Colón, puerta de riquezas naturales y comerciales

Si Panamá tiene una posición privilegiada en el panorama mundial, Colón es una de las provincias mejor situadas de todo el país. Ubicada en la vertiente atlántica de Panamá, desde la época colonial Colón jugó un papel importante en el paso del oro del nuevo mundo hacia España. Localidades como Chagres, Nombre de Dios o Portobelo con sus famosas ferias, fueron símbolo de bonanza y centro del comercio de ultramar.

Hoy en día la provincia sigue liderando el comercio de importación y reexportación en Panamá y en la región, con su Zona Libre y el movimiento de carga en sus puertos.  Pero Colón no es solo comercio y contenedores; sus hermosas playas, su exuberante vegetación, el Canal de Panamá, su folclore y su gastronomía, hacen de Colón un sitio para visitar y re-visitar.

Baila, baila con tu pollera congo
Baila, baila con tu pollera congo. Fuerte de Portobelo

Dominando la entrada del río Chagres encontramos el Fuerte de San Lorenzo, declarado, junto a las fortificaciones de Portobelo, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980. La idea de construir un fuerte en este sitio, surgió de la necesidad de proteger las riquezas que viajaban a España de los corsarios y piratas que acechaban la zona. Hoy en día son sus ruinas laberínticas y sus pesados cañones los únicos testigos que quedan de su grandeza de antaño.

Llegar al Fuerte de San Lorenzo es de por sí una aventura, que comienza atravesando una de las compuertas de las esclusas de Gatún, el complejo más grande del Canal de Panamá, y continúa al adentrarse en los predios abandonados de la antigua base militar Fort Sherman. Este paso por las esclusas es todavía más impresionante si se hace a pie, aunque en cualquier caso es imprescindible hacerlo cámara en mano, porque las vistas del Canal son incomparables.

Una vez en el fuerte, el paisaje de la desembocadura del río Chagres es simplemente deslumbrante y su ubicación y la vegetación que lo rodea lo convierte en un sitio ideal para la observación de aves y de monos aulladores, así como para la práctica de kayak y  buceo.

El Fuerte de San Lorenzo y la desembocadura del río Chagres
El Fuerte de San Lorenzo y la desembocadura del río Chagres

Otro sitio maravilloso para el avistamiento de aves, sobre todo durante la época de migración, es el Panama Rainforest Discovery Center, en Gamboa. Su torre de observación de aves de 40 metros  de altura es la joya de la corona, elevándose por encima de la copa de los árboles y dando al espectador una panorámica de 360º del Parque Nacional Soberanía. Sus senderos y los comederos de colibrí ubicados en el centro de visitantes complementan la experiencia.

Torre de avistamiento de aves en el Panama Rainforest Discovery Center
Torre de avistamiento de aves en el Panama Rainforest Discovery Center

Como ya mencioné, en Colón se encuentran las esclusas de Gatún, cuyo centro de visitantes recomiendo explorar. Además, en sus predios, aprovechando las obras de expansión, se construyó el Centro de Observación de la Ampliación que ofrece una mirada cercana a las dos caras del Canal: la operativa, con buques y cruceros yendo y viniendo por el lago Gatún, y la que está en construcción, que define el futuro de este símbolo del crecimiento de Panamá. Una exposición de fotos y una interesante película completan la visita.

Centro de Observación de la Ampliación del Canal, enero 2014
Centro de Observación de la Ampliación del Canal, enero 2014

Colón es una provincia de contrastes, con un folclore muy rico, con unos parajes espectaculares y con un sabor caribeño único producto de la mezcla y la convivencia de diferentes culturas. He mencionado apenas un puñado de sus tesoros, pero quedan muchos más por nombrar.

Artículo publicado en la revista Encuentro, 9na edición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *