¡Feliz primer aniversario, perro viajante!

¡Feliz tercer aniversario, perro viajante!

Este mes, nuestro blog llegó a su tercer aniversario. Hace tres años, Natalie y yo publicamos un par de historias presentándonos y comenzamos a relatar nuestros viajes. Hemos hecho diversos cambios en estos años, por ejemplo, empezamos a publicar una foto diaria (a veces hemos fallado) de nuestros viajes en nuestras cuentas de Twitter y Facebook, con las cuales luego generamos galerías en el blog, y nos hemos cambiado a nuestro propio servidor, pero nuestro objetivo sigue intacto: permitir que otros vean el mundo a través de nuestros ojos.

Ahora que nos mudamos a Panamá, estamos tratando de viajar más por nuestro país y escribir al respecto, aunque por ahora no hemos tenido mucho éxito con ello. Llevamos muy pocas entradas sobre Panamá, pero seguimos trabajando en ello. Seguir leyendo «¡Feliz tercer aniversario, perro viajante!»

Nos mudamos para mejorar

Tras un año en el que nos mudamos tres veces de casa, con una de ellas involucrando un cambio de continente, tenía la esperanza de no tener que volver a escribir la frase «nos mudamos» en un buen rato.

Esta vez, sin embargo, no la escribo porque nos estemos mudando de casa nuevamente.  No, eso ya lo hicimos por última vez en diciembre del 2013 y espero que por lo menos no lo tengamos que hacer por un año entero, como mínimo.  En esta ocasión, se trata de servidor.  Nos hemos ido de WordPress.com a nuestro propio servidor, con lo cual esperamos poder crear un blog todavía más personal y empezar algunos otros proyectos. Seguir leyendo «Nos mudamos para mejorar»

Bebé en la playa El Ciruelo de Pedasí, Panamá

¡Ata logo 2013, qué sopá 2014!

Cada uno de los últimos ocho años de mi vida me ha traído muchísimas cosas, sobre todo viajes, pero hasta ahora, ninguno ha sido como el 2013. Ha sido un año que ha traído algunos de los cambios más significativos de mi vida.

El más importante se trata de una personita especial, mi pequeño viajante. Nuestro querido Víctor Enrique llegó durante una fría primavera madrileña, y nuestra vida cambió para siempre. Un hijo acarrea mucho trabajo y responsabilidades, pero también algunas de las experiencias más bellas para un ser humano. En un libro sobre viajes leí una frase que decía «si quieres maravillarte redescubriendo el mundo, viaja con tu bebé». Y no hace falta viajar, realmente en tu día a día ves cómo tu hijo se asombra con cosas que tú ya tienes demasiado vistas. Recuerdo cuando llevamos por primera vez a nuestro pequeño a la playa, y la emoción que sentí cuando vi cómo contemplaba con detenimiento y asombro las olas del mar. No me lo esperaba, y en ese momento recordé esa frase; estaba redescubriendo el mundo a través de los ojos de mi hijo.

Bebé en la playa El Ciruelo de Pedasí, Panamá
Nuestro pequeño viajante descubriendo las olas en Pedasí, Panamá

Seguir leyendo «¡Ata logo 2013, qué sopá 2014!»

¡A la conquista del mundo, mi pequeño viajante!

Consejos del perro viajanteComo pareja, Carlos y yo teníamos nuestra rutina de preparación para un viaje: la noche anterior poníamos en las mochilas algo de ropa, artículos de aseo, documentos de viaje y voilà, estábamos preparados para partir.

Ahora, como flamantes padres de Víctor Enrique, nuestro pequeño viajante, el proceso ha cambiado «ligeramente». Para nuestro primer viaje en avión, recuerdo haberme plantado una semana antes de partir frente a las maletas tratando de decidir si todo lo que tenía pensado empacar cabría en la mediana o si tendría que llevar la grande. ¡Adiós a las mochilas!

En aquel momento, mis preocupaciones no sólo se reducían a cuántos pañales debíamos llevar o cuántas mudas de ropa tendría que empacar, sino que abarcaban temas como qué hacer con el tan querido ritual del baño, o dónde dormiría el pequeño.

La solución al primer problema nos la dio la abuela materna de Víctor cuando nos regaló una bañera de viaje, un invento muy práctico que permite al bebé disfrutar plenamente de su baño sin que los padres tengamos que preocuparnos particularmente por las instalaciones del destino (aunque en casos de apuro, sabemos que un lavamanos limpio nunca falla).

El segundo punto lo resolvimos fácilmente. Ahora sólo hacemos reservas en hoteles que tengan cunas para bebés, dato que se puede consultar en las condiciones del sitio. Tenemos una cuna de viaje, muy cómoda si nos movilizamos en auto, pero inviable para los traslados en avión gracias a las restricciones de peso y número de bultos que las compañías aéreas han impuesto en los últimos años.

Otro aspecto sensitivo a la hora de viajar con un bebé es la alimentación. Tenemos la fortuna de que nuestro pequeño se nutre principalmente de leche materna, con lo cual tiene su comida lista y calientita en todo momento. No obstante, hace unos meses empezamos con la alimentación complementaria, lo que nos lleva a considerar temas tales como la esterilización de los utensilios para comer o el agua que le ofreceremos.

El estómago de los bebés es muy delicado por lo que para prevenir cualquier malestar, una vez agotadas las reservas de agua que llevamos de casa, nuestra  solución es comprar una botellita de agua mineral baja en sodio, apta para la preparación de alimentos de bebés; en muchos casos las etiquetas tienen una imagen de un bebé, lo cual facilita la identificación sin importar el idioma. Para la limpieza siempre viajamos con un poco de líquido limpia biberones y un cepillo.

Por supuesto, el equipaje de nuestro pequeño viajante no se limita a los puntos que he mencionado, también incluye medicamentos, mantas, toallas, su cuento para dormir, juguetes y una gran lista de etcéteras.

Es por eso que en miras a facilitarme la vida, he elaborado un listado de «imprescindibles» para tener como referencia a la hora de hacer el equipaje:

  • Artículos de aseo personal como gel de baño, esponja, cepillo, aceite de almendras para su masaje, hisopos y tijeritas para sus uñas (tengo que cortárselas casi a diario, crecen muy rápidamente).
  • Un botiquín con esenciales como termómetro, medicamentos para la fiebre, solución salina en caso de que tenga mocos, aspirador nasal o el medicamento para los cólicos/gases. También sus vitaminas.
  • Al menos cuatro mudas de ropa por día, algunas ligeras otras más cálidas para cambiarlo en función de cómo evolucionen el día y nuestras actividades.
  • Muchos pañales. El número variará en función de las necesidades de cada bebé, pero en mi caso suelen ser al menos cinco por día.
  • Baberos y toallitas secas, muy útiles cuando el bebé babea mucho.
  • Toda la documentación necesaria para acreditar que se trata de nuestro bebé (pasaporte, documento nacional de identidad (si lo tiene)), especialmente si se trata de un viaje al extranjero.
  • Suficiente provisión de leche en polvo, potitos de comida y cereales para todo el tiempo que dure la estancia. Es probable que en el destino se pueda comprar, pero nadie garantiza que encontremos la misma marca o el mismo tipo.
  • Baberos desechables y toallitas húmedas para la hora de la comida.
  • Suficientes biberones y artículos para comer.
  • Sabanitas y toallas de baño
  • Cochecito y mochila portabebé.
  • Bloqueador solar y repelente de insectos (dependiendo del destino y la época del año en la que se viaje, por supuesto).
  • Sus juguetes favoritos.
  • Todo lo relacionado con su ritual del sueño, libros de cuento, canciones, una mantita especial, un peluche, etc. Bien para las siestas o para el sueño nocturno nunca debemos olvidar cualquier detalle que haga más placentero y confortable este importante aspecto del día a día de nuestro bebé.
  • Y por último, aunque no por ello menos importante, tener a mano en el teléfono o la tableta las canciones y vídeos que le gustan a Víctor. Esto nos ha salvado en más de una ocasión cuando el aburrimiento amenazaba con alterar el ánimo de nuestro pequeño viajante.

Por supuesto, a esto hay que agregar una bolsa de mano bien equipada para un día repleto de actividades y descubrimiento.

Estamos a punto de emprender nuestro quinto «viaje para tres» y como podrán imaginar, ya no empiezo a organizar el equipaje una semana antes ni me llevo todas las pertenencias del pequeño a cuestas como si fuera una mamá caracol; he aprendido a confiar en mi experiencia y en mi instinto y sobre todo a relajarme para disfrutar de lo más importante, la aventura de re-descubrir el mundo a través de los ojos de mi pequeño.

Letrero de Metro de Madrid cubierto de nieve

Te dejo Madrid

Madrid, la ciudad a la cual realicé mi primer viaje en avión, y desde donde inicié mi primer viaje por múltiples países…
Madrid, la ciudad en la que aprendí a disfrutar de los museos y otras oportunidades culturales…
Madrid, la ciudad que me enseñó a adorar el fútbol y el jamón serrano…
Madrid, la ciudad donde vi por primera vez las hojas caer en otoño y los copos de nieve en invierno…
Madrid, la ciudad en la que conocí mi primer metro, en la que aprendí cómo funciona, y cuyo conocimiento ahora me lleva a emigrar nuevamente…

Letrero de Metro de Madrid cubierto de nieve
Letrero de Metro de Madrid

Seguir leyendo «Te dejo Madrid»

¡Nos mudamos!

No, no vamos a cambiar de plataforma de blog. WordPress nos sigue pareciendo fenomenal.

Tampoco nos estamos mudando a nuestro propio servidor, aunque lo hemos considerado. Seguiremos con WordPress.com mientras tanto.

Nuestra mudanza es física.  La semana pasada recogimos nuestros bártulos y nos cambiamos de casa.  No nos hemos ido a otro país, ni otra ciudad, y casi que ni nos mudamos de barrio.  Para ser exactos, nos fuimos al código postal de al lado.

Lo hemos comentado ya en otras entradas del blog, pero lo recuerdo por si acaso.  Natalie y yo estamos esperando a nuestro primogénito, y necesitábamos encontrar un espacio más grande para vivir, pues solamente contábamos con una habitación.  Finalmente encontramos un apartamento que reunía la mayoría de los requisitos que buscámos (menos el ascensor :() y ya nos instalamos.

¿Por qué cuento esto?  Bueno, es una manera de explicar nuestra falta de actividad en el blog, en nuestra página de Facebook y nuestra cuenta de Twitter.  Sé que hay muchos que esperan ver nuestras fotos diarias, y últimamente vamos con retraso o ni siquiera podemos subirlas (esta semana hemos tenido actividad cero).  Mil disculpas de parte de los tres, aunque estoy seguro que todos los lectores nos comprenderán. 🙂

Esto no significa que vayamos a abandonar este blog, si bien es cierto que deshacer todas las cajas de la mudanza, montar los muebles nuevos y arreglar la casa nos va a tener ocupados probablemente hasta que sea el pequeño viajante quien nos ocupe.  En esta etapa que empezamos espero que podamos seguir a otros grandes viajeros familiares, como Pau García Solbes, de El Pachinko, y contar nuestras historias, con un punto de vista adicional.

Casas del centro de Gerona, España

Mi experiencia en el TBEX Girona

El mes pasado se organizó en Girona un congreso de blogueros de viajes, llamado TBEX, o Travel Blog Exchange. Yo todavía no sé qué quiero obtener del blog, ya que originalmente mi principal objetivo era dedicarle tiempo a escribir historias de viaje y ver si se me daba bien, y sé que a este tipo de reuniones suelen asistir personas con metas bastante claras, muchos de ellos con la intención de ganar dinero con su blog. Si bien es una meta que a largo plazo me gustaría obtener, no sé todavía en qué dirección me gustaría dirigirme para llegar allí. Pero cualquier oportunidad de conocer otros viajeros me llama la atención, así que me inscribí en el TBEX apenas me enteré del mismo.

Peter Shankman, dando la charla inaugural del TBEX Girona 2012
Peter Shankman, dando la charla inaugural

Fue una excelente experiencia. Si bien las charlas del congreso tuvieron alguno que otro consejo útil (uno que se me quedó grabado lo dio Peter Shankman, sobre tratar de contactar a 5 seguidores de nuestras redes sociales al día para mejorar nuestra interacción online), muchos de ellos eran los típicos consejos que todo el que le ha dedicado algo de tiempo a leer y educarse sobre escritura creativa y cómo contar historias ya ha escuchado en más de una ocasión. Muchos blogueros españoles, como Pau Solbes y Manuel Aguilar, han expresado su opinión sobre este TBEX, y el consenso es el mismo: las charlas fueron bastante básicas. Algo curioso es que todos comentan lo muy enfocado que estaba todo hacia Estados Unidos, cosa en lo que coincide una asistente canadiense en su artículo: ¿por qué no hubo ni un keynote speaker español, o por lo menos europeo? Ella también expresa en su crónica lo que los españoles mencionan sobre las diferencias entre blogs españoles y estadounidenses: si bien hay mucha calidad aquí, los blogueros españoles no saben vender su producto (o como dice ella, hay mucho laissez faire). Seguir leyendo «Mi experiencia en el TBEX Girona»

Las cataratas del Niágara de noche desde Prospector Point, Niagara Falls, Nueva York, EE.UU.

Segunda foto del perro viajante en Lonely Planet Magazine España

Hace unos meses publicaron una de nuestras fotos de las dunas de Erg Chebbi, en Marruecos, en la revista de viajes Lonely Planet Magazine de España, en la sección de fotos de los lectores.  Evidentemente, esto nos animó a enviar más fotos, y este mes han vuelto a publicar una, en esta ocasión de las cataratas del Niágara iluminadas.

Nuevamente, no ganamos nada, aunque como dijo Natalie, en esta ocasión nuestra foto ocupa un lugar más cerca de la postal ganadora (no sé si eso significa algo, jajaja).  En fin, que se siente bien que aprecien nos gusta ver nuestras fotos publicadas en medios impresos.

Aquí está la foto tal y como se ve en la página 12 del número de junio 2012 de Lonely Planet Magazine España:

Foto nocturna de las cataratas del Niágara, EE.UU., tomada por el perro viajante y publicada en el segmento Postales de la revista Lonely Planet España

Y esta es la original: Seguir leyendo «Segunda foto del perro viajante en Lonely Planet Magazine España»

Los dolores de cabeza de un viajero con un apellido de dos letras

Ho. Ese es mi primer apellido, el de mi padre, y mi abuelo, procedente de la provincia china de Cantón. Se trata de un apellido bastante común en China, donde podemos encontrar otros apellidos cortos, como Li, Wu, Xu y Ng; sin embargo, en la mayoría de los países occidentales, un apellido de solamente dos letras no es para nada común. Esto hace que cada vez que tengo que dar mi nombre a alguien, la conversación sea por lo general de esta manera:
—Mi primer apellido es Ho. Se deletra hache-o.
—¿Ajá?
—Eso es todo, solo dos letras.
—Ah, ¿nada más? Seguir leyendo «Los dolores de cabeza de un viajero con un apellido de dos letras»

Amanecer en las dunas de Erg Chebbi, desierto del Sahara, Marruecos

Una foto del perro viajante en Lonely Planet Magazine España

La revista de viajes Lonely Planet Magazine de España tiene una sección denominada «Postales», donde publican las fotos de los lectores. Cada mes se elige una foto ganadora, otorgando una cámara 3D Fujifilm a su autor, aunque no es la única que se muestra en la revista.

Pues bien, hace algunos meses enviamos para consideración una de las fotos del día del perro viajante y para nuestra dicha ha sido publicada en el número de marzo. Se trata de una instantánea del amanecer en las dunas de Erg Chebbi, en Marruecos, foto del día del lunes 19 de septiembre de 2011.

No ganamos nada, pero lo cierto es que ver nuestra foto publicada en una revista nos alegró bastante. ¡A ver si en algún momento sacamos partido a nuestro banco de fotos!

Aquí está la foto tal y como se ve en la página 16 del número de marzo 2012 de Lonely Planet Magazine España:

Foto del amanecer en las dunas de Erg Chebbi, Marruecos, tomada por el perro viajante y publicada en el segmento Postales de la revista Lonely Planet España

Y esta es la original: Seguir leyendo «Una foto del perro viajante en Lonely Planet Magazine España»