El callejón de Batman

Tenía un viaje relámpago que realizar a Sao Paulo cuando me llegó uno de esos emails de TripAdvisor.com en los que muestran sitios interesantes para conocer en todo el mundo. Por casualidad, en este correo mencionaban un lugar en Sao Paulo, llamado Beco do Batman. El hecho de que estuviera en la ciudad que pronto visitaría y su peculiar nombre llamó mi atención e hice clic en el enlace para conocer más al respecto. Así fue como me enteré sobre esta joya que se encuentra en una de las zonas más bohemias de la mayor urbe de Brasil, Villa Madalena.

Para los amantes del arte urbano, el callejón de Batman, o beco do Batman, es una excelente visita en cualquier viaje a Sao Paulo. Se trata de una zona del barrio de Villa Madalena, donde hace ya muchas décadas apareció un grafiti del superhéroe Batman, el cual llamó la atención de muchos otros artistas urbanos que convergieron en estas callejuelas para decorar sus paredes, puertas, adoquines y cualquier otra superficie que se prestara para dar rienda suelta a su imaginación.

Hoy día, este callejón es una parada obligatoria para muchos de los mejores artistas urbanos de Brasil y del mundo entero. La calidad de las obras es impresionante. En mi reciente viaje, aprecié todo tipo de escenas. Una batalla entre personajes extraterrestres y humanos donde los rayos láser zigzagueaban por toda la pared. Hermosos diseños inspirados en árboles, flores y plantas. Un comentario sobre la reciente compra de Lucasfilm por parte de Disney, a través de una escena donde un C3PO confundido observa a un Mickey con cabeza de Yoda que le recibe con los brazos abiertos. Una denuncia social sobre cómo las grandes empresas buscan lucrarse a costa de destruir el medio ambiente, con un ejecutivo leyendo una revista sobre economía mientras utiliza el muñón de un árbol recién cortado como si fuese un sanitario.

El Beco do Batman es una increíble muestra de arte en constante evolución. Es difícil que dos visitas al callejón sean iguales. Justamente, mientras lo recorría, apreciando los elaborados grafitis plasmados en sus muros, me encontré al girar en una esquina con un joven que, armado de una gran cantidad de pintura en aerosol, preparaba la base de una nueva obra. Tras tomarse unos minutos de descanso, sin duda alguna para concentrarse en medio de la tormenta de clics de las cámaras fotográficas de los transeúntes, tomó una escalera y volvió a su lienzo. Ante la mirada cautiva de los espectadores, siguió dando forma a su pieza, la cual parecía algún tipo de flor. Tuve que abandonarlo antes de que acabase su faena, y lamentablemente creo que la próxima vez que visite Sao Paulo, no contemplaré aquella flor en la que lo vi trabajando. Así de efímeras son las obras en este callejón, como una flor que rápidamente se marchita, pero que durante el tiempo en que está abierta, su gran belleza maravilla a todo el que la ve.

Cómo llegar
La parada de metro más cercana al callejón de Batman es Sumaré, en la línea 2 (verde). Sin embargo, la caminata es mucho más agradable desde la estación de Vila Madalena, permitiendo conocer el barrio de Vila Madalena paseando en dirección hacia el Beco do Batman.

5 comentarios sobre “El callejón de Batman

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *