Pequeños congos en el fuerte San Jerónimo de Portobelo

Guía práctica para el Festival de Congos y Diablos de Portobelo

El próximo sábado 18 de marzo de 2017, tendrá lugar el X Festival de Congos y Diablos de Portobelo. Si te interesa conocer esta maravilla cultural, este articulo tiene una recopilación de consejos prácticos para que lo puedas disfrutar al máximo.

Se trata de una de las representaciones más grandes de la cultura cimarrona, perteneciente a los antiguos esclavos de etnia negra que escapaban de sus opresores durante la época colonial española. Los denominados congos, ataviados de formas bizarras, representan a los cimarrones, quienes luchan contra los diablos, la personificación de los amos coloniales. El bien contra el mal. Como suele ser el caso, el bien gana. Es un festival colorido y repleto de tradiciones folclóricas, que bien vale la pena vivir por lo menos una vez.

Congos en acción en Portobelo
Congos en acción

Si piensas visitar Portobelo durante el próximo festival, enhorabuena. Si todavía lo estás considerando, ten en cuenta que se celebra de forma bienal, por lo que la siguiente edición será en el 2019, así que la espera será larga. Sigue leyendo “Guía práctica para el Festival de Congos y Diablos de Portobelo”

Carroza alegórica con princesa de carnaval en Las Tablas de noche

12 razones por las que no deberías ir al carnaval de Las Tablas

Este artículo se publicó originalmente en febrero de 2016 en Matador Network.

Si quieres leer más sobre este pequeño país centroamericano, revisa nuestros archivos sobre Panamá, y si tienes alguna pregunta, no dudes en contactarnos.

Manojo de calçots crudos

La calçotada, un festín de primavera

Cuando los días fríos van dando paso al verdor y colorido de la primavera, Cataluña entera se prepara para salir de casa, encender las brasas y ensuciarse las manos mientras degustan uno de los platos típicos de la gastronomía catalana, los calçots (pronunciado calsots).

Aunque vivíamos en Madrid, mucho habíamos oído hablar de las calçotadas (festín cuyo plato principal son los calçots) y un fin de semana en que fuimos de visita a Barcelona finalmente llegó el momento de asistir a una que celebraban unos amigos y sus colegas.
Sigue leyendo “La calçotada, un festín de primavera”

Te invito a probar la comida de Panamá

Entre ingredientes sacados de nuestro mar, masitas de harina bien fritas y rellenas, y deliciosos postres con frutas tropicales, los panameños tenemos muchos platillos que todo aquel que visite nuestro terruño debe probar. Aquí les dejo con una muestra:

  • Sao: El sao o saus es un plato de origen afroantillano en el cual la estrella son las patitas de cerdo. Marinadas en mucho limón, cebolla, pepino y un toque de ají chombo, este abreboca que se disfruta mejor con las manos, es un plato ganador en las fiestas panameñas. Hay quien dice que su sabor ácido y picante puede resultar adictivo.

    Foto cortesía de @aryanhood
    Foto cortesía de @aryanhood
  • Ceviche: No importa si es de corvina, de camarones, de pulpo o combinación, un buen ceviche acompañado con galletas de sal, una cerveza bien fría y entre amigos es un clásico de los panameños.

Ceviche de corvina

 

  • Sancocho: Esta sopa a base de pollo, ñame y culantro, es uno de los platillos típicos de nuestra gastronomía, muy eficaz para “revivir muertos” después de una noche de fiesta. A veces espeso y otras más bien aguado, el verdadero secreto del sancocho panameño está en el ñame y el culantro.

 

  • Pesca’o frito con patacones: ¿Caribe o Pacífico? Sin importar en qué costa te encuentres, un buen pescado frito con su limoncito y acompañado de esas deliciosas rodajas de plátano verde (también fritas), te dejará chupándote los dedos.[fullscreen]Pescao frito con patacones[/fullscreen]

 

  • Carimañolas: Estas “empanaditas” de yuca rellenas de carne molida son una de las tantas delicias fritas de Panamá. Recién hechas y acompañadas de una buena taza de café humeante y un par de rebanadas de queso prensado, son una deliciosa forma de empezar el día.

 

  • Empanadas de queso de Quesos Chela: Parar de camino al interior en este sitio a comerse una empanada de queso (o dos) es una tradición sagrada de generaciones para muchos panameños. La mejor forma de acompañarlas es con un vaso de leche agria o uno de chicheme. Se me hace agua la boca.

 

chicheme-leche-agria-y-empanadas

  • Chicheme: Esta deliciosa bebida dulce a base de maíz y leche se toma bien fría y es uno de los mejores remedios para paliar los estragos del calor en nuestro istmo tropical. Se dice que los mejores chichemes de Panamá los preparan en La Chorrera, en la provincia de Panamá Oeste pero que los de Quesos Chela también les hacen la competencia.

chicheme-y-leche-agria

  • Pan de la Arena: En forma de rosquitas, moñitos o palitos, este pan compacto, saladito y dorado es la delicia de quienes visitan La Arena de Chitré en la provincia de Herrera.

Pan de La Arena

 

  • Raspa’o: Rojo, morado o de maracuyá, con “buco” leche condensada y su extra de malteada, este postre escarchado es el mejor remedio para combatir el calor en una tarde de paseo. Ahh, y si viene en su conito de papel, ¡mejor aún!

 

  • Pesada de nance: Admitámoslo, el nance es una de esas frutas que no gusta a todo el mundo, pero cuando te agrada, sabrás que uno de los mejores postres que existe es una buena pesada de nance. Hay quienes la comen caliente, otros la prefieren fría, pero en cualquiera de los dos casos el colofón lo pone un buen puñado de queso blanco panameño desmenuzado encima. ¡Delicia!

 

Sé que se me quedaron por fuera muchísimos platillos más, pero estos diez son ideales para comenzar a disfrutar de nuestra gastronomía. ¡Buen provecho!

 

De leyendas y tradiciones en San Andrés de Teixido

Escondido entre las rocas y los bosques de la sierra de Capelada se encuentra una pequeña aldea gallega, a la cual en tiempos inmemoriales llegó a bordo de su barca el apóstol San Andrés. Cuenta la leyenda que las circunstancias del lugar hicieron que su navío naufragase entre los acantilados de la zona y para compensar este mal trago, Dios le hizo una promesa según la cual allí tendría un santuario donde los peregrinos llegarían hasta el final de los días.

Vista del santuario y los acantilados
Vista del santuario y los acantilados
La cruz de San Andrés
La cruz de San Andrés

Quien se ofreciese al santo y no realizase este viaje en vida, reencarnaría en el cuerpo de un sapo, un lagarto o una culebra para en esa forma cumplir con su promesa. De aquí nace una muy conocida frase gallega que reza:

“A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo”

“A San Andrés de Teixido va de muerto quien no fue de vivo”.

No suena nada bien ese castigo y precisamente por esto la tradición nos habla de una alternativa para aquellos que incumplen su promesa: existe la posibilidad de realizar el peregrinaje tras la muerte, acompañado por al menos dos familiares o conocidos que antes de emprender el viaje visiten el cementerio para invitar al ánima del fallecido a hacer juntos la romería.

Leyendas y tradiciones aparte, una visita a San Andrés de Teixido es sentir la fuerza del viento mientras nos perdemos en el rugir del mar y en la profundidad de sus acantilados, es adentrarnos en su santuario donde atrapan la atención el cúmulo de figuras de cera representando manos, pies, cabezas, cuerpos enteros, animales y otras formas que los peregrinos dejan a un lado del altar y que son testimonio de la intercesión milagrosa del santo, es asombrarse con todas las historias mágicas que flotan en el aire y que los escasos habitantes de la aldea se encargan de perpetuar.

Vista del santuario y la aldea
Vista del santuario y la aldea
El interior del santuario
El interior del santuario
Las famosas rosquillas de San Andrés
Las famosas rosquillas de San Andrés

Uno de los rituales que forman parte obligada de la visita a San Andrés de Teixido es pedir un deseo a la Fuente del Santo o Fuente de los Tres Caños, una especie de “manantial mágico” donde cuenta la tradición que los peregrinos deben beber un trago de cada caño, pedir un deseo y luego arrojar una miga de pan a la fuente. Si la miga flota, significa que el deseo se cumplirá, mientras que si se hunde, habrá que ir el siguiente año a volver a probar suerte.

Fuente del Santo o de los Tres Caños
Fuente del Santo o de los Tres Caños

Para mí, lo mejor de San Andrés de Teixido es definitivamente sus acantilados donde rompen con furia las frías aguas del mar Cantábrico y donde la lluvia y la neblina son una constante. No sé si la leyenda de San Andrés será cierta, pero si en algún momento pasó en barco por allí, no dudo que hubiese sido fácil que naufragase, ante las condiciones del mar. Ese mar, que visto desde la seguridad del pueblo, no causa angustia ni miedo, sino admiración y tranquilidad.

Si quieres disfrutar de más fotos de esta visita, no dejes de echarle un vistazo a la galería de fotos que sobre este sitio mágico publicamos hace unos años.

Festival de Diablos y Congos de Portobelo 2015

De Diablos y cultura Congo

Rojo fuego, negro profundo, cascabeles que tintinean al ritmo del baile, barbas largas como lianas, dientes —afilados dientes—, el repique de tambores, caretas que asustan pero a la vez asombran por la fineza de sus detalles…

Cada dos años se celebra en la histórica población de Portobelo el Festival de Diablos y Congos, una cita que busca preservar y potenciar la cultura afrodescendiente, ese sentimiento, esa rebeldía que nos legaron los negros cimarrones de la época colonial. Sigue leyendo “De Diablos y cultura Congo”

Festival de Diablos y Congos en Portobelo, Panamá

Previa al Festival de Diablos y Congos 2015

[Actualización 7/3/2017: el próximo sábado 18 de marzo se celebrará el X Festival de Congos y Diablos de Portobelo]
Si el próximo sábado 14 de marzo visitas las calles de Portobelo, tal vez te encuentres en algún momento prisionero de unos coloridos individuos exigiendo altas sumas de dinero por tu liberación. Si es así, no te preocupes, no será un precio tan alto como lo que soliciten en un principio. Se trata de los congos, personajes que mantienen viva una expresión de cultura de los cimarrones, los esclavos de etnia negra que escaparon de sus opresores españoles en la época colonial. Los congos recuerdan aquellos tiempos y a la vez se burlan de las experiencias negativas que sus antepasados vivieron, invirtiendo los papeles, convirtiéndose ellos en los que capturan a sus antiguos amos, representados como diablos. Los congos, vestidos de forma llamativa, salen a las calles, danzando y luchando contra los diablos, a quienes finalmente vencen, protagonizando así la victoria de los cimarrones sobre los negreros, o del bien sobre el mal, un tema que se repite en otras costumbres folclóricas.

Festival de Diablos y Congos en Portobelo, Panamá
© José Cooper — Cortesía de Fundación Portobelo

Estas tradiciones cimarronas tienen su máxima expresión en el Festival de Diablos y Congos, una muestra cultural bienal que se lleva a cabo aproximadamente tres semanas después de los carnavales en Portobelo, provincia de Colón. Este festival se inició en 2000, buscando proveer una oportunidad única para preservar este legado cultural, siendo todo un éxito. Se estima que en la última edición, en 2013, hubo unos 6000 espectadores. Este año, en la celebración de la novena edición del festival, no se espera menos. Durante el mismo, los visitantes, aparte de disfrutar de las danzas y cantos de los diablos y congos, podrán entretenerse en la feria gastronómica y artesanal y con una descarga de tambores final.

Festival de Diablos y Congos en Portobelo, Panamá
© Iván Márquez — Cortesía de Fundación Portobelo

Si asistes al festival y en algún momento quedas preso de los pintorescos congos, recuerda, el malo aquí eres tú; pero a diferencia de lo que ocurrió con los antepasados cimarrones, tu libertad será algo bastante sencillo de obtener.

Más información
http://congosydiablos.com
https://www.facebook.com/pages/Festival-de-Diablos-y-Congos/206862242779012
https://www.instagram.com/congosydiablos/

Darío López posando junto a una de sus creaciones

Tradiciones panameñas: Las manos detrás de la máscara, parte II

En el interior de nuestro Panamá, el portal de una casa bien ubicada, es el lugar ideal para socializar, la mejor sala de exposiciones para un artista entusiasta o el sitio perfecto para establecer un taller de trabajo.

Así comprendemos como, tanto a José González (el maestro artesano protagonista de nuestra entrada anterior) como a Darío López, a cuya obra dedicamos estas palabras, los encontrásemos dando vida a su obra en el portal de sus casas.

De pie, junto a una mesa alta, con un molde de arcilla entre sus manos, nos recibió Darío López, maestro mascarero con más de cuarenta años de experiencia y espléndido anfitrión, que no dudó ni un segundo en hacernos partícipes de su historia y trabajo.

Su pasión por las máscaras le viene de su padre de quien aprendió el oficio, y junto al que desde muy pequeño consagró vida y empeño a esta profesión. Desde aquellos días han pasado 46 años, que le han valido múltiples premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional, aunque según nos confesó, su mayor recompensa dista de la gloria personal.

Su gran logro es haber sabido transmitir ese amor por lo que hace a su linaje. Sus 8 hijos, 3 de sus nueras y su esposa colaboran con él en el negocio y muy orgullosamente narra cómo todos han estudiado y salido adelante gracias a este arte que lleva muy cerca de su corazón. Con solo oír sus palabras fui capaz de comprender todo el amor y orgullo que siente por lo que hace, por las tradiciones de su tierra y por su familia.

 

El maestro mascarero Darío López en acción en su taller en Parita
El maestro mascarero Darío López en acción en su taller en Parita

El proceso de creación de las máscaras, que requiere de mucha creatividad y maña, es similar al que presenciamos el día anterior: se crea un molde en arcilla, que se unta con vaselina antes de colocar el engrudo y las 5 capas de papel periódico (para facilitar la remoción del cascarón de la máscara), se pinta, se coloca una capa de esmalte, se deja secar al sol y, en uno, máximo dos días, se tiene lista una máscara para la venta.

Suena fácil, ¿no?, seguro que no lo es.

Máscaras en proceso de creación
Máscaras en proceso de creación
El mismo molde de arcilla se utiliza para múltiples máscaras pero con ingenio consigue que cada máscara sea diferente de la anterior
El mismo molde de arcilla se utiliza para múltiples máscaras pero con ingenio, Darío consigue que cada máscara sea diferente de la anterior

Lastimosamente los clientes habituales de Don Darío prácticamente habían vaciado sus reservas de máscaras el día que lo visitamos; pero las pocas que vimos nos dejaron claro que la fineza de su trabajo y su atención a los detalles son parte esencial de su éxito.

Antes mencioné que las tradiciones de su tierra le apasionan, así es que no es de sorprender que tenga su propio conjunto de danza de diablicos, para quienes confecciona no solo las máscaras sino también los vestidos, las cutarras y las castañuelas; y que conozca perfectamente los matices que diferencian a los personajes representados por las máscaras en cada región. De él aprendimos que una máscara diseñada para ser utilizada en Los Santos, no es igual a una que se use en Parita o en La Chorrera.

Nos contó también que en una máscara de diablico hecha de la manera tradicional los cachos y dientes no se hacen con hielo seco, sino que son parte del molde de arcilla, lo cual incrementa enormemente el valor y el costo de la misma.

Darío López posando junto a una de sus creaciones
Darío López posando junto a una de sus creaciones

Pequeños detalles como la posición de la lengua, el número de cachos o la longitud de las orejas de la máscara no se colocan de forma arbitraria, ni se modelan solo a gusto del artesano. No, cada detalle cuenta y tiene un significado que se debe respetar para guardar la tradición.

Cada elemento, cada pequeño detalle tiene su significado a la hora de crear una máscara
Cada elemento, cada pequeño detalle tiene su significado a la hora de crear una máscara

Con cada máscara, Darío López entrega un poquito de historia, de tradición, de su pasión; y ese creo es el secreto de su exitosa y prolífica carrera, por eso atrae a turistas y locales, por eso encontramos sus máscaras en distintas tiendas y comercios a lo largo y ancho de nuestro país y por eso ha recibido tantos premios y reconocimientos no solo nacionales sino también internacionales.

¿Qué les parece una visita a alguno de estos maestros mascareros? Aprender de su arte y pasión es una experiencia única, que desde el perro viajante recomendamos sin dudar.

Colores estridetes, colmillos de goma-espuma y ojos saltones hechos con pelotas de ping pong

Tradiciones panameñas: las manos detrás de la máscara

Arcilla, trozos de papel periódico, engrudo, pintura, barniz. Se trata de “ingredientes” sencillos, pero que en manos talentosas se transforman en maravillas.  Esto fue lo que presenciamos unos días atrás, cuando en un arranque de espontaneidad, nos trasladamos a la Península de Azuero, para conocer de primera mano el proceso de creación y confección de las máscaras que utilizan los diablicos sucios y limpios en sus danzas.

¿Alguno se lo había planteado? Pues nosotros hace diez años definitivamente no, pero ahora, un poco más maduros y tras descubrir otras latitudes y empaparnos de sus culturas, nos dimos cuenta de que era hora de también despertar la curiosidad por las tradiciones y folclore de nuestro país; así es que con una guía de viajes en la mano y unos pocos contactos en la zona, emprendimos esta fascinante visita. Sigue leyendo “Tradiciones panameñas: las manos detrás de la máscara”