Cómo evitar perder el tiempo en la noche de ventas de Copa Airlines

Hacía mucho tiempo que no sentía que pasara una tarde tan frustrante e improductiva como la que experimenté ayer, gracias a Copa Airlines y sus bancos asociados a sus promociones.  A lo largo de la semana recibí una serie de correos de una venta especial de vuelos con Copa que indicaba que había que ir a un hotel de la localidad para comprar viajes con descuentos de hasta 45-50%. Con lo mucho que me gusta viajar y sabiendo que tengo algunos eventos a los que quiero asistir en los próximos meses, me programé para asistir.  No sabía lo que me esperaba.

  • Primer problema: la ubicación. El hotel estaba al lado de un centro de convenciones con una feria de venta de viviendas, y el acceso estaba excesivamente congestionado. Estresante.
  • Segundo problema: el salón de la venta era pequeño y había muy poca gente para atender a la multitud que se había reunido allí. Estuve por más de una hora en una fila que no se movía, y ni siquiera sabía si todavía se estaban vendiendo vuelos, cómo funcionaba la mecánica, ni nada.
  • Tercer problema: ya cuando estaba a punto de irme, y mientras esperaba a Natalie, escuché decir a una persona que acababa de comprar sus vuelos que se podían hacer las reservas por Internet en la página web de Copa y pagar en la caja que había allí en el lugar. Allí también había una fila enorme, pero por lo menos te saltabas la fila estática para hacer la reserva. Sin embargo, imaginé que se podría pagar con tarjeta en la misma página web. Cansado de estar allí, me fui e intenté comprar un vuelo a través de mi teléfono. Qué sorpresa. Las mismas tarifas, y pude pagar con mi tarjeta.

Terminé comprando varios vuelos que quería realizar, pero debo decir que la experiencia fue extremadamente enervante. Todo esto podría haberlo hecho desde mi casa tan tranquilo, en lugar de dedicar varias horas de mi vida a actividades tan satisfactorias como estar en un atasco vehicular o esperar de pie en una fila petrificada. Los emails que recibí al respecto no indicaron nunca que estas ofertas pudieran comprarse desde casa, aunque es cierto que los remitentes fueron el Banco General y BAC-Credomatic, quienes tenían especial interés de que sus clientes fueran a la actividad en el hotel a utilizar sus tarjetas, incluso ofreciendo el incremento de límites de crédito y pagos sin intereses por doce meses. ¿Y sabes qué? Usé sus tarjetas, regalándoles mi deuda, pero desde mi casa, y habría estado más agradecido sabiendo que esto era posible.  Ahora me queda un mal sabor de boca de todo esto.

En fin, ya sé que para la próxima ocasión que Copa o los bancos anuncien una venta como esta, me quedaré en mi casa, miraré si se pueden comprar las ofertas por Internet, y si es así, eso es lo que haré. De lo contrario, creo que también me quedaré en casa, pues no me agradó la experiencia para nada. Espero que con esta entrada los involucrados anuncien de mejor manera la próxima actividad, sin omitir parte de la información, o que otros interesados en disfrutar de estas ventas sepan que probablemente podrán hacerlo desde la comodidad de su hogar.

Esos horribles días en los que todo lo que puede salir mal, sale mal

Mi día de hoy se puede describir con el título de la entrada.  De esos en los que llega un momento en que te convences que no es más que una pesadilla y pronto te despertarás.

Este fin de semana iba a viajar a Milán, Italia.  Hace meses compré los vuelos partiendo desde Madrid, los cuales perdí cuando me trasladaron a Francia.  No me amilané e hice una nueva reserva desde Lyon.  Esta semana compré el billete de tren para ir hoy desde la estación que me queda más cerca del trabajo, Le Creusot TGV, hasta Lyon.  Un compañero de trabajo me confirmó que me acercaría a la misma, y todo parecía que saldría bien.

Esta mañana llegó el primer indicio de que no sería un buen día: ayer por la mañana, un joven de 27 años apuñaló a un inspector de la compañía estatal ferroviaria, SNCF, después de que este y un colega le despertasen para pedirle revisar su billete.  Al parecer, el agresor se puso muy violento y empezó a insultar a todo el mundo en el vagón, por lo que los inspectores fueron a buscar a los agentes de seguridad del tren.  Al regresar, se encontraron con que el joven estaba tratando de cortarse las venas, y cuando la víctima trató de impedirlo, recibió diez puñaladas. (Fuente: Le Figaro) Seguir leyendo «Esos horribles días en los que todo lo que puede salir mal, sale mal»