas, y deliciosos postres con frutas tropicales, los panameños tenemos muchos platillos que todo aquel que visite nuestro terruño debe probar. Aquí les dejo con una muestra:

  • Sao: El sao o saus es un plato de origen afroantillano en el cual la estrella son las patitas de cerdo. Marinadas en mucho limón, cebolla, pepino y un toque de ají chombo, este abreboca que se disfruta mejor con las manos, es un plato ganador en las fiestas panameñas. Hay quien dice que su sabor ácido y picante puede resultar adictivo.

    Foto cortesía de @aryanhood
    Foto cortesía de @aryanhood
  • Ceviche: No importa si es de corvina, de camarones, de pulpo o combinación, un buen ceviche acompañado con galletas de sal, una cerveza bien fría y entre amigos es un clásico de los panameños.

Ceviche de corvina

 

  • Sancocho: Esta sopa a base de pollo, ñame y culantro, es uno de los platillos típicos de nuestra gastronomía, muy eficaz para “revivir muertos” después de una noche de fiesta. A veces espeso y otras más bien aguado, el verdadero secreto del sancocho panameño está en el ñame y el culantro.

 

  • Pesca’o frito con patacones: ¿Caribe o Pacífico? Sin importar en qué costa te encuentres, un buen pescado frito con su limoncito y acompañado de esas deliciosas rodajas de plátano verde (también fritas), te dejará chupándote los dedos.[fullscreen]Pescao frito con patacones[/fullscreen]

 

  • Carimañolas: Estas “empanaditas” de yuca rellenas de carne molida son una de las tantas delicias fritas de Panamá. Recién hechas y acompañadas de una buena taza de café humeante y un par de rebanadas de queso prensado, son una deliciosa forma de empezar el día.

 

  • Empanadas de queso de Quesos Chela: Parar de camino al interior en este sitio a comerse una empanada de queso (o dos) es una tradición sagrada de generaciones para muchos panameños. La mejor forma de acompañarlas es con un vaso de leche agria o uno de chicheme. Se me hace agua la boca.

 

chicheme-leche-agria-y-empanadas

  • Chicheme: Esta deliciosa bebida dulce a base de maíz y leche se toma bien fría y es uno de los mejores remedios para paliar los estragos del calor en nuestro istmo tropical. Se dice que los mejores chichemes de Panamá los preparan en La Chorrera, en la provincia de Panamá Oeste pero que los de Quesos Chela también les hacen la competencia.

chicheme-y-leche-agria

  • Pan de la Arena: En forma de rosquitas, moñitos o palitos, este pan compacto, saladito y dorado es la delicia de quienes visitan La Arena de Chitré en la provincia de Herrera.

Pan de La Arena

 

  • Raspa’o: Rojo, morado o de maracuyá, con “buco” leche condensada y su extra de malteada, este postre escarchado es el mejor remedio para combatir el calor en una tarde de paseo. Ahh, y si viene en su conito de papel, ¡mejor aún!

 

  • Pesada de nance: Admitámoslo, el nance es una de esas frutas que no gusta a todo el mundo, pero cuando te agrada, sabrás que uno de los mejores postres que existe es una buena pesada de nance. Hay quienes la comen caliente, otros la prefieren fría, pero en cualquiera de los dos casos el colofón lo pone un buen puñado de queso blanco panameño desmenuzado encima. ¡Delicia!

 

Sé que se me quedaron por fuera muchísimos platillos más, pero estos diez son ideales para comenzar a disfrutar de nuestra gastronomía. ¡Buen provecho!

 

Desentrañando misterios en la Quinta da Regaleira

La hermosa ciudad de Sintra, conocida por su rico paisaje cultural incluido por la UNESCO en la Lista de Patrimonio de la Humanidad, alberga muchísimos rincones de ensueño. Llegar desde Lisboa es muy fácil, ya que se encuentra a escasos 30km de esta ciudad y está muy bien comunicada por transporte público.

Uno de los sitios de cuento que destaca no solo por su belleza sino por los secretos que alberga es la famosa Quinta da Regaleira. Los amantes de la historia y de los misterios encontrarán en este sitio un lugar de interés debido a que su más célebre propietario, Antonio Carvalho Monteiro, un noble y millonario portugués muy apegado a su religión y gran aficionado de la astrología, el esoterismo y las ciencias ocultas, quiso plasmar en detalle todos estos aspectos de su vida a lo largo y ancho de su propiedad.

La fachada del Palacio da Regaleira
La fachada del Palacio da Regaleira

Para cumplir con esta misión Carvalho contrató al arquitecto italiano Luigi Manini quien recorrió Portugal para empaparse de su pasado más glorioso, diversos países de Europa para sintetizar los nuevos estilos y corrientes en boga y estudió los gustos de quien le encomendó este proyecto para así conjugar pasado, presente y mística en el diseño de la quinta.

El resultado fue la Quinta da Regaleira, una finca que destaca en encanto y que se dice fue concebida como un gran templo para los masones. Consta de un palacete, una capilla, un pequeño lago, un invernadero, varios torreones, fuentes y un hermoso pozo llamado iniciático, todo ello comunicado a través de grutas y túneles subterráneos.

A pesar de que la visita al palacete es sumamente interesante, especialmente para el ojo atento a las pistas y a la simbología (como la torre de planta octogonal donde se encuentran la biblioteca y un laboratorio de alquimia, claro homenaje al número ocho, de gran importancia en el mundo masón), a mí me resultó mucho más llamativa la visita a los exteriores, especialmente por el verdor de los jardines que se convierten en bosque a medida que se alejan del palacete, por la aventura de adentrarme en una gruta y salir por algún sitio insospechado o por la oportunidad de sentirme niña de nuevo mientras saltaba de una en una las quince piedras ubicadas sobre las aguas del lago. Y ojo, así como dentro del palacete todo tiene un significado, el exterior no está exento de esconder un sinfín de secretos.

Vista desde la terraza de la torre octogonal del palacete
Vista desde la terraza de la torre octogonal del palacete
Vistas de Sintra desde la terraza
Vistas de Sintra desde la terraza

Uno de los sitios más emblemáticos de los jardines es el pozo iniciático, también llamado la torre invertida y que consiste en una escalera en espiral de nueve pisos, cada uno de ellos conectados entre sí por tramos de quince peldaños. Esta estructura comunica el jardín con el fondo del pozo donde se encuentra esculpida una cruz de la Orden del Temple. Se dice además, que el número de pisos hace alusión a los nueve círculos del infierno de la Divina Comedia de Dante.

Vista superior del pozo iniciático
Vista superior del pozo iniciático con la cruz de la Orden del Temple en el fondo

Este lugar tan especial y lleno de simbología era sin lugar a dudas el epicentro de un evento clave para los masones, las ceremonias de iniciación, durante las cuales los aspirantes debían ascender por el pozo siguiendo un rito que representaba el renacer, hasta llegar a la entrada custodiada por dos dragones posados sobre una fuente del mismo nombre.

Y los detalles continúan: caracoles en piedra, representaciones de la torre de Babel, personajes mitológicos, etc., así es que por estas y muchas otras cosas, la Quinta da Regaleira es definitivamente un lugar para visitar, para descubrir secretos ‘ocultos a simple vista’ y para empaparse de aventura.

Una de las torres de la quinta
Una de las torres de la quinta

La fuente de la abundancia

La fuente de la abundancia

De leyendas y tradiciones en San Andrés de Teixido

Escondido entre las rocas y los bosques de la sierra de Capelada se encuentra una pequeña aldea gallega, a la cual en tiempos inmemoriales llegó a bordo de su barca el apóstol San Andrés. Cuenta la leyenda que las circunstancias del lugar hicieron que su navío naufragase entre los acantilados de la zona y para compensar este mal trago, Dios le hizo una promesa según la cual allí tendría un santuario donde los peregrinos llegarían hasta el final de los días.

Vista del santuario y los acantilados
Vista del santuario y los acantilados
La cruz de San Andrés
La cruz de San Andrés

Quien se ofreciese al santo y no realizase este viaje en vida, reencarnaría en el cuerpo de un sapo, un lagarto o una culebra para en esa forma cumplir con su promesa. De aquí nace una muy conocida frase gallega que reza:

“A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo”

“A San Andrés de Teixido va de muerto quien no fue de vivo”.

No suena nada bien ese castigo y precisamente por esto la tradición nos habla de una alternativa para aquellos que incumplen su promesa: existe la posibilidad de realizar el peregrinaje tras la muerte, acompañado por al menos dos familiares o conocidos que antes de emprender el viaje visiten el cementerio para invitar al ánima del fallecido a hacer juntos la romería.

Leyendas y tradiciones aparte, una visita a San Andrés de Teixido es sentir la fuerza del viento mientras nos perdemos en el rugir del mar y en la profundidad de sus acantilados, es adentrarnos en su santuario donde atrapan la atención el cúmulo de figuras de cera representando manos, pies, cabezas, cuerpos enteros, animales y otras formas que los peregrinos dejan a un lado del altar y que son testimonio de la intercesión milagrosa del santo, es asombrarse con todas las historias mágicas que flotan en el aire y que los escasos habitantes de la aldea se encargan de perpetuar.

Vista del santuario y la aldea
Vista del santuario y la aldea
El interior del santuario
El interior del santuario
Las famosas rosquillas de San Andrés
Las famosas rosquillas de San Andrés

Uno de los rituales que forman parte obligada de la visita a San Andrés de Teixido es pedir un deseo a la Fuente del Santo o Fuente de los Tres Caños, una especie de “manantial mágico” donde cuenta la tradición que los peregrinos deben beber un trago de cada caño, pedir un deseo y luego arrojar una miga de pan a la fuente. Si la miga flota, significa que el deseo se cumplirá, mientras que si se hunde, habrá que ir el siguiente año a volver a probar suerte.

Fuente del Santo o de los Tres Caños
Fuente del Santo o de los Tres Caños

Para mí, lo mejor de San Andrés de Teixido es definitivamente sus acantilados donde rompen con furia las frías aguas del mar Cantábrico y donde la lluvia y la neblina son una constante. No sé si la leyenda de San Andrés será cierta, pero si en algún momento pasó en barco por allí, no dudo que hubiese sido fácil que naufragase, ante las condiciones del mar. Ese mar, que visto desde la seguridad del pueblo, no causa angustia ni miedo, sino admiración y tranquilidad.

Si quieres disfrutar de más fotos de esta visita, no dejes de echarle un vistazo a la galería de fotos que sobre este sitio mágico publicamos hace unos años.

Un paseo por isla Contadora

A unos pocos kilómetros de la ciudad de Panamá, en el golfo del mismo nombre, se encuentra el archipiélago de las Perlas, conformado por más de 100 islas e islotes. Sus aguas y playas son reconocidas a nivel mundial por su gran belleza y por la riqueza de su fauna marina. Contadora, que cuenta con tan solo 3km2, es una de las islas más conocidas de este archipiélago y recibió su nombre durante la época de la conquista, porque era el sitio donde se “contaban” las perlas que encontraban en este rico archipiélago antes de ser enviadas a España.

Disfrutando de las aguas del archipiélago de las Perlas

Durante los años setenta y ochenta del siglo pasado, se convirtió en un sitio muy popular entre políticos y personas con alto nivel adquisitivo estableciéndose en la isla numerosas casas y hoteles de lujo. Lastimosamente, poco a poco fue perdiendo su estatus y entró en un estado de abandono, siendo el mayor exponente de esta situación las ruinas del Hotel Contadora, otrora un resort con más de 300 habitaciones y unas instalaciones increíbles distribuidas por toda la extensión de playa Larga.

Las ruinas de Hotel Contadora

Más de las ruinas de Hotel Contadora

Barco encallado en playa Larga, propiedad del Hotel Contadora

Si bien es cierto que unas ruinas como estas no forman parte de la visión que yo tengo de un “paraíso tropical”, la verdad es que disfruté mucho de caminar por estas viejas instalaciones imaginando el lujo de antaño y hasta me sorprendí espiando entre los matorrales y escombros varios grupos de ñeques y venados que, debido al abandono de la zona, poco a poco han vuelto a convertir este, en su territorio.

Venados en las instalaciones del antiguo Hotel Contadora

Hoy en día, la isla cuenta con excelentes facilidades turísticas y una gran variedad de alojamientos, restaurantes y playas que vale la pena visitar en todos sus puntos cardinales.

El deck de nuestro hotel

Nosotros fuimos de visita a principios de septiembre, y aunque recorrerla y disfrutar de sus playas es una tarea prácticamente obligatoria, este no era el verdadero objetivo de nuestro viaje, sino participar de una actividad que atrae a miles de turistas nacionales y extranjeros entre los meses de julio y octubre: el avistamiento de ballenas jorobadas, que migran cada año a nuestras cálidas aguas en el océano Pacífico para aparearse y cuidar de sus crías lejos del frío invierno en el círculo polar antártico.

A pesar de que había múltiples opciones, decidimos unirnos para esta misión a un grupo organizado por la empresa Coral Dreams a cargo del capitán Guillermo Schüttke pues fue uno de los pocos que nos garantizó un avistamiento “responsable” de estos cetáceos.

No tuvimos que alejarnos mucho de la costa para empezar a ver ballenas. Divisamos varias parejas madre-cría que me hicieron saltar del asiento, soltar múltiples “wao” y quedarme boquiabierta por unos instantes. Es impresionante lo inmensas y lo juguetonas que son, la gracilidad con la que danzan en el agua mostrando su lomo, cómo “saludan” con su aleta pectoral e incluso su cierre triunfal antes de adentrarse en aguas más profundas al despedirse mostrando su cola. Lastimosamente no conseguimos ver los saltos que las hacen tan famosas, pero el espectáculo que nos brindaron fue simplemente impresionante.

A punto de partir hacia nuestra aventura marina

Lomo de una ballena jorobada

Ballena jorobada "saludando" con su aleta pectoral

Sólo hubo un toque agridulce en la experiencia. Entiendo que aquí en Panamá esta actividad no está regulada y cada vez hay más botes y menos ballenas que avistar por lo que una escena como la que me tocó ver no es rara: seis embarcaciones acechando a una madre y a su cría y arremetiendo a toda máquina hacia el sitio donde salían cada vez que se las veía asomarse a la superficie. Prácticamente las acorralaron contra una isla. El sentido común me dice que nadar a pocos metros de profundidad es altamente peligroso para un animal que puede llegar a medir 16 metros y pesar hasta 36 toneladas, pero parece que eso no era lo que pensaban los seis boteros y sus pasajeros.

Creo que si queremos seguir disfrutando de este espectáculo de la naturaleza y continuar explotando esta actividad económica, es necesario establecer regulaciones claras y concisas, hacer que se cumplan e inculcar en los lugareños el sentido de responsabilidad por la preservación y el cuidado de estos gigantes del mar que cada año nos honran con su visita y cuya presencia representa el sustento para muchas familias.

Cómo llegar:

Se puede llegar a isla Contadora por avión, partiendo del aeropuerto Marcos A. Gelabert (Aeropuerto de Albrook) con la compañía Air Panama y el vuelo dura entre 20 y 35 minutos dependiendo de si hay alguna parada de por medio en alguna isla.

La otra opción es viajar por ferry, para lo cual existen dos compañías y dos sitios de partida:

  • Sea Las Perlas, que parte todos los días a las 07:00hrs. del antiguo Club de Yates al principio de la calzada de Amador y regresa a las 15:00hrs. El recorrido demora 1 hora y 40 minutos.
  • Ferry Las Perlas, que parte del hotel Trump – Panamá a las 08:00hrs y volviendo a Panamá a las 15:30hrs. El recorrido demora 1 hora y 50 minutos.

Origen del nombre Panamá

Existen múltiples versiones sobre el origen etimológico de la palabra Panamá, la mayoría de ellas divergentes entre sí y basadas en las opiniones e interpretaciones que diferentes autores han realizado de este tema a lo largo de la historia. En lo que sí concuerdan la mayoría de los entendidos es en que la palabra panamá tiene su origen en la interpretación que los conquistadores españoles hicieron de ciertos vocablos en lengua indígena.

Como mera espectadora de los resultados de este proceso, y para satisfacer la curiosidad de muchos de nuestros lectores, he querido recopilar y reproducir algunas de las versiones más extendidas al respecto:

  1. Hay quien atribuye el nombre de nuestro país a un árbol llamado localmente panamá (sterculia apetala), muy frondoso y abundante en el istmo durante la época precolombina en derredor del cual solían reunirse las familias aborígenes. Hoy en día, es el árbol nacional de Panamá, aunque lastimosamente no es muy común encontrarse con un ejemplar fuera de parques naturales y zonas protegidas.
  2. Se cree también que la palabra panamá proviene del nombre de un caserío de indios pescadores, que en lengua cueva significa “abundancia de peces” o “sitio abundante en peces”. Se dice que en el sitio donde se ubicaba este asentamiento, más tarde se construyó la antigua ciudad de Panamá.
  3. También se habla de que el nombre panamá se refiere al vocablo que utilizaban los aborígenes para hacer referencia a la abundancia de mariposas que veían durante la época de migración de estos insectos.
  4. Otra versión hace referencia al sitio alejado donde el cacique de la región se retiraba a descansar. Allí sus vasallos lo mecían en una hamaca que en lengua guna se dice bana bana (panamá).
  5. Me encontré también con una interpretación que indica que la palabra panamá proviene del vocablo indígena Bannaba, que los cronistas españoles no supieron transcribir correctamente, pasando el nombre a los anales de la historia como Panamá. El término bannaba significa distante o alejado y este mismo autor unifica algunas de las versiones expuestas anteriormente al decir, por ejemplo, que los indígenas no llamaban bannaba (panamá) a la abundancia de mariposas sino al momento en que las veían alejarse durante su migración o que los pescadores no llamaban bannaba a su caserío, sino que cuando los españoles les preguntaban: ¿dónde habían conseguido tantos peces?, ellos respondían bannaba, para significar “en un lugar alejado del pueblo”.

Confío en que este artículo haya sido de utilidad y que no haga más que incrementar la curiosidad de nuestros lectores por esta tierra de abundancia y tradición.

En caso de cualquier duda o pregunta, envíanos un mensaje a nuestro formulario de contacto y con gusto responderemos a tu comentario.

Colón, puerta de riquezas naturales y comerciales

Si Panamá tiene una posición privilegiada en el panorama mundial, Colón es una de las provincias mejor situadas de todo el país. Ubicada en la vertiente atlántica de Panamá, desde la época colonial Colón jugó un papel importante en el paso del oro del nuevo mundo hacia España. Localidades como Chagres, Nombre de Dios o Portobelo con sus famosas ferias, fueron símbolo de bonanza y centro del comercio de ultramar.

Hoy en día la provincia sigue liderando el comercio de importación y reexportación en Panamá y en la región, con su Zona Libre y el movimiento de carga en sus puertos.  Pero Colón no es solo comercio y contenedores; sus hermosas playas, su exuberante vegetación, el Canal de Panamá, su folclore y su gastronomía, hacen de Colón un sitio para visitar y re-visitar.

Baila, baila con tu pollera congo
Baila, baila con tu pollera congo. Fuerte de Portobelo

Dominando la entrada del río Chagres encontramos el Fuerte de San Lorenzo, declarado, junto a las fortificaciones de Portobelo, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980. La idea de construir un fuerte en este sitio, surgió de la necesidad de proteger las riquezas que viajaban a España de los corsarios y piratas que acechaban la zona. Hoy en día son sus ruinas laberínticas y sus pesados cañones los únicos testigos que quedan de su grandeza de antaño.

Llegar al Fuerte de San Lorenzo es de por sí una aventura, que comienza atravesando una de las compuertas de las esclusas de Gatún, el complejo más grande del Canal de Panamá, y continúa al adentrarse en los predios abandonados de la antigua base militar Fort Sherman. Este paso por las esclusas es todavía más impresionante si se hace a pie, aunque en cualquier caso es imprescindible hacerlo cámara en mano, porque las vistas del Canal son incomparables.

Una vez en el fuerte, el paisaje de la desembocadura del río Chagres es simplemente deslumbrante y su ubicación y la vegetación que lo rodea lo convierte en un sitio ideal para la observación de aves y de monos aulladores, así como para la práctica de kayak y  buceo.

El Fuerte de San Lorenzo y la desembocadura del río Chagres
El Fuerte de San Lorenzo y la desembocadura del río Chagres

Otro sitio maravilloso para el avistamiento de aves, sobre todo durante la época de migración, es el Panama Rainforest Discovery Center, en Gamboa. Su torre de observación de aves de 40 metros  de altura es la joya de la corona, elevándose por encima de la copa de los árboles y dando al espectador una panorámica de 360º del Parque Nacional Soberanía. Sus senderos y los comederos de colibrí ubicados en el centro de visitantes complementan la experiencia.

Torre de avistamiento de aves en el Panama Rainforest Discovery Center
Torre de avistamiento de aves en el Panama Rainforest Discovery Center

Como ya mencioné, en Colón se encuentran las esclusas de Gatún, cuyo centro de visitantes recomiendo explorar. Además, en sus predios, aprovechando las obras de expansión, se construyó el Centro de Observación de la Ampliación que ofrece una mirada cercana a las dos caras del Canal: la operativa, con buques y cruceros yendo y viniendo por el lago Gatún, y la que está en construcción, que define el futuro de este símbolo del crecimiento de Panamá. Una exposición de fotos y una interesante película completan la visita.

Centro de Observación de la Ampliación del Canal, enero 2014
Centro de Observación de la Ampliación del Canal, enero 2014

Colón es una provincia de contrastes, con un folclore muy rico, con unos parajes espectaculares y con un sabor caribeño único producto de la mezcla y la convivencia de diferentes culturas. He mencionado apenas un puñado de sus tesoros, pero quedan muchos más por nombrar.

Artículo publicado en la revista Encuentro, 9na edición.

Algunos datos sobre Panamá

Los límites de PanamáSi estás pensando visitar Panamá, seguramente querrás conocer algunos datos e información general que te ayude a preparar tu viaje o a planificar esas vacaciones tropicales que tanto ansías.

Para empezar, debes saber que Panamá es una pequeña franja de tierra que surgió hace millones de años para unir América del Sur y Centro América y que tiene el privilegio de estar bañada al norte por el mar Caribe y al sur por el océano Pacífico; lo que se traduce en cerca de 3.000 km de litoral con un gran número de hermosas playas e instalaciones para todos los gustos.

Playas de Panamá, San Blas

Por otro lado, al oeste del istmo se encuentra la República de Costa Rica, accesible por tierra y al este la República de Colombia, cuya frontera se encuentra limitada para el tráfico vehicular terrestre por el tapón del Darién.

La parte más angosta de Panamá mide unos 80km y es por supuesto, la zona que abarca el célebre Canal de Panamá.

A continuación listo algunos datos adicionales que seguramente te serán de utilidad durante tu visita a este hermoso país:

  • Nombre oficial: República de Panamá
  • Capital: Ciudad de Panamá
  • Nacionalidad: Panameña
  • Coordenadas: 7º12’07″ y 9º38’46″ de latitud norte y 77º09’24″y 83º03’07″ de longitud oeste
  • Área: 75.517km2
  • Población: 3.926.017 habitantes (2014)
  • División política: 10 provincias y 5 comarcas indígenas
  • Idioma oficial: Español
  • Clima: Tropical con temperaturas moderadamente altas y precipitación pluvial abundante.
  • Elevación más importante: Volcán Barú, provincia de Chiriquí (3.475m)
  • Código telefónico de país: 507
  • Horario: GMT-5 (sin variación durante el año)
  • Moneda: el Balboa (las monedas propias de Panamá son equivalentes en valor y en tamaño al Dólar E.U.A.)
  • Propina: Entre 10% y 15%
  • Licencia de conducir: Los visitantes pueden conducir hasta 90 días con permiso de conducir extranjero.
  • Tránsito: En Panamá se conduce por la derecha.
  • Límites de velocidad: En autopistas es de 110km/h, en calles y áreas residenciales es 40km/h y 60km/h en el caso de avenidas. Entre 50km/h y 80km/h en carreteras multicarriles y 100km/h en carreteras nacionales.
  • Electricidad: 110V, 60Hz
  • Horarios de atención: Las oficinas públicas abren de 08:30hrs. a 16:30hrs. Los bancos suelen abrir hasta las 17:00hrs. aunque las sucursales bancarias ubicadas en centros comerciales suelen abrir hasta las 19:00hrs. Los comercios y tiendas en general abren de 10:00hrs. a 19:00hrs. o 21:00hrs. en horario continuo de lunes a domingo.
  • Impuestos: Los comercios cobran un impuesto del 7% (itmbs) y los hoteles del 17%. A la salida del país se deben cancelar 20USD, pero usualmente va incluido en las tasas del boleto aéreo.
  • Principales aeropuertos: Aeropuerto Internacional de Tocumen, Aeropuerto Marcos A. Gelabert (Albrook, Panamá), Aeropuerto Enrique Malek (David, Chiriquí), Aeropuerto Enrique A. Jiménez (Colón, Colón) y Aeropuerto Scarlett Martínez (Río Hato, Coclé).

Otro dato a tener en cuenta a la hora de planificar un viaje a Panamá son los días catalogados como feriados nacionales:

  1. 1 de enero: el día de año nuevo,
  2. 9 de enero: el día de los mártires,
  3. el martes de carnaval (el martes anterior al Miércoles de Ceniza),
  4. el Viernes Santo (viernes antes de la Pascua de Resurrección),
  5. 1 de mayo: el día del trabajo,
  6. 3 de noviembre: el aniversario de la separación de Colombia,
  7. 10 de noviembre: el aniversario del grito de independencia de la Villa de Los Santos,
  8. 28 de noviembre: el día de la independencia de España,
  9. 8 de diciembre: el día de las madres y finalmente
  10. 25 de diciembre: el día de navidad.

Espero que este artículo te haya sido útil para planificar tu viaje a Panamá. Si quieres leer más sobre este pequeño país centroamericano, revisa nuestros archivos sobre Panamá, y si tienes alguna pregunta sobre este tema, no dudes en contactarnos.

Liverpool en mi memoria

Al pensar en Liverpool, acuden a mi memoria tres conceptos: grandes puertos, fútbol y buena música. Esta gran ciudad del noreste de Inglaterra, que por muchos años fue uno de los puertos más importantes del mundo, es hoy día ampliamente reconocida por su equipo de fútbol, el Liverpool Football Club, y por haber visto nacer a John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, cuatro nombres mejor conocidos como Los Beatles.

Desde mi llegada al Aeropuerto Internacional John Lennon imágenes alusivas a The Fab Four me recibieron, y al salir a conocer la ciudad, la música que suena en sus calles y los anuncios comerciales me indicaron que estaba en un sitio donde estos cuatro chicos de barrio, que comenzaron haciendo música en un pequeño bar y llegaron a ser una de las bandas más influyentes de la historia de la música, son muy importantes.

En nuestra primera noche en Liverpool visitamos Mathew Street, sede de The Cavern Club, ese local caluroso, apestoso y siempre abarrotado donde Los Beatles se dieron a conocer en su ciudad natal y comenzaron a enamorar con su música. Por supuesto el club original ya no existe, pero unos cuantos metros más allá de la entrada original, construyeron una réplica bastante fiel del club, que se ha convertido en un sitio de culto para los miles de fanáticos que visitan Liverpool buscando ser parte de esta leyenda.

El nuevo The Cavern Club

Beatle Street, four lads who shook the world

La exhibición The Beatles Story, es también una parada obligada para los fanáticos de la Beatlemanía, ya que de forma interactiva te invita a recorrer la vida y obra de la banda, desde sus inicios tocando en clubes de su ciudad natal y de Hamburgo, hasta su tan lamentada separación y sus éxitos en solitario. La visita nos transporta también a la época en que estos cuatro chicos llenaban estadios y hacían desmayar a adolescentes histéricas, así como a aquella etapa posterior en la que decidieron dejar de hacer conciertos sólo por complacer a sus fans y ser ellos mismos, haciendo la música que verdaderamente les gustaba; como se puede apreciar en el álbum Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

La entrada a The Beatles Story Exhibition.

Star Club en Hamburgo, uno de los clubes donde Los Beatles empezaron a forjarse una reputación
Star Club en Hamburgo, uno de los clubes donde Los Beatles empezaron a forjarse una reputación
El escenario de The Cavern donde Los Beatles cautivaron al público de Liverpool
El escenario de The Cavern donde Los Beatles cautivaron al público de Liverpool
Yellow Submarine, una película animada con versiones caricaturizadas de Los Beatles quienes además compusieron la banda sonora
Yellow Submarine, una película animada con versiones caricaturizadas de Los Beatles quienes además compusieron la banda sonora
Los Beatles para Yellow Submarine
Los Beatles para Yellow Submarine

Pero Liverpool no se reduce a Los Beatles. Un placentero paseo por sus puertos junto al río Mersey, con sus grandes edificios y estructuras, da fe de su importancia de antaño.

Paseando junto al río Mersey

El edificio Liver, ubicado en el Pier Head, es una de las Tres Gracias de Liverpool. Foto por Natalie Jurado.
El edificio Liver, ubicado en el Pier Head, es una de las Tres Gracias de Liverpool.

También podemos observar los estragos de la guerra en edificios como “La iglesia bombardeada”, antiguamente conocida como la iglesia de San Lucas, que durante el bombardeo de la Alemania nazi sufrió grandes daños. Hoy en día, sus ruinas y jardines están reservados a la relajación y a la tranquilidad, a ser un punto de encuentro y de reunión. De este tema escribí un artículo anterior.

Paredes de la iglesia bombardeada.

A pesar de que mi visita a Liverpool no me permitió conocer mucho más de la ciudad, me gustó lo que vi y he de confesar que aún hoy, cuando pienso en ella, en mi cabeza una vocecita comienza a cantar “Hello, hello, I don’t know why you say goodbye and I say hello…”

Amanecer en las dunas de Erg Chebbi, Marruecos

Top 10 – Mis experiencias favoritas

En los ocho años que viví en Madrid, y he de admitir que sobre todo gracias a las muchas ganas de conocer el mundo que me ha inspirado Carlos, visité sitios preciosos que han dejado una huella indeleble en mi memoria. A continuación comparto con ustedes algunos de esos recuerdos:

1. El castillo de Neuschwanstain visto desde el puente de María (Marienbrücke): En San Valentín del 2010 Carlos me llevó por sorpresa a la región de Baviera, a conocer el castilllo de Neuschwanstain, construido por Ludwig II y en el que se inspiró Walt Disney para diseñar el famoso castillo de la Bella Durmiente en Disneyland.

El castillo de Neuschwanstein visto desde Marienbrücke

2. Batu Ferringhi desde el aire: Batu Ferringhi es una hermosa playa ubicada en la isla de Penang en Malasia. Aquí tuve la oportunidad de practicar parasailing por primera vez en mi vida. Tras pasar el miedo inicial debo decir que la sensación de libertad es increíble, todo temor desaparece y las preocupaciones se desvanecen y el agua estaba tan clara que desde el aire podíamos ver las medusas (aguamalas) que como campanas flotantes, nadaban hacia la playa.

Parasiling en Batu Ferringhi, Malasia

3. La inmensidad del mar desde un banco de arena en San Blas: San Blas es un archipiélago del caribe panameño formado por 365 islas y que constituye el hogar de la comarca indígena de Guna Yala. Es uno de los tantos sitios especiales de mi país y donde viví una de las mejores experiencias que atesoro en mi memoria. La imagen la conforman la inmensidad del mar abierto en calma y yo de pie, en medio de un banco de arena finísima y rodeada de estrellas de mar de todos los colores. ¡Simplemente alucinante!

Banco de arena en San Blas

4. La vista desde los jardines de Chambord: Siendo éste mi segundo castillo en el top 10 de lugares favoritos, se podrán imaginar que me declaro una eterna admiradora de este tipo de edificaciones. Supongo que el aura de romanticismo y de misterio que los rodea son los detonantes de mi admiración. En octubre del 2009, tuve la dicha de participar en un tour por algunos de los castillos del Loira en Francia, y no puedo más que decir que quedé enamorada. De todos los visitados mi castillo favorito es el de Chambord cuya escalera de doble hélice, posiblemente diseñada por Leonardo Da Vinci y su arquitectura tan exquisita constituye uno de los más conocidos en el mundo. Aunque admito que mi parte favorita no fue el entrar al castillo en sí, sino rodearlo, recorrer sus jardines, acercarme poco a poco sin perderlo de vista, llenarme de sus detalles y admirar su majestuosidad. ¡Quién pudiese transportarse en el tiempo y ver por un instante la vida en aquel recinto!

La fachada del castillo de Chambord

5. Un paseo a la luz de la luna por el desierto: Recorrer una ínfima parte del gran desierto del Sahara a lomo de un camello y bajo el faro de la luna llena es una experiencia sublime. Sentir que tu caravana es la única que avanza sobre la arena y que nada ni nadie puede alterar ese momento mágico, es ¡simplemente extraordinario! Cierro los ojos y aún veo la imperturbable inmensidad del desierto, siento la arena levantada por el viento juguetear con mi cuerpo, percibo el olor del aire fresco que transforma la noche y me deleito con el misticismo y la grandiosidad de las dunas.

Amanecer en las dunas de Erg Chebbi, Marruecos

6. El Matterhorn visto desde Zermatt: Las navidades del 2009 fueron especialmente blancas y felices para mí. Entre algunos amigos, alquilamos una pequeña cabaña en la comuna suiza de Zermatt, desde la cual se divisaba en todo su esplendor el Matterhorn o Monte Cervino, una de las montañas más conocidas de los Alpes y que sirvió como inspiración para diseñar el envase del chocolate Toblerone. Una blanca navidad, buena compañía y un paisaje espectacular ¿qué más puedo pedir?

Maleny, Tania y yo posando con el Matterhorn

7. La ciudad amurallada de La Alhambra: Sus jardines, su historia, su ubicación, la delicadeza de los tallados que la visten, el aire nostálgico que en ella se respira, su forma tan exquisita y hasta mágica de conjugar arte y naturaleza. Realmente me es complicado explicar el torbellino de emociones que despierta en mí esta antigua fortaleza nazarí, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1984 y nominada a formar parte de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo, ¡es una lástima que no saliese electa!

La Alhambra vista desde el mirador de San Nicolás en el Albaicín de día

8. Las cuevas de Saint Michael en Gibraltar: De origen calcáreo, esta red de cuevas ubicadas en lo alto del sistema rocoso de Gibraltar conforma un manjar de formas y colores para mis sentidos. Pensar que esta sucesión de estalactitas y estalagmitas formadas a partir de diminutas gotas de agua filtradas entre las rocas, ha tardado miles de años en forjar esas formas caprichosas y aleatorias que hoy nos deleitan. Definitivamente es un espectáculo visual digno de apreciar que la naturaleza comparte con nosotros y que estoy feliz de haber podido ver.

Cuevas de Saint Michael en Gibraltar

9. La Fête des Lumières (Festival de las Luces) en Lyon: El recuerdo de este festival tiene reservado un sitio especial en mi memoria. Luces, colores, sonidos y pirotecnia son los ingredientes principales de esta gran fiesta que se celebra alrededor del 8 de diciembre todos los años en las calles lionesas y donde locales comerciales, plazas, parques y fachadas de edificios se convierten en lienzos que reflejan maravillosas obras de arte.

Se dice que su origen se remonta a la Edad Media, cuando consagran la ciudad a la Virgen María para que la protegiese durante la plaga de la peste. Tras su paso y en agradecimiento, los lugareños iluminaron las fachadas de sus casas, colocaron velas en grandes vasos de colores y salieron a la calle a gritar himnos a la Virgen, acto que se repitió año tras año hasta convertirse en una tradición popular que sobrevive hasta nuestros días.

Muñecos danzantes en el Festival de las Luces de Lyon, Francia

10. Los jardines del Príncipe de Aranjuez en otoño: Aranjuez es un municipio de Madrid, declarado Real Sitio de la Corona de España por Felipe II en 1560 y famoso, entre otras cosas, por su Palacio Real y por haber inspirado al compositor Joaquín Rodrigo para su célebre concierto de Aranjuez. Sin embargo, mi mejor recuerdo de Aranjuez no son sus estructuras o su música, sino sus jardines, más específicamente, el Jardín del Príncipe captado en todo su esplendor durante el otoño. Este fue el sitio donde dicha estación cautivó mi corazón. El caminar en medio de aquella cama de hojas, verlas caer con cada suspiro del viento; era como estar en medio de una ciudad dorada, de un mundo dentro de otro mundo y cuya estampa permanece intacta en mi memoria.

Jardines del Príncipe en Aranjuez

Debo aclarar que el orden en que están listados los sitios no representa en medida alguna mi nivel de preferencia, todos han dejado una marca en mí y sin temor a equivocarme, recomiendo visitarlos porque ¡sé que les van a encantar!

Y tú, ¿conoces algún sitio especial que te gustaría compartir con nosotros?

Cómo preparar un viaje

cómo_preparar_un_viaje_1

Como el tema de los viajes y su preparación nos gusta tanto, nos hemos lanzado a la aventura de compartir nuestro conocimiento y ayudar a otros a planificar sus propios viajes. Sigue leyendo “Cómo preparar un viaje”