Visitando Mauritshuis con un peque

¿Son los hijos obstáculos para nuestros sueños viajeros o nuevas oportunidades?

Un día, caminando por Varsovia, noté que muchos turistas se paraban a hacerme fotos. ¿La razón? Ver a un padre cargando a cuestas a su niño de 4 meses, junto con la bolsa del pequeño, una cámara réflex y la mochila de la cámara. No es una visión común, es cierto, aunque considero que es porque existe una creencia (incorrecta) de que una vez que tienes hijos, las posibilidades de viajar se extinguen.

Visitando Mauritshuis con un peque
Nuestro pequeño maravillándose ante La infancia de Zeus en Mauritshuis
En nuestro caso, tener un hijo ha cambiado cómo viajamos, pero no nuestra pasión por conocer el mundo y nuestros esfuerzos por hacerlo. Por ejemplo, ya no podemos salir temprano por la mañana y volver a altas horas de la noche al hotel, pues nuestro niño no soporta ese trajín. Sin embargo, como mencioné antes, esto no nos ha impedido seguir viajando. Nuestro pequeño visitó siete países e hizo siete viajes trasatlánticos antes de cumplir los dos años.
Visitando Villandry con un peque
Admirando los jardines del Château de Villandry
Viajar con un bebé acarrea trabajo, pero no es imposible, y vale la pena hacerlo. Si te preocupa lo complicado que puede ser, he aquí algunos consejos de mi propia cosecha:
  • Los primeros dos años de tu bebé son los mejores para realizar desplazamientos en avión. El precio que paga un bebé de menos de dos años es irrisorio, normalmente es algo cercano al 10% del precio de un adulto. Aprovecha para viajar con tu bebé antes de que tengas que incluir en tus cálculos un vuelo más.
  • Los meses antes de que tu hijo empiece a gatear son los más fáciles para viajar. Probablemente tendrás que llevar más equipaje por toda la parafernalia que requiere un bebé tan pequeño, pero a cambio no tendrás un niño que querrá gatear o caminar por todos lados y agarrar cualquier cosa que vea por ahí. Lo tendrás pegado siempre a ti y sólo te preocupará que coma, duerma y esté limpio, y no que se caiga por las escaleras de la casa de Ana Frank, o tire abajo un jarrón de la dinastía Ming. Recomiendo que incluyas en tu equipaje un fular o una mochila portabebés donde portear a tu bebé durante tus aventuras.
  • Hablando de equipaje, si eres de los que disfruta haciendo viajes cortos para los que te basta solamente el equipaje de mano, olvídalo, y prepárate para facturar tu equipaje. Un bebé requiere de bastante equipo: biberones y fórmula (si no toma pecho), pañales, múltiples cambios de ropa por día, etc.
  • Al buscar hoteles, fíjate en los detalles o condiciones de reserva si cuentan con cunas para bebés. Te facilitará las cosas.
  • Asegúrate de llevar suficiente comida y bebidas para los viajes en tren o avión para tu pequeño, y formas de entretenerlo. Es fácil aburrirse tras unas cuantas horas. A nosotros nos han funcionado muy bien los libros para bebés (páginas gruesas, de cartón), cualquier juguete con ruedas, y lo que menciono a continuación.
  • La tecnología de hoy día es una maravilla para los padres viajeros. Una tablet o un teléfono móvil cargado con los vídeos favoritos de tu hijo te servirá para calmarlo en los largos vuelos. Para nosotros fue una bendición darnos cuenta una semana antes de un vuelo trasatlántico que a nuestro bebé le encantaba la película Aviones, pues le mantuvo tranquilo por horas. Una serie de vídeos que siempre nos ha dado buenos efectos es Baby Einstein; si no la conoces, búscala en Youtube y fíjate cómo reacciona tu niño.
  • No hagas planes ambiciosos para tus días de turismo. Atrás quedaron los días en que podías visitar dos o tres museos en un día; tu pequeño necesitará descansar, y tu también, pues te agotará estar pendiente de sus necesidades. En general, algo realista es poder explorar bastante a fondo una atracción por día, en el mejor de los casos, dos. Una buena práctica es incluir una visita a un parque o a un sitio donde tu pequeño pueda correr a sus anchas y liberar energía. Nosotros ahora ni nos hacemos ilusiones de que saldremos del hotel antes de las 10-11 de la mañana, pues sabemos lo que se tarda en preparar a un niño (sobre todo si tiene jetlag).
  • Ante todo, disfruta de la experiencia. Es cierto que tu bebé no recordará estos viajes, por lo que lo importante es que tú los disfrutes y aproveches el estar con tu pequeño durante los mismos. En su primer año de vida, nosotros aprovechamos todos los viajes con nuestro hijo para hacerle fotos con las atracciones turísticas, teniendo en mente que queríamos hacer un calendario con estas fotos para nuestros seres queridos. Aparte, creo que es un bonito recuerdo que tendremos de por vida, que podremos utilizar para otros proyectos, y seguro que cuando él sea adulto, le encantará poder contar con estas fotos.

Si quieres más consejos específicos sobre viajes con un bebé, Natalie escribió otro artículo al respecto, cuando recién empezamos a llevar a nuestro pequeño viajante a conocer el mundo.

El problema del respeto en Panamá

Esta mañana, mientras esperaba a que el empleado de la caja de una gasolinera terminara de preparar una factura para otro cliente para que me atendiese, un individuo se acercó a la caja, ubicándose justo enfrente del cajero, como para que se diese cuenta de que estaba ahí, esperando.  Se le notaba cierta impaciencia, e inmediatamente supe que intentaría colarse.

Tras esperar unos cuantos segundos, se inclinó hacia el empleado y le dijo —30 dólares en la dos.  Yo le indiqué, respetuosamente, que estaba primero en la fila, a lo cual me contestó en mal tono que solamente lo había dicho para que el cajero lo supiera.  Le respondí que aún así, yo estaba primero en la fila.

Lo siguiente que hizo fue preguntarme si yo ya había echado gasolina a mi auto, y como le respondí que no, triunfalmente me contestó que él sí, como si eso cambiase algo, con lo cual seguí con mi posición: yo estaba en la fila primero.  Haciendo gestos de disgusto mientras decía cosas restando importancia a mis palabras, me dejó entender que me había comprendido pero que no estaba de acuerdo con mis actos.  Como yo estaba esperando y no tenía más nada que hacer, y me sentía bastante molesto, simplemente me quedé mirando a este irrespetuoso a la cara, mientras él esquivaba mi mirada.  Cada vez que me veía mirándole, hacía más gestos y muecas de disgusto, claramente incómodo con mi mirada, hasta que finalmente dejó de ignorarme y habló.
—¿Entonces, qué pasó? —dijo de una manera bastante agresiva.
—No pasa nada —le respondí, mientras seguía fijando mi mirada sobre él.
—¡Yo estoy tranquilo!
—Yo también estoy tranquilo. Seguir leyendo «El problema del respeto en Panamá»

Cómo evitar perder el tiempo en la noche de ventas de Copa Airlines

Hacía mucho tiempo que no sentía que pasara una tarde tan frustrante e improductiva como la que experimenté ayer, gracias a Copa Airlines y sus bancos asociados a sus promociones.  A lo largo de la semana recibí una serie de correos de una venta especial de vuelos con Copa que indicaba que había que ir a un hotel de la localidad para comprar viajes con descuentos de hasta 45-50%. Con lo mucho que me gusta viajar y sabiendo que tengo algunos eventos a los que quiero asistir en los próximos meses, me programé para asistir.  No sabía lo que me esperaba.

  • Primer problema: la ubicación. El hotel estaba al lado de un centro de convenciones con una feria de venta de viviendas, y el acceso estaba excesivamente congestionado. Estresante.
  • Segundo problema: el salón de la venta era pequeño y había muy poca gente para atender a la multitud que se había reunido allí. Estuve por más de una hora en una fila que no se movía, y ni siquiera sabía si todavía se estaban vendiendo vuelos, cómo funcionaba la mecánica, ni nada.
  • Tercer problema: ya cuando estaba a punto de irme, y mientras esperaba a Natalie, escuché decir a una persona que acababa de comprar sus vuelos que se podían hacer las reservas por Internet en la página web de Copa y pagar en la caja que había allí en el lugar. Allí también había una fila enorme, pero por lo menos te saltabas la fila estática para hacer la reserva. Sin embargo, imaginé que se podría pagar con tarjeta en la misma página web. Cansado de estar allí, me fui e intenté comprar un vuelo a través de mi teléfono. Qué sorpresa. Las mismas tarifas, y pude pagar con mi tarjeta.

Terminé comprando varios vuelos que quería realizar, pero debo decir que la experiencia fue extremadamente enervante. Todo esto podría haberlo hecho desde mi casa tan tranquilo, en lugar de dedicar varias horas de mi vida a actividades tan satisfactorias como estar en un atasco vehicular o esperar de pie en una fila petrificada. Los emails que recibí al respecto no indicaron nunca que estas ofertas pudieran comprarse desde casa, aunque es cierto que los remitentes fueron el Banco General y BAC-Credomatic, quienes tenían especial interés de que sus clientes fueran a la actividad en el hotel a utilizar sus tarjetas, incluso ofreciendo el incremento de límites de crédito y pagos sin intereses por doce meses. ¿Y sabes qué? Usé sus tarjetas, regalándoles mi deuda, pero desde mi casa, y habría estado más agradecido sabiendo que esto era posible.  Ahora me queda un mal sabor de boca de todo esto.

En fin, ya sé que para la próxima ocasión que Copa o los bancos anuncien una venta como esta, me quedaré en mi casa, miraré si se pueden comprar las ofertas por Internet, y si es así, eso es lo que haré. De lo contrario, creo que también me quedaré en casa, pues no me agradó la experiencia para nada. Espero que con esta entrada los involucrados anuncien de mejor manera la próxima actividad, sin omitir parte de la información, o que otros interesados en disfrutar de estas ventas sepan que probablemente podrán hacerlo desde la comodidad de su hogar.

¡Feliz primer aniversario, perro viajante!

¡Feliz tercer aniversario, perro viajante!

Este mes, nuestro blog llegó a su tercer aniversario. Hace tres años, Natalie y yo publicamos un par de historias presentándonos y comenzamos a relatar nuestros viajes. Hemos hecho diversos cambios en estos años, por ejemplo, empezamos a publicar una foto diaria (a veces hemos fallado) de nuestros viajes en nuestras cuentas de Twitter y Facebook, con las cuales luego generamos galerías en el blog, y nos hemos cambiado a nuestro propio servidor, pero nuestro objetivo sigue intacto: permitir que otros vean el mundo a través de nuestros ojos.

Ahora que nos mudamos a Panamá, estamos tratando de viajar más por nuestro país y escribir al respecto, aunque por ahora no hemos tenido mucho éxito con ello. Llevamos muy pocas entradas sobre Panamá, pero seguimos trabajando en ello. Seguir leyendo «¡Feliz tercer aniversario, perro viajante!»

Bebé en la playa El Ciruelo de Pedasí, Panamá

¡Ata logo 2013, qué sopá 2014!

Cada uno de los últimos ocho años de mi vida me ha traído muchísimas cosas, sobre todo viajes, pero hasta ahora, ninguno ha sido como el 2013. Ha sido un año que ha traído algunos de los cambios más significativos de mi vida.

El más importante se trata de una personita especial, mi pequeño viajante. Nuestro querido Víctor Enrique llegó durante una fría primavera madrileña, y nuestra vida cambió para siempre. Un hijo acarrea mucho trabajo y responsabilidades, pero también algunas de las experiencias más bellas para un ser humano. En un libro sobre viajes leí una frase que decía «si quieres maravillarte redescubriendo el mundo, viaja con tu bebé». Y no hace falta viajar, realmente en tu día a día ves cómo tu hijo se asombra con cosas que tú ya tienes demasiado vistas. Recuerdo cuando llevamos por primera vez a nuestro pequeño a la playa, y la emoción que sentí cuando vi cómo contemplaba con detenimiento y asombro las olas del mar. No me lo esperaba, y en ese momento recordé esa frase; estaba redescubriendo el mundo a través de los ojos de mi hijo.

Bebé en la playa El Ciruelo de Pedasí, Panamá
Nuestro pequeño viajante descubriendo las olas en Pedasí, Panamá

Seguir leyendo «¡Ata logo 2013, qué sopá 2014!»

¡Vótanos en el concurso TravelBlogger FITUR 2014!

Este mes, entre trabajo y viajes (a Santiago de Chile, Pedasí, Los Ángeles y Yucatán), he tenido poco tiempo para escribir en el blog y seguir el mundo viajero en Internet.  Sin embargo, esto no nos impidió inscribirnos en el concurso TravelBlogger FITUR 2014 y clasificarnos como finalistas representando a Panamá.

Concurso TravelBlogger FITUR 2014

El año pasado ya observamos desde la barrera este concurso, ya que no participamos en èl por estar residiendo en España.  No obstante, sí que participamos en la edición 2013 de FITUR (la Feria Internacional de Turismo de Madrid), puesto que en la misma se invitan a los blogueros de viajes a asistir a la parte profesional de la feria.  Conversamos con algunas autoridades del turismo de Panamá y aprovechamos para fotografiar el stand de nuestro país (he aquí una galería del mismo).

Es todo un honor poder participar en la final como el blog clasificado por parte de Panamá y nos encantaría poder dejar el nombre de nuestro país en alto en este concurso.  Por favor, agradeceríamos mucho que nos ayudases con tu voto a través de Facebook y/o Twitter.

Una nota al respecto: para poder votar por Facebook, hay que hacerlo desde una computadora u ordenador, puesto que la aplicación de votos no funciona en dispositivos móviles.  El voto por Twitter sí se puede hacer desde cualquier tipo de aparato, de hecho basta con hacer RT al siguiente tweet.

¡Muchas gracias por seguir nuestro blog y por apoyarnos en este concurso!

Letrero de Metro de Madrid cubierto de nieve

Te dejo Madrid

Madrid, la ciudad a la cual realicé mi primer viaje en avión, y desde donde inicié mi primer viaje por múltiples países…
Madrid, la ciudad en la que aprendí a disfrutar de los museos y otras oportunidades culturales…
Madrid, la ciudad que me enseñó a adorar el fútbol y el jamón serrano…
Madrid, la ciudad donde vi por primera vez las hojas caer en otoño y los copos de nieve en invierno…
Madrid, la ciudad en la que conocí mi primer metro, en la que aprendí cómo funciona, y cuyo conocimiento ahora me lleva a emigrar nuevamente…

Letrero de Metro de Madrid cubierto de nieve
Letrero de Metro de Madrid

Seguir leyendo «Te dejo Madrid»

El pequeño viajante ha llegado

Natalie y yo hemos comentado en varias de nuestras entradas que estábamos esperando a una personita especial, alguien que nos acompañará en nuestros viajes y aportará una visión diferente de los mismos: la de un niño que siente admiración por el mundo que está descubriendo.

Pues bien, este martes 26, nuestra espera finalizó, y nuestro pequeño viajante, Víctor Enrique, llegó a este maravilloso mundo. Han sido unos días duros, como los de cualquier padre primerizo, pero la alegría que nos da es enorme, y yo personalmente no puedo evitar pensar en las aventuras que viviremos juntos en nuestros viajes. Ya estoy planeando una semanita en Polonia este verano y estoy pensando en dónde podríamos ir en la próxima Semana Santa. 😉

Por supuesto, hay que empezar a prepararse para viajar con niños. Para muestra un botón.
20130329-012230.jpg

¡Nos mudamos!

No, no vamos a cambiar de plataforma de blog. WordPress nos sigue pareciendo fenomenal.

Tampoco nos estamos mudando a nuestro propio servidor, aunque lo hemos considerado. Seguiremos con WordPress.com mientras tanto.

Nuestra mudanza es física.  La semana pasada recogimos nuestros bártulos y nos cambiamos de casa.  No nos hemos ido a otro país, ni otra ciudad, y casi que ni nos mudamos de barrio.  Para ser exactos, nos fuimos al código postal de al lado.

Lo hemos comentado ya en otras entradas del blog, pero lo recuerdo por si acaso.  Natalie y yo estamos esperando a nuestro primogénito, y necesitábamos encontrar un espacio más grande para vivir, pues solamente contábamos con una habitación.  Finalmente encontramos un apartamento que reunía la mayoría de los requisitos que buscámos (menos el ascensor :() y ya nos instalamos.

¿Por qué cuento esto?  Bueno, es una manera de explicar nuestra falta de actividad en el blog, en nuestra página de Facebook y nuestra cuenta de Twitter.  Sé que hay muchos que esperan ver nuestras fotos diarias, y últimamente vamos con retraso o ni siquiera podemos subirlas (esta semana hemos tenido actividad cero).  Mil disculpas de parte de los tres, aunque estoy seguro que todos los lectores nos comprenderán. 🙂

Esto no significa que vayamos a abandonar este blog, si bien es cierto que deshacer todas las cajas de la mudanza, montar los muebles nuevos y arreglar la casa nos va a tener ocupados probablemente hasta que sea el pequeño viajante quien nos ocupe.  En esta etapa que empezamos espero que podamos seguir a otros grandes viajeros familiares, como Pau García Solbes, de El Pachinko, y contar nuestras historias, con un punto de vista adicional.

Los dolores de cabeza de un viajero con un apellido de dos letras

Ho. Ese es mi primer apellido, el de mi padre, y mi abuelo, procedente de la provincia china de Cantón. Se trata de un apellido bastante común en China, donde podemos encontrar otros apellidos cortos, como Li, Wu, Xu y Ng; sin embargo, en la mayoría de los países occidentales, un apellido de solamente dos letras no es para nada común. Esto hace que cada vez que tengo que dar mi nombre a alguien, la conversación sea por lo general de esta manera:
—Mi primer apellido es Ho. Se deletra hache-o.
—¿Ajá?
—Eso es todo, solo dos letras.
—Ah, ¿nada más? Seguir leyendo «Los dolores de cabeza de un viajero con un apellido de dos letras»