En busca del diente de sable en La Brea Tar Pits

La Brea Tar Pits no es una de las atracciones más mencionadas de la ciudad de Los Ángeles, pero sí es una de las más interesantes y una excelente recomendación para todo el que viaje con niños. ¿A qué pequeñín no le encanta la paleontología? Todavía recuerdo cómo me sentí cuando vi mi primer fósil de dinosaurio en un museo y cómo estuve por meses en casa leyendo libros de dinosaurios, pidiendo comida con forma de dinosaurios, etc. Los fósiles de la megafauna del pasado, con aspectos monstruosos en muchos casos, son fascinantes, incluso para los adultos.

La suerte quiso que, unas semanas antes de que visitara Los Ángeles con mis hijos, en la escuela a la que asiste mi hijo mayor le contasen un relato llamado “Yu y diente de sable”, el cual trabajaron durante varias semanas. Ya había decidido llevar a mi pequeño a los pozos de asfalto de La Brea, ya que ante su pasión por los dinosaurios, pensé que le gustaría ver fósiles, si bien el cuento del diente de sable cayó como anillo al dedo, ya que los fósiles en La Brea son principalmente de la era glacial, con mamuts, tigres dientes de sable, mastodontes, etc.

Entrada al museo George C. Page en La Brea Tar Pits, Los Ángeles, California, EE.UU.
Museo George C. Page en La Brea Tar Pits

Al llegar, lo primero que vimos fue el Lake Pit, un enorme pozo de asfalto donde tras un breve periodo de explotación comercial, quedó de tal manera que se acumula una gran cantidad de agua de lluvia sobre el mismo. El asfalto sigue ascendiendo a través del agua, creando burbujas en la superficie. Se puede sentir el olor a asfalto metros antes de siquiera ver el lago. En un extremo se encuentran impresionantes réplicas en tamaño real de mastodontes, escenificando cómo estos enormes animales quedaban apresados en los pozos de asfalto.

Representación de un mastodonte quedando atrapado en el asfalto de Lake Pit de La Brea Tar Pits, Los Ángeles, EE.UU.
Representación de un mastodonte quedando atrapado en el asfalto de Lake Pit

A pocos metros del lago encontramos el museo George C. Page, donde se muestran los fósiles completos de distintos animales de la era glacial, recuperados en los pozos de asfalto. Nos enteramos de que la colección del museo contiene sobre todo carnívoros, debido a que por cada herbívoro que quedaba atrapado en el asfalto, múltiples carnívoros llegaban pensando que habían encontrado una presa fácil, cayendo ellos también presos del asfalto. La proporción de los fósiles en La Brea es aproximadamente de 9 carnívoros por cada herbívoro. Mi pequeño reconoció rápidamente a los fósiles de tigre de sable, si bien se mostraba más impresionado por el tamaño de los mamuts y mastodontes, a los que llamaba elefantes.

Un fósil de un tigre dientes de sable en el museo George C. Page, La Brea Tar Pits, Los Ángeles, EE.UU.
Un fósil de un tigre dientes de sable en el museo

Lo cierto es que el museo está repleto de actividades interesantes para los niños, como un aparato relleno de asfalto en el cual puedes tirar de un cilindro sumergido en el asfalto, el cual te ayuda a comprender la enorme fuerza con la que te aprisionaría el asfalto si cayeras en un pozo, o actividades con personal del museo para separar piezas de fósiles de rocas y tierra.

Separando fósiles en el museo George C. Page, La Brea Tar Pits, Los Ángeles, EE.UU.
Separando fósiles en el museo

En el exterior, hay visitas con guías del museo, también enfocadas a enseñar a los pequeños lo que ocurrió en La Brea hace miles de años y el trabajo científico que se realiza en los pozos de asfalto al día de hoy. Se puede observar cómo se excava un pozo y los sistemas que se emplean para mantener todo material excavado bien identificado. Gracias a banderines de colores e información en un pizarrón, se puede también conocer a qué tipo de animal corresponde cada hueso que se ve asomando de la tierra.

Visitando la excavación en el foso 91 de La Brea Tar Pits, Los Ángeles, California, EE.UU.
La excavación en el foso 91 (Pit 91)

Tras explorar el interior y exterior del museo, nos acercamos al Los Angeles County Museum of Art, o LACMA, otro excelente museo para familias que se encuentra a pocos metros. Conforme nos alejábamos de La Brea, mi pequeño me seguía hablando de diente de sable y de los elefantes. Seguro que querrá regresar en el futuro.

Cómo llegar
Los Ángeles no es una ciudad conocida por tener un excelente sistema de transporte público, debido a que históricamente siempre se ha potenciado la compra de automóviles particulares. Por ende, la mejor manera de moverse por Los Ángeles es en auto de alquiler. Sin embargo, es posible llegar a La Brea Tar Pits en transporte público, si bien es probable que requiera conexiones y pueda tardar mucho. La página web www.metro.net tiene un planificador de ruta que incluye todo el transporte público del condado de Los Ángeles.

2 comentarios sobre “En busca del diente de sable en La Brea Tar Pits

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *