El templo Kek Lok Si durante las celebraciones de año nuevo lunar, Penang, Malasia

Fotos de la semana Nº 40, 2013: templos del sudeste asiático

No es ningún secreto que por ahora, mi continente favorito es Asia, aunque hay que tener en cuenta que no conozco Oceanía y que mis visitas a África las cuento con los dedos de una mano. Las grandes diferencias entre nuestra cultura occidental y las culturas asiáticas son una de las grandes razones de por qué me encanta viajar a Oriente. Justamente, una de las diferencias entre ellas es la religión. Mientras en Occidente la gran mayoría son cristianos o creen en el dios de Israel de alguna forma u otra, en Asia hay una mayor espectro de creencias, tal y como mostramos en esta galería de templos asiáticos. La mayoría de ellos son budistas e hindúes, pero hay incluso una mezquita, puesto que el Islam es la religión oficial de algunos países asiáticos.

Y hablando de diferencias, los estilos arquitectónicos que se pueden apreciar en los templos de esta galería son una de las cosas que me maravillan de Asia. Mi templo favorito de entre estas siete fotos es Bayon, en el área de Siem Riep, en Camboya. Pero no puedo negar que mis visitas a cada uno de estos templos fue una experiencia fascinante que ha quedado grabada en mi cerebro de viajero.

Si te gustan estas fotos, síguenos en Twitter y/o Facebook y permítenos mostrarte el mundo a través de nuestros ojos.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Parte posterior de Angkor Wat, Siem Riep, Camboya

Fotos de la semana Nº 10, marzo 2012

Como ya había anticipado en la entrada de la semana pasada, he tenido unos días bastante ajetreados.  El Grand Prix de Magic que arbitré el fin de semana anterior fue un éxito, con más de 1500 jugadores.  Durante el mismo, saqué tiempo para reunirme con unos viejos amigos y ponernos al día sobre lo que ha pasado en nuestras vidas en el último año, lo cual me agradó muchísimo.  Es probablemente mi parte preferida de ese torneo.

Hay quien dice que nunca viajará en los mismos vuelos que yo, debido a mi mala suerte.  Mi viaje el lunes pasado a Seattle fue, otro caso más.  Amaneció nevando en Lille, y el taxi que se supone llegaría en 15 minutos a mi hotel no llegó jamás.  Tras caminar por poco más de un cuarto de hora a la estación, llegando completamente cubierto de polvo blanco, perdí mi tren y finalmente mi avión.  Afortunadamente no importó, pues me cambiaron la reserva sin coste alguno con un vuelo más tarde por Washington Dulles.  Supongo que tener tarjeta platino ayuda. 😉

Después de unas cuantas reuniones en la Ciudad Esmeralda, pasé unos días en Indianápolis con otros tantos jueces.  Había un Grand Prix allí, y aunque se supone que no arbitraría, al final uno siempre acaba ayudando un poco.  El sábado por la tarde me escapé, para llegar a Niagara Falls, en el estado de Nueva York.  Ayer estuve recorriendo por primera vez el parque estatal de las cataratas del Niágara, disfrutando de un día soleado de invierno, algo que los locales me dicen que es toda una rareza.  Una recomendación: si quieres visitar las tres grandes cataratas del mundo (las del Niágara, las del Iguazú, y las Victoria), trata de visitar las del Niágara primero.  Son las más pequeñas, y aunque son impresionantes, si ya has visto alguna de las otras dos, se pierde mucho del efecto impactante que te deja con la boca abierta.  En mi caso, yo visité primero las del Iguazú, y recuerdo claramente cómo quedé boquiabierto al verlas, cosa que no me pasó en el Niágara.  Aunque sí que disfruté bastante del espectáculo de luces con el que iluminan las cataratas de noche.  Pronto viene una semana en la cual mostraremos una de estas fotos.

Mientras tanto, en la semana pasada compartimos a través de las cuentas de Facebook y Twitter del perro viajante unas cuantas fotos de templos asiáticos.  Son algunos de los lugares que he visitado que más me han encantado, y espero que sus fotos también sean de tu agrado.

[twitter-follow screen_name=’perroviajante’]

Templo Meiji, Tokio

Yokoso Japan! – Mi primera visita al país del sol naciente

Japón, Japón, ¿qué puedo decir? La idea de visitar este precioso país siempre me había atraído, más aún después de mi reciente afición a animes como Naruto, Inuyasha, Nana, Dragon Ball (jajaja, sí, sé que es una serie antigua, pero más vale tarde que nunca ;-)).

Supongo que el factor distancia, la implicación económica y la barrera del idioma habían sido una “excusa válida” para mí, hasta que el año pasado Carlos me dijo: “¿Porqué no me acompañas al Mundial de Magic: The Gathering en Chiba? Podemos comprar los pasajes con millas, reservar un hostal barato y disfrutar de Tokio”.

Al principio pensé en todos los gastos en los que habíamos incurrido el año pasado (jajaja, el cochino dinero siempre en mis pensamientos), pero al final cerré los ojos y dije, “de acuerdo, ¡vámonos!”

El plan era pasar una semana en la capital nipona, saliendo el sábado 4 de diciembre y volviendo a Madrid el domingo 12. Sabía que 7 días no iban a ser ni por asomo suficientes, pero al menos me permitirían dar una “probadita” a la vida en esta sofisticada urbe. Pero como sabiamente reza el dicho: “El hombre propone y Dios dispone”, nuestro plan no contaba con la “astucia” de los controladores aéreos españoles.

Huelga de controladores áereos de Madrid del 2010
Vuelos cancelados debido al “abandono masivo” del puesto de trabajo por parte de los controladores

El viernes nos enteramos de que no salía ni entraba ningún vuelo a los aeropuertos de España, pero aún así, y debido a que la esperanza es lo último que se pierde, ese sábado salí temprano de casa y me planté en Barajas poco antes de las 04:00hrs. Sigue leyendo “Yokoso Japan! – Mi primera visita al país del sol naciente”