Casas azules en la medina de Chefchaouen, Marruecos

Fotos de la semana Nº 43, 2013: el azul pastel de Chauen

La primera ciudad que conocí de Marruecos fue Chefchaouen, llamada Chauen en español.  Había visto fotos de una compañera de clase de francés, y los intensos tonos azules de su medina llamaron mi atención, así que tenía claro que quería pasar por allí cuando empecé a planificar ese viaje.  El hecho de que estuviera cerca … Seguir leyendo Fotos de la semana Nº 43, 2013: el azul pastel de Chauen

Caracoles vivos a la venta en la medina de Fez, Marruecos

Fotos de la semana Nº 30, 2013: la mágica medina de Fez

Marruecos es un país que me gusta mucho visitar, por su comida, su gran cantidad de monumentos, y sobre todo, porque su cultura es muy distinta de aquella a la que estoy acostumbrado (la misma razón por la que me encanta visitar Asia). De los sitios que he visitado en este país, uno de los … Seguir leyendo Fotos de la semana Nº 30, 2013: la mágica medina de Fez

Tánger desde la terraza de la Tangerina

Conociendo Marruecos: Tánger

La última parte de nuestra aventura marroquí nos llevó a la norteña ciudad de Tánger. Por su cercanía a España y los lazos que los unieron, muchísima gente habla español y para mi deleite, además de poder contemplar el mar, la deliciosa brisa marina hacía que las temperaturas fueran mucho más suaves y agradables que … Seguir leyendo Conociendo Marruecos: Tánger

Bab el Mansour - Meknès, Marruecos

Conociendo Marruecos: Meknès

Tras día y medio de descubrimiento y de mucho calor, en Moulay Idriss y en Volubilis, nuestro plan de viaje nos llevó en un grand taxi al siguiente destino de nuestra visita marroquí: Meknès. Esta ciudad del interior de Marruecos, una de las cuatro ciudades imperiales del Reino, vivió su apogeo durante el gobierno del sultán … Seguir leyendo Conociendo Marruecos: Meknès

Vía Apia en Volubulis, Marruecos

Conociendo Marruecos: Moulay Idriss y Volubilis

Calles pequeñas y enrevesadas, minaretes que se levantan entre edificios, mercados y vendedores ambulantes, olor a comida traído por el viento, tejados verdes, un sol inclemente, murallas y puertas majestuosas, fuentes refrescantes, mosaicos romanos, tallas en madera o yeso cuya belleza deja sin respiración y sobre todo gente amable, gente auténtica; esto y más fue … Seguir leyendo Conociendo Marruecos: Moulay Idriss y Volubilis