Top 10 – Experiencias de viaje de Carlos en el 2014

Top 10 del perro viajanteEl año pasado, con la mudanza de España a Panamá, mis primeros meses en un nuevo trabajo, y las fiestas de fin de año con la familia (y mi compadre francés, que nos visitó), no logré sacar tiempo para preparar mi acostumbrada lista recordando mis destinos de viaje favoritos.  Este año no quise que sucediese lo mismo, así que he aquí la lista de mis mejores experiencias viajeras en el 2014.  Si deseas ver mis listas anteriores, aquí están las del 20102011 y 2012.

Este año se caracterizó por pocos viajes al extranjero, ya que hay poca competencia entre aerolíneas en Panamá y los precios son altísimos.  Sin embargo, se podría decir que compensamos esta falta de viajes al exterior con algo de turismo interno, sobre todo gracias a las visitas de algunos amigos europeos quienes no tardaron en aprovechar la oportunidad de conocer Panamá ahora que vivimos aquí.

  1. Torres del Paine, Chile
El Gran Salto entre el lago Nordenskjöld y el lago Pehoé, con Los Cuernos de fondo, parque nacional Torres del Paine, Chile
Mi compañero Niko en el Gran Salto entre el lago Nordenskjöld y el lago Pehoé, con Los Cuernos de fondo
El glaciar Grey, parque nacional Torres del Paine, Chile
El glaciar Grey
En el mirador de la base de las Torres del Paine, Chile
Mirador en la base de las Torres del Paine

Por años, Barry Swan, un británico que vive en Colombia, estuvo insistiéndome en que la próxima vez que fuéramos a Chile, hiciésemos algunos de los recorridos de varios días en el Parque Nacional Torres del Paine, en la Patagonia chilena.  Este año finalmente se alinearon los planetas, y le comenté a Barry que este año tendría tiempo para intentarlo. Hicimos la W invertida, un recorrido de 5 días empezando en la parte oeste del parque (refugio Paine Grande) y terminando en el este (campamento Las Torres). Fue duro, ya que no estaba en buenas condiciones físicas y caminamos unos 80km, con todos nuestros bártulos a cuestas, pues íbamos en plan camping, pero fue una de las mejores experiencias de mi vida. No solamente el paisaje es espectacular, ya que contemplamos lagos de aguas turquesas, macizos nevados y hasta un glaciar; además la sensación de haber logrado un viaje tan difícil es extremadamente estimulante. Años más tarde, cuando alguien me pregunte cómo me puede gustar caminar por tantos días sin dormir en una cama ni disfrutar de una ducha, señalaré a mi primer viaje a las Torres del Paine como el responsable.

  1. Copa del Mundo de la FIFA 2014, Brasil
Ceremonia de inicio del partido entre Honduras y Suiza en la Copa del Mundo de la FIFA 2014, Manaos, Brasil
Ceremonia de inicio del partido entre Honduras y Suiza en Manaos
Una tormenta tropical en el Amazonas, cerca de Manaos, Brasil
Una tormenta tropical en el Amazonas
Río de Janeiro, visto desde el Pan de Azúcar, Brasil
Río de Janeiro, visto desde el Pan de Azúcar

Tras asistir al Mundial de Sudáfrica en el 2010 y a las Olimpiadas de Londres en el 2012, tenía claro que este año querría ir al Mundial en Brasil.  Simplemente, estas grandes competiciones deportivas son una enorme fiesta para los viajeros, independientemente de si eres amante del deporte o no (serlo ayuda a disfrutarlas más, claro está).  Brasil es un país gigantesco con mucho amor por el fútbol, así que fue un poco más complicado conseguir entradas para un partido de este Mundial, teniendo que ir hasta Manaos, en medio de la Amazonía, para ver el encuentro entre Honduras y Suiza, pero valió la pena.  Gracias a esto conocimos el Amazonas, dándonos un paseo en barco por el río Negro y el río Solimões, algo que probablemente no hubiéramos hecho de no haber tenido que ir a Manaos.  Puede que nos hubiésemos quedado en Río de Janeiro, donde iniciamos nuestra aventura brasileña, y la verdad no creo que nos hubiésemos quejado tampoco por ello, ya que Río es una de las ciudades más interesantes que he conocido en mi vida.  Nos queda pendiente volver para descubrirla un poco más.  Creo que hay unas Olimpiadas en el horizonte…

  1. Desove de tortugas en Isla Cañas, Panamá
Tortuga olivácea desovando en I sla Cañas, Panamá
Tortuga olivácea desovando en Isla Cañas
Letrero de bienvenida a Isla Cañas, Panamá
Letrero de bienvenida a Isla Cañas
Manglares de Isla Cañas, Panamá
Manglares de Isla Cañas

Hay sitios muy famosos en el mundo para contemplar el desove de las tortugas marinas, como Tortuguero, en Costa Rica.  Sin embargo, en Panamá también existe un lugar fenomenal para ver esta maravilla natural, aunque poco conocido: Isla Cañas, en la provincia de Los Santos.  Se trata de una isla con una playa de unos 14km de longitud donde las tortugas oliváceas desovan entre julio y noviembre, aproximadamente, y donde, con suficiente tiempo para caminar por la playa de noche, es bastante fácil ver a algunas tortugas desovando.  Lástima que sea un sitio tan escondido y con pocas facilidades turísticas.  Para conseguir un lugar donde dormir allí, llamé a la oficina de turismo de la provincia de Los Santos, donde me informaron que no tenían ni idea sobre posible alojamiento en la isla; luego llamé a la oficina de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), quienes me dijeron lo mismo, aunque me dieron el teléfono del director del centro de observación de tortugas de la ANAM en Isla Cañas, y a través de esta persona pude conseguir el contacto de un habitante de la isla que alquila habitaciones.  Toda una odisea que dio sus frutos cuando finalmente vimos a una tortuga poner sus huevos en la playa de Isla Cañas.

  1. La Rioja, España
Viñedos y el pueblo de Briones, España
Viñedos con el pueblo de Briones de fondo
Exposición sobre la fabricación de barriles de vino en el museo Vivanco, Briones, España
Exposición sobre la fabricación de barriles de vino en el museo Vivanco
Hotel Marqués de Riscal en Elciego, España
Hotel Marqués de Riscal, obra de Frank Gehry

La Rioja era la única comunidad autónoma de España que no conocía, con lo cual, al saber que volveríamos a Madrid en verano por la boda de mi amigo Sito, empecé a hacer planes para pasar algunos días en una de las regiones vinícolas más famosas del mundo.  Nuestra base de operaciones fue la capital, Logroño, desde donde en un auto de alquiler recorrimos las carreteras secundarias de La Rioja, rodeadas del verde de los viñedos y el ocre de los campos de cultivos en verano, para visitar diversar bodegas.  Conocimos la bodega y museo Dinastía Vivanco, en el pueblo de Briones, y la bodega de Marqués de Riscal, en Elciego.  El museo Vivanco es espectacular, con todo tipo de información sobre cultivo de la vid y la producción y consumo del vino.  En esta exhibición se encuentran varios lagares, una sección dedicada a la fabricación de los barriles y los corchos que tapan las botellas de vino, una muestra arqueológica de objetos relacionados con el consumo del vino, una galería de arte con obras como Le troubaudour de Joan Miró, y hasta una enorme colección de sacacorchos de todo tipo de diseño.  Por su parte, la bodega Marqués de Riscal es conocida a nivel mundial no solamente por sus vinos, sino también por el hotel diseñado por Frank Gehry.  Esto fue lo que nos atrajo originalmente, pero al final quedamos disfrutando por primera vez y por error de un menú degustación de estrella Michelín, en el restaurante gastronómico del hotel.  Fue un viaje de muchas experiencias nuevas y de muy buen comer y beber; la pena es que fue muy corto.  Pero no hay problema, seguro volveremos a La Rioja.

  1. Países Bajos
Mercado de quesos tradicional en Gouda, Países Bajos
El mercado de quesos tradicional en Gouda
Binnenhof, la sede del gobierno de los Países Bajos en La Haya
Binnenhof, la sede del gobierno de los Países Bajos
Molinos de Kinderdijk, Países Bajos
Molinos de Kinderdijk

Durante la visita de mi amigo Frank Wareman durante los carnavales, y tras enterarse de que iríamos en verano a una boda en Madrid, Frank propuso que nos reuniésemos un grupo de viejos amigos en su casa en La Haya.  Inicialmente no sabía si iba a poder tomar más días de vacaciones para esto, pero por suerte decidí pedirlos, ya que pasamos una magnífica semana en la tierra de los tulipanes y los zuecos.  En La Haya conocimos su centro histórico, incluida la sede del gobierno neerlandés, el Binnenhof; conocimos a la famosa joven de la perla en el Mauritshuis; disfrutamos de fuegos artificiales en la playa de Scheveningen; y exploramos los monumentos más famosos de los Países Bajos, a escala, en Madurodam.  Desde La Haya también partimos para visitar la cosmopolita Rotterdam; los románticos canales de Utrecht; la casa de Ana Frank en Ámsterdam; el mercado de quesos tradicional de Gouda; y los molinos y canales de Kinderdijk, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, donde nuestro pequeño viajante mostró más interés por un pequeño molino de juguete que le regalamos que por los de tamaño real.  Fueron unas excelentes vacaciones en familia rodeado de buenos amigos en un pequeño país que tiene mucho que mostrar a nivel cultural.

  1. Carnavales en Las Tablas, Panamá
Desfile nocturno de carnavales en Las Tablas, Panamá
Desfile nocturno de carnavales en Las Tablas
Culecos en carnavales en Ocú, Panamá
Culecos en carnavales
Carroza de carnavales de día en Las Tablas, Panamá
Carroza de carnavales de día

Hacía una década que no pasaba carnavales en Panamá y lo cierto es que solamente los extrañé el primer año que estuve lejos, ya que creo que a partir de allí siempre estuve viajando en esas fechas.  Por ende, no pensaba volver a los multitudinarios festejos del interior del país al regresar a Panamá, pero mis amigos de Europa se encargaron de que cambiase de planes.  Frank, de Países Bajos, y Nick, del Reino Unido, vinieron en febrero para conocer los carnavales panameños y evidentemente los llevé a la celebración más grande del país, la realizada en Las Tablas.  Allí descubrieron que los “culecos”, las fiestas al aire libre donde se rocía a los espectadores con agua desde carros cisternas, son realmente agradables cuando te encuentras con el calor tropical.  Fue curioso para mí pensar que la última vez que fui a Las Tablas, era un joven de veintipocos años que lo que buscaba era fiesta y borracheras, y no prestaba mucha atención a las tradiciones relacionadas.  Este año hice mis primeras fotos de las carrozas de las reinas y princesas de Calle Arriba y Calle Abajo, las zonas en las que se divide el pueblo para llevar a cabo su pintoresca batalla en busca de realizar el mejor carnaval de Las Tablas.  Es espectacular ver cómo cada día, cada bando saca a relucir por lo menos unas cinco carrozas; dos durante el día y tres durante la noche.  Me queda pendiente volver con una buena cámara para obtener mejores fotos de todo este derroche de imaginación y alegría.  Por suerte, ya tengo excusa, ya que mi amigo Frank ha decidido repetir en el 2015 y ya tiene su vuelo a Panamá reservado.

  1. Centro histórico de Las Vegas, EE.UU.
El cementerio del neón de noche, Museo del Neón, Las Vegas, EE.UU.
Museo del Neón, Downtown Las Vegas
Fremont Street, Downtown Las Vegas, EE.UU.
Fremont Street, Downtown Las Vegas
Museo del Crimen Organizado, Las Vegas, EE.UU.
Museo del Crimen Organizado, Downtown Las Vegas

Este fue un viaje que no tenía planificado y que surgió al ver una oferta de Copa Airlines que me permitía ir a Las Vegas por menos de 400 USD y con ello subir de nivel de viajero frecuente.  Habiendo ido ya tres veces al Strip, esta vez tenía más interés por conocer el centro histórico de Las Vegas, o Downtown, el cual ha sido objeto de una intensa campaña de restauración y renovación en las dos últimas décadas tras haber sido opacado completamente por el opulento Strip.  Fremont Street, el núcleo de revitalización del Downtown, está repleto de casinos, bares, restaurantes, y por supuesto, muchas luces, tanto de neón como de las modernas LEDs.  Y hablando de neón, una de las razones que más me impulsaron a visitar el centro histórico es el Museo del Neón, un depósito de letreros luminosos de esta ciudad tan obsesionada con los espectáculos despampanantes de luces.  En este peculiar museo no solamente se almacenan los letreros, puesto que también se llevan a cabo trabajos de conservación y restauración, permitiendo así recuperar la gloria de algunas de estas magníficas obras de arte moderno.  De esta forma, se puede realizar una visita nocturna durante la que se pueden apreciar estos letreros restaurados completamente iluminados, mientras el guía del museo va explicando la historia de los mismos, de los negocios que los ostentaban y de la célebre Ciudad del Pecado.  Se trata de un maravilloso viaje en el tiempo a través de los letreros y las palabras de nuestro conductor, una de las mejores visitas guiadas que he hecho en mi vida.

  1. Isla de Coiba, Panamá
Pez sapo en las aguas de la Isla de Coiba, Panamá
Pez sapo en las aguas de la Isla de Coiba
Campamento de la ANAM en Isla Coiba, visto desde el mirador de Punta Gambete, Panamá
Campamento de la ANAM en Isla Coiba, visto desde el mirador de Punta Gambete
Una estrella de mar corona de espinas en Isla Coiba, Panamá
Una estrella de mar corona de espinas

Uno de mis mejores amigos, mi doble compadre (soy padrino de su hijo y él del mío) francés, es un buzo recreativo con mucha experiencia, pero que nunca ha visto un tiburón ballena en sus cientos de inmersiones.  Cuando empezamos a conversar sobre su visita a Panamá para el bautizo de mi hijo y le comenté que en la isla de Coiba se ven regularmente a los peces más grandes del mundo entre diciembre y abril, lo tuvimos claro: allí debíamos ir.  Lamentablemente, a pesar de que habían buenas condiciones para verlos, no se apareció ninguno, con lo cual tengo pendiente repetir visita en el 2015, pero esto tiene poca importancia.  La verdad es que Coiba es un paraíso para los buceadores, y en cada inmersión se ve una gran cantidad de cardúmenes, tiburones, tortugas, etc.  Mi compadre y yo vimos, por ejemplo, cardúmenes de rayas y de barracudas, y tras nuestra última inmersión, en un sitio al que llaman “el buffet” por la enorme cantidad de peces que se encuentran allí, me dijo que si todas las inmersiones en Coiba eran así, él no tendría problema con venir a Panamá a visitarme todos los años.

  1. San Blas, Panamá
Atardecer en San Blas o Guna Yala, Panamá
Atardecer en el archipiélago de San Blas o Guna Yala
Cayos Coco Bandera y un pecio en San Blas, Panamá
Cayos Coco Bandera y un pecio
Cardumen y coral en San Blas, Panamá
Cardumen y coral en San Blas

Siempre he dicho que las mejores playas que he visitado en mi vida están en el archipiélago de San Blas o Guna Yala, una comarca indígena con cierto nivel de autonomía que la etnia Guna administra en el Caribe panameño.  Los gunas no han permitido que las grandes cadenas hoteleras se instalen en sus tierras, con lo cual cada isla parece extraída de un catálogo de cruceros del Caribe, rodeadas de corales, con arena blanca, aguas cristalinas, y sin grandes edificios.  En la mayoría de los casos, estas islas están completamente desiertas, o si acaso se encuentra la choza de una familia guna que se dedica a proveer servicios a los turistas, incluidos, por supuesto, la venta de molas (un tipo de artesanía guna) y pipas (un coco verde, con una gran cantidad de agua, que se bebe).  En esta ocasión, mi tercera visita al archipiélago, con varios amigos europeos, conocimos los cayos Coco Bandera, donde aparte de relajarnos en la playa, hicimos snorkel alrededor de un pecio cercano, en un arrecife de coral.  También participamos de la feria de Isla Tigre, una de las más tradicionales de la comarca, y vimos a lo lejos los Cayos Holandeses, supuestamente las islas más bonitas de San Blas.  Creo que ya tenemos plan para la próxima visita de nuestros amigos…

  1. Castillos del Valle del Loira, Francia
Jardines del Château de Villandry, Francia
Los impresionantes jardines del Château de Villandry
Jardines del castillo de Villandry, Francia
Jardines del Château de Villandry
Château de Cheverny, Francia
Château de Cheverny

Natalie y yo hemos visitado en múltiples ocasiones el Valle del Loira, puesto que allí viven unos de nuestros mejores amigos del mundo mundial, la familia Vogin.  David, el padre, es precisamente mi doble compadre, quien mencioné en la parte de Isla Coiba.  Con tantas visitas, es complicado maravillarse tanto con sus famosos châteaux, pero este año conocimos uno que teníamos en nuestra lista desde hace tiempo: Villandry.  Todas las imágenes que habíamos visto de sus jardines eran espectaculares y no nos defraudó.  Realmente son de los jardines más hermosos que he visto en mi vida y por supuesto, con el castillo de Villandry de fondo, la escena es incluso más impresionante.  Esta fue la segunda visita de nuestro pequeño viajante a los castillos del Valle del Loira, tras haber conocido Chambord en el 2013, y estoy seguro que no será la última.

A pesar de que viajar desde Panamá es realmente un lujo, estoy contento de haber podido realizar una buena cantidad de viajes en el 2014 y espero que el año que viene sea incluso mejor.  Por ahora, el panorama pinta bien, ya que tenemos reservas para llevar a nuestro pequeño a conocer Disneyland California y La Habana, Cuba.  También tenemos un vuelo de ida a Londres con el que todavía tenemos que decidir qué vamos a hacer y para cuándo pillaremos el vuelo de regreso, y una reserva de un crucero por Alaska, para celebrar junto con mi madre sus 60 años.  Suena a que será otro excelente año de viajes, y el problema será tener suficientes días de vacaciones.

¿Y para ti, qué tal ha sido tu año viajero?  ¡Cuéntanos sobre tus viajes favoritos del 2014 en los comentarios!

7 comentarios sobre “Top 10 – Experiencias de viaje de Carlos en el 2014

  1. Creo que el ultimo dia en el parque fue mi favorito. Cuando nos levantamos y vimos el cielo completamente vacio de nubes, con una luna llenisima dando luz a todo, sabia que sera perfecto. Yendo a las Torres es una loteria por el clima, no sabes si vas a ver algo o no (la mayoria de los dias, no).
    Y obviamente, finalmente llegando a las Torres, para ver el cambio de colores tan perfecto…

    Para donde vamos en 2015?

    1. Para mí el primer día y el último día fueron los mejores. En el primer día vimos muchas escenarios hermosos que sirvieron para hacer unas magníficas fotos: el gran salto entre el lago Nordenskjöld y el lago Pehoé, las aguas turquesas de estos lagos, los Cuernos, el Paine Grande, el glaciar Grey, etc.

      En el último día pudimos apreciar la belleza de las Torres desde su mirador con un tiempo envidiable. No podíamos haber pedido una mejor manera de finalizar este arduo periplo, y la sensación de haber conseguido un gran logro a pesar de la fatiga física fue muy gratificante.

      Para el 2015, te tengo varias opciones, Barry: tenemos el GP Porto Alegre en las mismas fechas, con lo cual podríamos ir a algún sitio en Brasil o tal vez volar a Argentina, o podríamos ir a alguno de los GPs en EE.UU, ya sea Indianápolis o Seattle/Tacoma. Este último me complica un poco los días de vacaciones necesarios, pero tengo entendido que los parques nacionales en el estado de Washington son espectaculares.

      1. Muy bonito Carlos, planeando cosas sin mi ;( jajajaja

        Sobre la aventura no os diré nada nuevo: a mi el tercer día me pareció lo más auténtico que uno podría desear: lluvia, viento, barro, cansancio, refugios poco reconfortantes y el espíritu humano, que nos llevó a disfrutar de la mejor noche de la aventura, compartiendo el “dolor”, comida y muchas historias con todos los demás caminantes de la zona.
        La ducha caliente y la estufa… también ayudaron!

        Queremos más!

        Me encantaría subir el Kilimanjaro, pasar por la base del Himalaya, el camino del Inca y bueno, por ahora estos jejeje.
        Siento que el Gran Cañón no lo terminamos de apreciar del todo.. puede que me quiera unir a algún GP por la zona y de paso.. no?

        1. Yo insisto en que me pareció bien vivir esa día tan duro, pero podría vivir el resto de mi vida haciendo trekking sin pasar por eso de nuevo. No lo echaré de menos, jajaja.

          Estoy de acuerdo con que hay que volver al Gran Cañón, y caminarlo. Queda pendiente.

          ¿Te sumas a ir a algún sitio en Suramérica para el GP Porto Alegre?

          1. No tienes planes para ir para Europa?
            Estoy pensando en estar alla en Mayo para Utrecht, y otros evenots muy cerca.

          2. Otra cosa – cuando llegue a Colombia, me di cuenta que esa noche estuve tan cerca al estufe que queme los pantalones. Tengo manchas de puro plastico donde se deritio 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *