Liverpool en mi memoria

Al pensar en Liverpool, acuden a mi memoria tres conceptos: grandes puertos, fútbol y buena música. Esta gran ciudad del noreste de Inglaterra, que por muchos años fue uno de los puertos más importantes del mundo, es hoy día ampliamente reconocida por su equipo de fútbol, el Liverpool Football Club, y por haber visto nacer a John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, cuatro nombres mejor conocidos como Los Beatles.

Desde mi llegada al Aeropuerto Internacional John Lennon imágenes alusivas a The Fab Four me recibieron, y al salir a conocer la ciudad, la música que suena en sus calles y los anuncios comerciales me indicaron que estaba en un sitio donde estos cuatro chicos de barrio, que comenzaron haciendo música en un pequeño bar y llegaron a ser una de las bandas más influyentes de la historia de la música, son muy importantes.

En nuestra primera noche en Liverpool visitamos Mathew Street, sede de The Cavern Club, ese local caluroso, apestoso y siempre abarrotado donde Los Beatles se dieron a conocer en su ciudad natal y comenzaron a enamorar con su música. Por supuesto el club original ya no existe, pero unos cuantos metros más allá de la entrada original, construyeron una réplica bastante fiel del club, que se ha convertido en un sitio de culto para los miles de fanáticos que visitan Liverpool buscando ser parte de esta leyenda.

El nuevo The Cavern Club

Beatle Street, four lads who shook the world

La exhibición The Beatles Story, es también una parada obligada para los fanáticos de la Beatlemanía, ya que de forma interactiva te invita a recorrer la vida y obra de la banda, desde sus inicios tocando en clubes de su ciudad natal y de Hamburgo, hasta su tan lamentada separación y sus éxitos en solitario. La visita nos transporta también a la época en que estos cuatro chicos llenaban estadios y hacían desmayar a adolescentes histéricas, así como a aquella etapa posterior en la que decidieron dejar de hacer conciertos sólo por complacer a sus fans y ser ellos mismos, haciendo la música que verdaderamente les gustaba; como se puede apreciar en el álbum Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

La entrada a The Beatles Story Exhibition.

Star Club en Hamburgo, uno de los clubes donde Los Beatles empezaron a forjarse una reputación
Star Club en Hamburgo, uno de los clubes donde Los Beatles empezaron a forjarse una reputación
El escenario de The Cavern donde Los Beatles cautivaron al público de Liverpool
El escenario de The Cavern donde Los Beatles cautivaron al público de Liverpool
Yellow Submarine, una película animada con versiones caricaturizadas de Los Beatles quienes además compusieron la banda sonora
Yellow Submarine, una película animada con versiones caricaturizadas de Los Beatles quienes además compusieron la banda sonora
Los Beatles para Yellow Submarine
Los Beatles para Yellow Submarine

Pero Liverpool no se reduce a Los Beatles. Un placentero paseo por sus puertos junto al río Mersey, con sus grandes edificios y estructuras, da fe de su importancia de antaño.

Paseando junto al río Mersey

El edificio Liver, ubicado en el Pier Head, es una de las Tres Gracias de Liverpool. Foto por Natalie Jurado.
El edificio Liver, ubicado en el Pier Head, es una de las Tres Gracias de Liverpool.

También podemos observar los estragos de la guerra en edificios como “La iglesia bombardeada”, antiguamente conocida como la iglesia de San Lucas, que durante el bombardeo de la Alemania nazi sufrió grandes daños. Hoy en día, sus ruinas y jardines están reservados a la relajación y a la tranquilidad, a ser un punto de encuentro y de reunión. De este tema escribí un artículo anterior.

Paredes de la iglesia bombardeada.

A pesar de que mi visita a Liverpool no me permitió conocer mucho más de la ciudad, me gustó lo que vi y he de confesar que aún hoy, cuando pienso en ella, en mi cabeza una vocecita comienza a cantar “Hello, hello, I don’t know why you say goodbye and I say hello…”

La iglesia bombardeada de Liverpool

De paseo por las calles de Liverpool, mientras empujaba el cochecito de mi pequeño viajante, quien dormía plácidamente, escuché las rítmicas notas de alguna canción conocida. Me acerqué atraída por la curiosidad y por un momento mis ojos se negaban a creer lo que mis oídos percibían. ¡La música salía de los muros de una iglesia!

Torre de la Bombed out Church

Al acercarme más, el olor del incienso y carteles de la celebración del año nuevo chino continuaban jugándole una mala pasada a mi cerebro. Miré hacia arriba y me di cuenta de que en realidad la iglesia estaba hueca, era un hermoso cascarón adonde la hiedra y la naturaleza habían entrado y acampaban a sus anchas.

Paredes de la Bombed out Church

Ventana de la Bombed out Church

—Para ver la iglesia bombardeada (bombed out church) solicitamos una donación de 1£, ahh, y si así lo deseas dentro puedes tomarte un café, un té o una cerveza —me dijeron al entrar.

Donde hubo un altar, Bombed out Church

Letreros dentro de la Bombed out Church

Escenas de la Bombed out Church

Su historia, por supuesto, está relacionada con la guerra. Durante los ataques nazis al Reino Unido acontecidos entre agosto de 1940 y mayo de 1941 y conocidos como Blitz, la ciudad de Liverpool no escapó. La iglesia de San Lucas (Church of Saint Luke), como se le conocía en ese entonces, fue uno de los sitios afectados.

El gobierno local quiso tirar abajo la estructura para construir una carretera pero la idea fue desechada debido a la presión que ejerció la opinión pública. Años más tarde, se quiso reconstruir para convertirla en un «hotel boutique», pero nuevamente la población se unió y firmó en contra de alterar esta importante parte del paisaje de Liverpool, que conmemora a las víctimas de la guerra.

Hoy en día, sus ruinas y jardines están reservados a la relajación y a la tranquilidad, a ser un punto de encuentro y de reunión para locales y visitantes. Su administración está a cargo de un grupo de voluntarios que la mantienen «viva» utilizando el edificio como un centro socio-cultural donde se celebran periódicamente conciertos, clases de yoga y meditación, cine al aire libre, exhibiciones de arte o incluso bodas.

I love the Bombed out Church

¿Te apetece visitarla? No te detengas, te aseguro que es una experiencia única.