La fortaleza de Malbork al atardecer, Polonia

Fotos de la semana Nº 35, 2013: el gigantesco castillo de Malbork

La verdad no recuerdo cuándo descubrí la existencia del castillo de Malbork. Probablemente estaba buscando información sobre algunos de los castillos europeos más bonitos e interesantes para obtener ideas sobre dónde podría llevar a Natalie, puesto que ella es una gran enamorada de los castillos.  Al ver las fotos, quedé impactado, y mientras más leía sobre el mismo, más ganas tenía de ir a conocerlo.  ¿Cómo resistirse a la estructura de ladrillos más grande del mundo, la cual además fue la sede de la medieval Orden de los Caballeros Teutones?  Debo confesar que siento una fascinación especial por la historia antigua y medieval, y las órdenes religioso-militares me parecen muy interesantes.  De hecho, espero algún día poder visitar el Crac de los Caballeros, una de las fortalezas más importantes de la Orden de Malta.

El problema que presentaba Malbork era cómo llegar.  El aeropuerto más cercano es el de Gdansk, el cual no es precisamente en el que se encuentran los vuelos más baratos.  Así pues, lo más conveniente sería hacer un viaje más o menos largo por Polonia.  Justamente la oportunidad se presentó este año, cuando supe que iría a un torneo en la capital polaca, Varsovia.  Natalie, nuestro pequeño viajante y yo pasamos diez días en Polonia, y aprovechamos para conocer la fortaleza de Marienburg, o castillo de María, el nombre original de este castillo.  Al acercarnos al mismo, su inmensidad se fue haciendo cada vez más evidente.  Luego nuestra impresión fue mayor al enterarnos de que lo que se ve hoy día es solamente el castillo alto y el medio, ya que el castillo bajo quedó destruido y todavía no se ha restaurado.

El interior del castillo es precioso, con ese rojo ladrillo omnipresente que lo llena de vida.  Nos pareció muy llamativo el claustro del castillo alto, puesto que no habíamos conocido todavía un claustro medieval construido con ladrillos.  Y las vistas desde lado opuesto del río Vístula son impresionantes, aunque lamentablemente la lluvia nos acompañó durante toda nuestra visita y no pudimos contemplar un buen atardecer o amanecer con el reflejo del castillo en el río mientras los rayos dorados del sol teñían de naranja los ladrillos del Marienburg.  Justamente eso era lo que más anhelaba admirar en Malbork, y me quedé con las ganas de ello.  Como suelo decir en muchos casos, nos quedó pendiente y es una buena excusa para volver.

Sé que volveré.  Mientras tanto, me quedan estas fotos, para recordar mi visita y también para compartirlas con nuestros lectores.  Si te gustan, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Castillo de Sully-sur-Loire, Francia

Fotos de la semana Nº 29, 2013: castillos del Valle del Loira

No sé si es por las películas de Disney o por los cuentos de mi infancia, pero los castillos siempre me han fascinado. Allá por el año 2001, tuve la oportunidad de visitar algunos de los castillos más emblemáticos del Valle del Loira, incluido el que se ha convertido en mi favorito, el de Chambord. Por aquellas casualidades de la vida, nuestros mejores amigos en Francia viven en Orleans, en el corazón de esta región, por lo que en varios de nuestros viajes he podido volver a estos castillos y conocer alguno no tan famoso, como el de Sully-sur-Loire o el de Azay-le-Rideau. Durante la última de nuestras visitas, iniciamos a nuestro pequeño viajante en el tour de los castillos, llevándolo a conocer Chambord. Por ello decidimos dedicar una galería a estos hermosos edificios que hacen volar la imaginación y pensar en épocas de reyes y opulencia.

Con el pasar del tiempo, he conocido muchos otros castillos, pero los del Valle del Loira siempre tendrán un sitio privilegiado dentro de mi cuaderno de viajes. Cuando nuestro pequeño viajante tenga su propio diario de aventuras, estoy segura que también tendrá una entrada especial para ellos.

Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

La iglesia fortificada de Biertan, Patrimonio de la Humanidad, Rumanía

Fortificaciones para escapar de los monstruos de Transilvania

El pasado lunes 19 de marzo fue libre en Madrid, por ser el día de San José, y Natalie, nuestra amiga @Lussyvr y yo lo aprovechamos para conocer uno de los países del Mar Negro, Rumanía.  Específicamente, visitamos la mítica región de Transilvania, cuyo nombre conjura imágenes de todo tipo de criaturas de la noche en nuestras mentes.  Pero esta región, situada en medio de los Cárpatos, es también conocida por sus parajes naturales excepcionales. Por ello es la más visitada del país, y para muestra, un botón: el capítulo sobre Transilvania de la guía Lonely Planet de Rumania comprende 92 páginas, ocupando un 25% de la guía. El siguiente capítulo más largo de la misma es el de Moldavia, con 34 páginas.

Lo que más me llamaba la atención de Transilvania, sin embargo, no eran las leyendas de vampiros, sino las iglesias fortificadas construidas o modificadas por los inmigrantes sajones para protegerse de las invasiones en esta zona cercana al imperio Otomano y a los tártaros. Como mencioné en mi artículo con consejos para elegir destinos vacacionales, una de las cosas que hago siempre que planeo un viaje es investigar qué lugares cercanos la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad, y fue así como se me reveló la existencia de estas iglesias.

Exterior de la iglesia fortificada de Viscri, Rumanía
La iglesia fortificada de Viscri

Seguir leyendo «Fortificaciones para escapar de los monstruos de Transilvania»

Castillo de Chambord, Francia

Fotos de la semana Nº 42, octubre 2011: castillos y fortificaciones

Fin de semana movidito y un poco más de mala suerte viajando.  Este fin de semana estuve como árbitro principal de un torneo de Magic en Santiago de Chile, el cual fue bastante complicado.  Basta decir que dormí unas cuatro horas máximo cada día.

Pero mi viaje a Santiago fue además toda una odisea.  Comenzó el jueves, saliendo de mi casa a las 6:30.  Tras un viaje en tren a Lyon, llegó el primer incoveniente: retraso de tres horas en mi vuelo a Madrid, con lo cual tres horas menos para pasar con Natalie antes de continuar hacia Frankfurt.  El siguiente vuelo también tuvo un retraso de una media hora, y luego en Frankfurt tuvimos que esperar 40 minutos.  Por si fuera poco, cuando estábamos arribando a Buenos Aires, una azafata me pidió que me pusiera en contacto con el personal de tierra, pues tenían un mensaje para mí.  Mis temores se confirmaron: mi maleta se había quedado en Frankfurt y llegaría al día siguiente a Buenos Aires, tras lo cual tratarían de enviármela a Santiago.

El único vuelo sin problemas fue el último trayecto, Buenos Aires-Santiago, con LAN. Buena puntuación para la aerolínea chilena, mientras que Easyjet y Lufthansa, las otras compañías con las que volé, salen peor paradas en esta ocasión.  Bueno, Easyjet últimamente sale mal parada casi siempre.

Resumiendo, otro fin de semana de problemas viajando, pero por lo menos en esta ocasión sí llegué a mi destino.  Termino estas líneas desde mi hostal en Santiago de Chile, tras lo cual asistiré a la tercera conferencia latinoamericana de árbitros de Magic.  Por la noche, comenzaré mi periplo hacia Madrid.  Espero que haya mejor suerte.

Para terminar, he aquí las fotos del día de la semana pasada del Twitter del perro viajante, cuyo tema eran los castillos.  ¿Qué les parecieron?

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]