Niño jugando alrededor de la obra Urban Light en el LACMA

Los Angeles County Museum of Art (LACMA): un museo para toda la familia

Los museos de arte suelen ser complicados para los padres que viajan con niños. El primer Van Gogh o Picasso puede ser interesante, pero después de diez minutos de ver pinturas, lo normal es que los pequeños quieran correr y saltar, y no es que en Louvre o en El Prado eso esté muy bien visto. Por suerte, cada vez hay más museos que reconocen la necesidad de ofrecer cultura a las familias, no solamente a los adultos, pues esos niños son los que en el futuro llenarán las salas de los museos. El Los Angeles County Museum of Art (LACMA) es uno de ellos.

Para empezar, el LACMA tiene una política genial de membresía para los menores de edad, la cual es gratuita hasta los 18 años, permitiendo la entrada a la colección permanente y la mayoría de las exhibiciones temporales. Cada niño puede traer consigo a un adulto invitado, por lo que para las familias, esto prácticamente significa la entrada gratuita para todos o casi todos. Este programa se llama NexGen y la idea es cultivar en los pequeños la costumbre de visitar museos, para que esto se vuelva una parte normal de sus vidas.

Uno de los sitios que más gusta a la gente menuda es la galería Boone para niños, donde pueden dedicarse a darle rienda suelta a su imaginación con los pinceles en todo el papel que puedan pintar. Cada cierto tiempo hay actividades especiales, como cuentacuentos que relatan historias de las culturas china y coreana, que encajan como anillo al dedo al estar ubicado entre las áreas de exposición de arte de China y Corea.

Pintando en la galería Boone para niños, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), EE.UU.
Pintando en la galería Boone para niños

El museo tiene además muchas obras de arte en exteriores que llaman la atención de los niños y que se permiten tocar. Así pues, durante nuestra visita, nuestro hijo mayor quedó fascinado con la escultura Penetrable, de Jesús Rafael Soto, entrando y saliendo de la misma y moviendo sus tiras de plástico amarillo, como el resto de niños y adultos que se concentraban en la misma. De igual forma, la célebre obra Urban Light, de Chris Burden, con 202 farolas antiguas, es un gran atractivo para grandes y chicos, para correr entre las farolas y hacerse fotos.

Las farolas de Urban Light, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), EE.UU.
Las farolas de Urban Light

Por si fuera poco, los domingos hay más actividades especiales enfocadas a las familias, desde talleres y visitas guiadas especiales hasta representaciones teatrales gratuitas.

A pesar del gran esfuerzo que se hace en ser un centro de ocio para todas las edades, el LACMA es, en el fondo, uno de los más grandes museos de arte de los Estados Unidos, y como tal, la cantidad de obras maestras de grandes pintores es enorme. Por ejemplo, aquí es donde se encuentra la famosa pintura La trahison des images del surrealista belga René Magritte, en la cual se ve una pipa de fumar con el texto “Ceci n’est pas un pipe” (esto no es una pipa) debajo de la misma. Entre otros artistas destacados se encuentran Rembrandt, Tiziano, Gauguin, Monet, Picasso y Diego Rivera. Por lo tanto, es realmente un museo con algo de interés para todos.

Explicando la obra El liberador, de René Magritte, a nuestro hijo, Los Angeles County Museum of Art (LACMA), EE.UU.
Explicando El liberador de Magritte a nuestro pequeño viajante

El LACMA se encuentra a unos pocos metros de otro excelente museo para la familia, La Brea Tar Pits, donde se encuentra una de las mayores colecciones de fósiles de la era glacial, conservados en los pozos de asfalto que todavía hoy se pueden apreciar en el parque que lo rodea. Ambos museos se pueden combinar para tener un día completo de ocio para padres e hijos.

Cómo llegar
Los Ángeles no es una ciudad conocida por tener un excelente sistema de transporte público, debido a que históricamente siempre se ha potenciado la compra de automóviles particulares. Por ende, la mejor manera de moverse por Los Ángeles es en auto de alquiler. Sin embargo, es posible llegar al LACMA en transporte público, si bien es probable que requiera conexiones y pueda tardar mucho. La página web www.metro.net tiene un planificador de ruta que incluye todo el transporte público del condado de Los Ángeles.

Diablico sucio en el parque Simón Bolívar de La Villa de Los Santos durante la víspera de La Santísima Trinidad

Guía práctica para el Corpus Christi de La Villa de Los Santos

Es imposible pensar en el folclor panameño sin que nos venga a la cabeza la imagen de los diablicos sucios. Estos coloridos y pintorescos personajes aparecen en un sinnúmero de publicaciones sobre turismo en Panamá, e incluso en un vídeo presentado en la atracción World of Coca-Cola en la ciudad de Atlanta. Sin embargo, la mejor oportunidad de verlos en acción en su tierra natal es durante la celebración católica del Corpus Christi en La Villa de Los Santos, en la península de Azuero. Es allí donde tuvieron su origen, como parte de una representación de la clásica lucha entre el bien y el mal.

Máscaras de diablicos sucios descansando en La Villa de Los Santos
En la víspera de La Santísima Trinidad, las máscaras de diablicos aparecen por todo el centro de La Villa de Los Santos

Si bien el Corpus Christi siempre coincide con un día jueves, lo que limita la posibilidad de muchas personas para participar en él, por suerte en La Villa de Los Santos esta fiesta se extiende por varios días, empezando el sábado antes del Corpus Christi, en la víspera del día de la Santísima Trinidad. A mediodía se empiezan a escuchar las castañuelas de los diablicos, quienes salen al parque Simón Bolívar haciendo explotar cohetes, lo cual les conlleva el nombre de “diablos encueta’os”. Seguir leyendo «Guía práctica para el Corpus Christi de La Villa de Los Santos»

Pequeños congos en el fuerte San Jerónimo de Portobelo

Guía práctica para el Festival de Congos y Diablos de Portobelo

El próximo sábado 18 de marzo de 2017, tendrá lugar el X Festival de Congos y Diablos de Portobelo. Si te interesa conocer esta maravilla cultural, este articulo tiene una recopilación de consejos prácticos para que lo puedas disfrutar al máximo.

Se trata de una de las representaciones más grandes de la cultura cimarrona, perteneciente a los antiguos esclavos de etnia negra que escapaban de sus opresores durante la época colonial española. Los denominados congos, ataviados de formas bizarras, representan a los cimarrones, quienes luchan contra los diablos, la personificación de los amos coloniales. El bien contra el mal. Como suele ser el caso, el bien gana. Es un festival colorido y repleto de tradiciones folclóricas, que bien vale la pena vivir por lo menos una vez.

Congos en acción en Portobelo
Congos en acción

Si piensas visitar Portobelo durante el próximo festival, enhorabuena. Si todavía lo estás considerando, ten en cuenta que se celebra de forma bienal, por lo que la siguiente edición será en el 2019, así que la espera será larga. Seguir leyendo «Guía práctica para el Festival de Congos y Diablos de Portobelo»

Carroza alegórica con princesa de carnaval en Las Tablas de noche

12 razones por las que no deberías ir al carnaval de Las Tablas

Este artículo se publicó originalmente en febrero de 2016 en Matador Network.

Si quieres leer más sobre este pequeño país centroamericano, revisa nuestros archivos sobre Panamá, y si tienes alguna pregunta, no dudes en contactarnos.

Un fósil de un tigre dientes de sable en el museo George C. Page, La Brea Tar Pits, Los Ángeles, EE.UU.

En busca del diente de sable en La Brea Tar Pits

La Brea Tar Pits no es una de las atracciones más mencionadas de la ciudad de Los Ángeles, pero sí es una de las más interesantes y una excelente recomendación para todo el que viaje con niños. ¿A qué pequeñín no le encanta la paleontología? Todavía recuerdo cómo me sentí cuando vi mi primer fósil de dinosaurio en un museo y cómo estuve por meses en casa leyendo libros de dinosaurios, pidiendo comida con forma de dinosaurios, etc. Los fósiles de la megafauna del pasado, con aspectos monstruosos en muchos casos, son fascinantes, incluso para los adultos.

La suerte quiso que, unas semanas antes de que visitara Los Ángeles con mis hijos, en la escuela a la que asiste mi hijo mayor le contasen un relato llamado “Yu y diente de sable”, el cual trabajaron durante varias semanas. Ya había decidido llevar a mi pequeño a los pozos de asfalto de La Brea, ya que ante su pasión por los dinosaurios, pensé que le gustaría ver fósiles, si bien el cuento del diente de sable cayó como anillo al dedo, ya que los fósiles en La Brea son principalmente de la era glacial, con mamuts, tigres dientes de sable, mastodontes, etc.

Entrada al museo George C. Page en La Brea Tar Pits, Los Ángeles, California, EE.UU.
Museo George C. Page en La Brea Tar Pits

Seguir leyendo «En busca del diente de sable en La Brea Tar Pits»

La iglesia bombardeada de Liverpool

De paseo por las calles de Liverpool, mientras empujaba el cochecito de mi pequeño viajante, quien dormía plácidamente, escuché las rítmicas notas de alguna canción conocida. Me acerqué atraída por la curiosidad y por un momento mis ojos se negaban a creer lo que mis oídos percibían. ¡La música salía de los muros de una iglesia!

Torre de la Bombed out Church

Al acercarme más, el olor del incienso y carteles de la celebración del año nuevo chino continuaban jugándole una mala pasada a mi cerebro. Miré hacia arriba y me di cuenta de que en realidad la iglesia estaba hueca, era un hermoso cascarón adonde la hiedra y la naturaleza habían entrado y acampaban a sus anchas.

Paredes de la Bombed out Church

Ventana de la Bombed out Church

—Para ver la iglesia bombardeada (bombed out church) solicitamos una donación de 1£, ahh, y si así lo deseas dentro puedes tomarte un café, un té o una cerveza —me dijeron al entrar.

Donde hubo un altar, Bombed out Church

Letreros dentro de la Bombed out Church

Escenas de la Bombed out Church

Su historia, por supuesto, está relacionada con la guerra. Durante los ataques nazis al Reino Unido acontecidos entre agosto de 1940 y mayo de 1941 y conocidos como Blitz, la ciudad de Liverpool no escapó. La iglesia de San Lucas (Church of Saint Luke), como se le conocía en ese entonces, fue uno de los sitios afectados.

El gobierno local quiso tirar abajo la estructura para construir una carretera pero la idea fue desechada debido a la presión que ejerció la opinión pública. Años más tarde, se quiso reconstruir para convertirla en un «hotel boutique», pero nuevamente la población se unió y firmó en contra de alterar esta importante parte del paisaje de Liverpool, que conmemora a las víctimas de la guerra.

Hoy en día, sus ruinas y jardines están reservados a la relajación y a la tranquilidad, a ser un punto de encuentro y de reunión para locales y visitantes. Su administración está a cargo de un grupo de voluntarios que la mantienen «viva» utilizando el edificio como un centro socio-cultural donde se celebran periódicamente conciertos, clases de yoga y meditación, cine al aire libre, exhibiciones de arte o incluso bodas.

I love the Bombed out Church

¿Te apetece visitarla? No te detengas, te aseguro que es una experiencia única.

El problema del respeto en Panamá

Esta mañana, mientras esperaba a que el empleado de la caja de una gasolinera terminara de preparar una factura para otro cliente para que me atendiese, un individuo se acercó a la caja, ubicándose justo enfrente del cajero, como para que se diese cuenta de que estaba ahí, esperando.  Se le notaba cierta impaciencia, e inmediatamente supe que intentaría colarse.

Tras esperar unos cuantos segundos, se inclinó hacia el empleado y le dijo —30 dólares en la dos.  Yo le indiqué, respetuosamente, que estaba primero en la fila, a lo cual me contestó en mal tono que solamente lo había dicho para que el cajero lo supiera.  Le respondí que aún así, yo estaba primero en la fila.

Lo siguiente que hizo fue preguntarme si yo ya había echado gasolina a mi auto, y como le respondí que no, triunfalmente me contestó que él sí, como si eso cambiase algo, con lo cual seguí con mi posición: yo estaba en la fila primero.  Haciendo gestos de disgusto mientras decía cosas restando importancia a mis palabras, me dejó entender que me había comprendido pero que no estaba de acuerdo con mis actos.  Como yo estaba esperando y no tenía más nada que hacer, y me sentía bastante molesto, simplemente me quedé mirando a este irrespetuoso a la cara, mientras él esquivaba mi mirada.  Cada vez que me veía mirándole, hacía más gestos y muecas de disgusto, claramente incómodo con mi mirada, hasta que finalmente dejó de ignorarme y habló.
—¿Entonces, qué pasó? —dijo de una manera bastante agresiva.
—No pasa nada —le respondí, mientras seguía fijando mi mirada sobre él.
—¡Yo estoy tranquilo!
—Yo también estoy tranquilo. Seguir leyendo «El problema del respeto en Panamá»