Visitando el Biomuseo de Frank Gehry durante su pre-apertura

En la década de los 80, Bilbao era un importante puerto industrial en acusada decadencia donde casi no existía el turismo. En el País Vasco, la estrella era la cercana San Sebastián, pero 20 años después, eso cambió drásticamente. Hoy día a Bilbao llegan a diario turistas de todas partes de Europa, en gran medida deseando contemplar una de las joyas de la arquitectura moderna: el Museo Guggenhein de Bilbao, obra del canadiense Frank Gehry. Al efecto que causó en la capital de Guipúzcoa este estilizado edificio recubierto de placas de titanio se le conoce precisamente como “el efecto Bilbao”. Es una consecuencia común de las grandes obras de la arquitectura moderna. A Valencia acuden muchos turistas para ver la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Santiago Calatrava, y en la bodega Marqués de Riscal en Álava, el gran protagonista es un hotel, obra también de Frank Gehry. Ahora Panamá cuenta con un edificio de uno de estos grandes arquitectos modernos, precisamente Gehry: el Museo de la Biodiversidad o Biomuseo, ubicado en la Calzada de Amador. A pesar de no estar completo, el Biomuseo abrió sus puertas al público el día 11 de julio, en un horario reducido de viernes a sábado.

El Biomuseo de Panamá, diseñado por Frank Gehry
El Biomuseo
Detalle de la arquitectura del Biomuseo de Panamá
Detalle de la arquitectura del Biomuseo

Hace unos días aproveché para visitarlo con mi familia, y disfrutamos mucho de las salas visitables, las cuales explican el concepto de la biodiversidad, y cómo el surgimiento del istmo panameño afectó a la biodiversidad de Norte y Suramérica al crear un puente terrestre entre ambas masas continentales.

Antesala del Biomuseo de Panamá
Antesala del Biomuseo
Sala "El gran intercambio" en el Biomuseo de Panamá
“El gran intercambio”, una muestra de los animales que emigraron de norte a sur y viceversa por el istmo de Panamá

Una de las partes más interesantes del museo es aquella en la se encuentran réplicas en tamaño real de los animales que emigraron a través del istmo cuando este surgió del mar: gigantescos perezosos terrestres de más de dos metros, mastodontes, aves del terror, etc. Pero sin duda alguna lo que más nos emocionó fue una presentación audiovisual titulada Panamarama, realizada en una sala con nueve pantallas gigantes que cubren casi todas las paredes, el suelo y el techo, en las cuales se despliega un video que muestra los hermosos ecosistemas que se encuentran en Panamá y las especies que los habitan. Nuestro pequeño de 16 meses miraba fascinado de un lado a otro, siguiendo a una rana aquí, un camino de hormigas allá, un tiburón ballena que pasaba por debajo de nosotros, y así, una infinidad de animales que desfilaban para el deleite de nuestros ojos.

Panamarama, una detallada presentación audiovisual sobre los ecosistemas panameños
Presentación audiovisual Panamarama

Todavía falta por terminar un acuario en el que se mostrarán especies de los dos océanos que bañan las costas panameñas, una escultura que representa la interconexión que existe entre todos los seres vivos, y las zonas de exposiciones en exteriores. El progreso de este proyecto es lento, pues lo administra una fundación que depende de donaciones. Por ello no me molestó tener que pagar la costosa entrada (para estándares panameños), pues sé que con ello estoy apoyando a que se finalice esta gran obra y hayan más opciones de ocio cultural en Panamá. Mientras sigue la construcción, yo seguiré disfrutando de lo que está finalizado, y trataré de contribuir con la fundación. Cada vez que lo veo, me hace sentir que Panamá se esta modernizando, no sólo con sus rascacielos, sino también en lo cultural, y no puedo evitar recordar aquel puerto industrial vasco. El tiempo dirá si esta colorida estructura, la primera obra de Gehry en Latinoamérica, traerá un “efecto Bilbao” a la Ciudad de Panamá.

Cómo llegar El Biomuseo se encuentra en la Calzada de Amador, un área popular de esparcimiento que une varias islas en la bahía de Panamá por medio de una carretera.  Se puede llegar al mismo en taxi o autobús, utilizando la ruta Albrook-Amador de Metro Bus.

Ver mapa más grande

Precios y horarios El precio para adultos residentes es 12 USD y para adultos extranjeros, 22 USD.  Si eres estudiante o jubilado, este es un buen lugar para traer tu carnet, ya que hay un descuento del 50%.

Durante la pre-apertura, solamente se puede visitar el museo de viernes a sábado, en horario de 9:00 a 15:00 los viernes, y de 10:00 a 17:00 los sábados y domingos.

Más información La página web del Biomuseo contiene información actualizada sobre las exhibiciones, horarios y precios, así como el trabajo de la fundación que administra el museo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *