Ruinas del Santuario de Atenea Pronaia, Delfos, Grecia

Fotos de la semana Nº 41, 2013: monumentos de la Grecia clásica

Un día, buscando temas para la foto de la semana, noté que no habíamos dedicado ni una semana a Grecia. Este es uno de mis países favoritos, pues tiene una gran cantidad de monumentos y museos interesantes que te ayudan a comprender mejor el origen de nuestra cultura e idioma (por ejemplo, el antiguo barrio de Kerameikos en Atenas, donde se encontraban sus alfareros, es el origen de la palabra cerámica). Pero eso no es todo, su gente es muy alegre y gentil, y su comida es excelente. Es una pena que Grecia esté pasando por un muy mal momento económico.

Evidentemente, lo que hicimos tras notar esta falta de fotos de Grecia fue dedicarle una semana al país de los helenos. ¿Y qué mejor tema que sus monumentos históricos? Estoy seguro que la mayoría de la gente, al pensar en Grecia, piensa en su mitología y el Partenón. Hablando de este, si bien es difícil elegir una foto favorita entre todas estas, mi predilección va a la de la acrópolis de Atenas de noche, simplemente porque el punto desde donde hice esta foto es probablemente mi lugar favorito de la capital, donde he subido en cada visita, si bien no es muy mencionado en los tratados turísticos de la ciudad y poca gente sube hasta allí. Se trata de la colina de Filopapos, desde donde en mi opinión se domina la mejor vista de la acrópolis.

Espero que te gusten.  Si es así y quieres ver nuestra foto diaria de viaje, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

El templo Kek Lok Si durante las celebraciones de año nuevo lunar, Penang, Malasia

Fotos de la semana Nº 40, 2013: templos del sudeste asiático

No es ningún secreto que por ahora, mi continente favorito es Asia, aunque hay que tener en cuenta que no conozco Oceanía y que mis visitas a África las cuento con los dedos de una mano. Las grandes diferencias entre nuestra cultura occidental y las culturas asiáticas son una de las grandes razones de por qué me encanta viajar a Oriente. Justamente, una de las diferencias entre ellas es la religión. Mientras en Occidente la gran mayoría son cristianos o creen en el dios de Israel de alguna forma u otra, en Asia hay una mayor espectro de creencias, tal y como mostramos en esta galería de templos asiáticos. La mayoría de ellos son budistas e hindúes, pero hay incluso una mezquita, puesto que el Islam es la religión oficial de algunos países asiáticos.

Y hablando de diferencias, los estilos arquitectónicos que se pueden apreciar en los templos de esta galería son una de las cosas que me maravillan de Asia. Mi templo favorito de entre estas siete fotos es Bayon, en el área de Siem Riep, en Camboya. Pero no puedo negar que mis visitas a cada uno de estos templos fue una experiencia fascinante que ha quedado grabada en mi cerebro de viajero.

Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Fotos de la semana Nº 39, 2013: Ámsterdam, la Venecia del Norte

No sé por qué hace algunas semanas, mientras trabajaba procesando fotos, me puse a pensar en Ámsterdam y caí en cuenta que nunca habíamos dedicado una semana de fotos en nuestro blog a la capital de los Países Bajos.  Ámsterdam es una ciudad hermosa, famosa por sus canales (declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), por los cuales ha sido llamada la Venecia del Norte.  Además, es una metrópolis muy cultural, con una gran cantidad de museos interesantes, como el Museo Van Gogh, el Rijksmuseum, o la Casa de Ana Frank.  El mercado de flores en el canal Singel es uno de mis sitios preferidos para visitar en otoño, pues me encanta comprar en sus puestos bulbos de tulipanes al por menor eligiendo el color de la flor de cada uno de ellos.  Por todo esto me extrañó esta falta de cariño de nuestra parte hacia Ámsterdam.

Creo que el problema está en que no le hemos dedicado el tiempo que se merece y por ello no tenemos muchas fotos de la misma.  Nunca hemos dormido en Ámsterdam, siempre la hemos visitado por un día mientras estábamos de paso hacia otro sitio.  Es una pena que en estos últimos ocho años no hayamos viajado juntos a los Países Bajos por turismo (Natalie y yo siempre fuimos por separado).  Tendremos que remediarlo en el futuro.  Mientras tanto, ya corregido el primer error, los dejamos con esta galería de fotos que esperamos sean de tu agrado.

Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Plaza del Palacio Real, Varsovia, Polonia

Fotos de la semana Nº 36, 2013: Varsovia, la ciudad reconstruida

Había leído varios comentarios negativos sobre Varsovia, en general mencionando que la capital polaca no se compara con otras ciudades del país, sobre todo la antigua capital, Cracovia, y que muchos viajeros pasan la menor cantidad de tiempo posible en Varsovia durante sus visitas a Polonia. También leí comentarios positivos sobre toda la historia que se puede palpar en la misma y el hecho de que es una ciudad que ha resurgido de sus cenizas como el fénix. La impresión que me quedó en nuestra reciente visita a Varsovia es esta última: la capital es una ciudad fascinante para todo el que sienta un poco de interés por la historia moderna. Hay recuerdos por todos lados de aquellos años tan duros de la Segunda Guerra Mundial, como las líneas que marcan por dónde discurrían los muros del gueto, los amplios espacios abiertos cerca de la estación central que son producto de la casi total destrucción de la ciudad, los pocos edificios antiguos del gueto que todavía se conservan en la calle Próżna, y los múltiples museos que cubren diversos aspectos de esa época, como el Museo del Alzamiento de Varsovia, el cual visitamos y nos dejó impactados. Además, el caminar por el centro histórico de Varsovia nos dejó fascinados al ver cómo lo han reconstruido de manera impecable. Fue mucho más asombroso cuando vimos más tarde una foto del estado de esa zona de la ciudad al final de la guerra, en la que se veía completamente destruida.

Quedé con ganas de volver (como me suele ocurrir) y visitar más museos de historias de la Segunda Guerra Mundial. Es una época cuya historia me fascina y si bien estos museos entristecen a cualquiera, creo que vale la pena educarnos más sobre los hechos ocurridos durante este gran conflicto bélico.

Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

La fortaleza de Malbork al atardecer, Polonia

Fotos de la semana Nº 35, 2013: el gigantesco castillo de Malbork

La verdad no recuerdo cuándo descubrí la existencia del castillo de Malbork. Probablemente estaba buscando información sobre algunos de los castillos europeos más bonitos e interesantes para obtener ideas sobre dónde podría llevar a Natalie, puesto que ella es una gran enamorada de los castillos.  Al ver las fotos, quedé impactado, y mientras más leía sobre el mismo, más ganas tenía de ir a conocerlo.  ¿Cómo resistirse a la estructura de ladrillos más grande del mundo, la cual además fue la sede de la medieval Orden de los Caballeros Teutones?  Debo confesar que siento una fascinación especial por la historia antigua y medieval, y las órdenes religioso-militares me parecen muy interesantes.  De hecho, espero algún día poder visitar el Crac de los Caballeros, una de las fortalezas más importantes de la Orden de Malta.

El problema que presentaba Malbork era cómo llegar.  El aeropuerto más cercano es el de Gdansk, el cual no es precisamente en el que se encuentran los vuelos más baratos.  Así pues, lo más conveniente sería hacer un viaje más o menos largo por Polonia.  Justamente la oportunidad se presentó este año, cuando supe que iría a un torneo en la capital polaca, Varsovia.  Natalie, nuestro pequeño viajante y yo pasamos diez días en Polonia, y aprovechamos para conocer la fortaleza de Marienburg, o castillo de María, el nombre original de este castillo.  Al acercarnos al mismo, su inmensidad se fue haciendo cada vez más evidente.  Luego nuestra impresión fue mayor al enterarnos de que lo que se ve hoy día es solamente el castillo alto y el medio, ya que el castillo bajo quedó destruido y todavía no se ha restaurado.

El interior del castillo es precioso, con ese rojo ladrillo omnipresente que lo llena de vida.  Nos pareció muy llamativo el claustro del castillo alto, puesto que no habíamos conocido todavía un claustro medieval construido con ladrillos.  Y las vistas desde lado opuesto del río Vístula son impresionantes, aunque lamentablemente la lluvia nos acompañó durante toda nuestra visita y no pudimos contemplar un buen atardecer o amanecer con el reflejo del castillo en el río mientras los rayos dorados del sol teñían de naranja los ladrillos del Marienburg.  Justamente eso era lo que más anhelaba admirar en Malbork, y me quedé con las ganas de ello.  Como suelo decir en muchos casos, nos quedó pendiente y es una buena excusa para volver.

Sé que volveré.  Mientras tanto, me quedan estas fotos, para recordar mi visita y también para compartirlas con nuestros lectores.  Si te gustan, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Panorámica nocturna del centro histórico de Toruń, Polonia

Fotos de la semana Nº 34, 2013: la roja Toruń, joya del gótico báltico

En varias ocasiones he mencionado en el blog que una de las mejores herramientas para obtener ideas de adónde viajar es la lista de Patrimonio de la Humanidad preparada por la UNESCO.  Sencillamente, me ha ayudado a descubrir lugares que no son tan turísticos y que vale la pena visitar.  El último caso ocurrió este verano, durante nuestro viaje a Polonia.  Volaríamos a Varsovia y sabía que quería ir a Malbork, pero me pregunté si habría algo en el camino que valiera la pena ver.  En la lista de Patrimonio de la Humanidad de Polonia me encontré con Toruń, una ciudad cuyo centro histórico cuenta con una gran cantidad de edificios medievales de estilo gótico báltico, cuya principal seña de identidad es el gran uso del ladrillo de arcilla, empleado principalmente para evitar el uso de la piedra en regiones donde las canteras eran escasas.  Durante la Segunda Guerra Mundial, Polonia sufrió una gran destrucción de sus ciudades, pero Toruń logró sobrevivir con muy pocos rasguños.  Es por ello que la UNESCO decidió listar su centro histórico como Patrimonio de la Humanidad en 1997.

En nuestra visita, la pasamos muy bien en Toruń.  Es una ciudad cuyas atracciones se encuentran muy cerca unas de otras y se puede explorar fácilmente a pie.  Como no es tan turística, es bastante barata y además en nuestra opinión allí fue donde degustamos la mejor comida de todo nuestro viaje por Polonia.  Sin duda alguna volveríamos.

Sin más que decir, he aquí las fotos de la roja Toruń.  Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Caracoles vivos a la venta en la medina de Fez, Marruecos

Fotos de la semana Nº 30, 2013: la mágica medina de Fez

Marruecos es un país que me gusta mucho visitar, por su comida, su gran cantidad de monumentos, y sobre todo, porque su cultura es muy distinta de aquella a la que estoy acostumbrado (la misma razón por la que me encanta visitar Asia).

De los sitios que he visitado en este país, uno de los que más me ha gustado fue Fez, una de las antiguas capitales de Marruecos, y de hecho, la que por más tiempo ostentó este título. Lo que me fascinó de Fez no fueron los colores de sus casas, como en Chauen. Tampoco fueron sus plazas y madrazas, como en Marrakech. Ni lo fueron sus palacios y gigantescos establos reales, como en Mequinez. Muchos menos sus vistas del estrecho de Gibraltar, como en Tánger. No, puede que Fez no sea una ciudad tan fotogénica como otras que he visitado en Marruecos, pero lo compensa con autenticidad. Su medina, el antiguo barrio medieval amurallado, es un gran laberinto formado por una infinidad de estrechas calles y edificios detrás de los cuales uno no tiene idea de qué se puede estar cociendo. Por ello, uno de los oficios lucrativos en esta zona es servir de guía a turistas confundidos que no logran salir de la medina o que tal vez buscan un punto en particular, como el barrio de los curtidores de cuero.

Justamente, uno de los encantos de la medina de Fez es el hecho de que en ella los artesanos realizan su faena agrupados en barrios dedicados a cada oficio, como en la edad media.  Algunos de ellos, utilizando métodos tradicionales, tal y como hacen los curtidores, quienes siguen haciendo su trabajo de forma manual, por ejemplo, poniendo ellos mismos los cueros en los pozos de tintes.  Entrar en la medina de Fez fue para mí como viajar en el tiempo, y eso fue precisamente lo que me fascinó.

Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Castillo de Sully-sur-Loire, Francia

Fotos de la semana Nº 29, 2013: castillos del Valle del Loira

No sé si es por las películas de Disney o por los cuentos de mi infancia, pero los castillos siempre me han fascinado. Allá por el año 2001, tuve la oportunidad de visitar algunos de los castillos más emblemáticos del Valle del Loira, incluido el que se ha convertido en mi favorito, el de Chambord. Por aquellas casualidades de la vida, nuestros mejores amigos en Francia viven en Orleans, en el corazón de esta región, por lo que en varios de nuestros viajes he podido volver a estos castillos y conocer alguno no tan famoso, como el de Sully-sur-Loire o el de Azay-le-Rideau. Durante la última de nuestras visitas, iniciamos a nuestro pequeño viajante en el tour de los castillos, llevándolo a conocer Chambord. Por ello decidimos dedicar una galería a estos hermosos edificios que hacen volar la imaginación y pensar en épocas de reyes y opulencia.

Con el pasar del tiempo, he conocido muchos otros castillos, pero los del Valle del Loira siempre tendrán un sitio privilegiado dentro de mi cuaderno de viajes. Cuando nuestro pequeño viajante tenga su propio diario de aventuras, estoy segura que también tendrá una entrada especial para ellos.

Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Vista nocturna del puente de piedra y la Basílica de San Miguel, Burdeos, Francia

Fotos de la semana Nº 27, 2013: ciudades de Francia

Debo confesar que me gusta Francia. Es un país en el que tengo muchos amigos, incluida una de las personas más importantes en mi vida actual, quien me honró hace años pidiéndome ser el padrino de su hijo más pequeño. Es, tras España, el país europeo que mejor he llegado a conocer, no solamente por haberlo visitado en muchas ocasiones, sino también porque viví allí medio año. Por ello conozco las tradiciones, la gastronomía, incluso los días festivos, lo cual me hace un francés honorario (de hecho, tengo una placa de identificación para torneos de Magic con mi nombre y una bandera francesa). Por ello, tras compartir una galería de fotos de Besanzón en la semana 26, me quedé con la idea de publicar en la siguiente semana un conjunto de instantáneas de algunas de las ciudades más grandes de Francia.

Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Murallas de la ciudadela y río Doubs, Besanzón, Francia

Fotos de la semana Nº 26, 2013: Besanzón, la ciudad del Doubs y Vauban

Durante el tiempo que viví en la Borgoña, aproveché para conocer algunos lugares de Francia cercanos que probablemente no hubiese visitado de otra forma.  Uno de los sitios que tuve la oportunidad de explorar fue Besanzón, la capital de la región de Franco Condado, ciudad atravesada por el río Doubs y que cuenta con una imponente ciudadela en lo alto del monte Saint-Etienne, diseñada por el genial arquitecto militar Vauban.  Esta enorme fortificación ocupa unas doce hectáreas, cuenta con diversos museos en su interior, y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2008.

Me dirigí a Besanzón tras pedir opiniones a mis amigos franceses en Facebook. Uno de ellos, que vive en Alsacia, me comentó que esta ciudad es una de sus favoritas y que la ciudadela le encanta.  El hecho de que la ciudadela fuese Patrimonio de la Humanidad me terminó de convencer, pues por ahora todas mis visitas a los lugares listados por la UNESCO han sido fascinantes (ver mi entrada con consejos sobre cómo elegir un destino de vacaciones).  La lista sigue sin defraudarme, pues me gustó mucho la ciudadela, y el paseo que di alrededor de la misma, contemplando cómo su diseño se integraba perfectamente en su entorno.  Marché por varios caminos prácticamente desiertos, en los que disfruté de estar en medio de la naturaleza, con la belleza de Besanzón y su ciudadela siempre cerca.

Esta galería de fotos refleja los tres temas importantes que encontré en Besanzón: el río Doubs, la ciudadela y Vauban.  Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]