Top 10 – Experiencias de viaje de Carlos en el 2012

Top 10 del perro viajanteOtro año más se fue, dejándonos en ese momento en el que reflexionamos sobre lo que hicimos durante el mismo y nos planteamos lo que queremos hacer en el siguiente. Si bien este ejercicio lo hice ya a finales del 2012, he estado bastante ocupado con varios viajes cortos y visitas en casa y no pude terminar esta entrada hasta ahora. Tal y como hice en los dos años anteriores, voy a compartir mis impresiones sobre mis viajes de este año (aquí están los artículos del 2010 y 2011) y los que me gustaría hacer en el futuro (artículos de 2010 y 2011). En esta entrada hablaré sobre los viajes que más me gustaron del 2012. Curiosamente, la mayoría de ellos me los planteé a finales del año pasado y los puse en mi lista de viajes soñados para este año, pero siempre queda espacio para un viaje sorpresa que sin mucha planificación resulta ser estupendo.

Sin más preámbulo, he aquí mis viajes favoritos de este año que finaliza.

  1. Irlanda del Norte

Las vistas de la Costa de la Calzada, con la Calzada del Gigante incluida, Irlanda del Norte
Las vistas de la Costa de la Calzada, con la Calzada del Gigante incluida, Irlanda del Norte

Desde mi adolescencia, cuando vi por primera vez una foto de la Calzada del Gigante en la enciclopedia Encarta, había soñado con visitar la mítica formación de columnas basálticas hexagonales que, según cuenta la leyenda, construyó el gigante Finn McCool para cruzar de Irlanda a Escocia para batirse con el gigante Benandonner. La visita no me decepcionó, siendo mi viaje favorito del año. La mejor parte, además de contemplar la Calzada, fue recorrer uno de los senderos de la Costa de la Calzada, desde el puente de Carrick-a-Rede hasta la Calzada en sí. Los paisajes son espectaculares y la energía de la naturaleza es palpable en cada rincón; por ejemplo, en la fuerza del mar y de los agentes de erosión que han esculpido esas rocas que hace millones de años fueron expulsadas violentamente en diversas erupciones. Para redondear este estupendo viaje conocimos los célebres murales de Belfast y Derry, desde los clásicos murales políticos hasta los más modernos que conmemoran a hijos queridos de Irlanda del Norte como George Best, C.S. Lewis, o el Titanic. Y claro está, también visitamos el nuevo y flamante museo Titanic Belfast, en el año de su apertura, justo cuando se conmemoraba el primer centenario del naufragio más famoso de nuestra época. ¿Parece poco? Pues también aprovechamos para conocer el complejo megalítico de Brú na Bóinne, aunque eso está ya en la República de Irlanda (si bien es cierto que la gente de esos tiempos se reiría de nuestras fronteras).

  1. Isla de Coiba

Haciendo snorkel con ballenas en Isla Coiba, Panamá
Haciendo snorkel con ballenas en Isla Coiba, Panamá

Hace no mucho tiempo, Coiba era una isla a la que ningún panameño quería ir. Era una colonia penal para los prisioneros más peligrosos, ya sea por violentos o por ir en contra del régimen de turno. Una isla rodeada por fuertes corrientes y tiburones, donde los presos morían y desaparecían. Eso es historia pasada, pero Coiba sigue siendo tan remota, que pocos locales se plantean conocerla. Yo no soy uno de esos panameños, tal vez por el hecho de que ahora que vivo lejos de mi patria siento más deseos de conocer todos sus rincones. Hacía años que quería conocer Coiba, y este año aproveché una visita para ir a ella. No me defraudó: buceando vi tiburones nodriza y de punta blanca, tortugas y cardúmenes de todo tipo. Hice snorkel en uno de los arrecifes de coral más grandes del Pacífico americano. Vi una gran cantidad de ballenas jorobadas, algunas con crías. Visité las instalaciones de la antigua colonial penal, y cerca de las mismas vi guacamayas bandera en libertad. Ahora me quedan las ganas de bucear en sus aguas durante la época de tiburones ballena. Tendré que volver.

  1. Olimpiadas de Londres

Celebración del equipo de fútbol masculino de Corea del Sur en las Olimpiadas de Londres 2012
El equipo de fútbol masculino de Corea del Sur celebran con sus fans la victoria en el partido por la medalla de bronce en las Olimpiadas Londres 2012, Reino Unido

Cuando se anunció que la ciudad de Londres acogería los Juegos Olímpicos del 2012, supe que ahí estaría, incluso sin entradas para alguna de las pruebas. Ya había asistido a la Copa Mundial de la FIFA, y tenía buenas experiencias en cuanto al ambiente que se vive en estas grandes fiestas del deporte, y Londres 2012 no me defraudó. Había gente de todas partes del mundo, todos con ganas de conocer y charlar con otras personas y pasárselo bien. Incluso con deportes que no conocía y por ende no sabía apreciar la técnica de sus atletas, como la lucha libre olímpica, se sentía bien estar ahí, siendo parte de estos juegos, simplemente por los gritos con los que los fans animaban a sus compatriotas. La mejor parte del viaje fue acompañar a los hinchas surcoreanos en su celebración cuando su equipo de fútbol masculino ganó la medalla de bronce.

  1. Florencia y Venecia

Balcón de la Junior Suite del Hotel NH Manin en Venecia
Esta era la vista desde el balcón de nuestra habitación en Venecia, Italia

Conocí Venecia en 1989, cuando tenía 8 años. Esta ciudad me maravilló, como a tantos otros, y tenía muchas ganas de redescubrirla con Natalie. A final de cuentas, hay pocas ciudades tan románticas como la reina del Adriático. Nuestra visita de este año la combinamos con una de las ciudades más artísticas del mundo, Florencia, aunque Venecia fue definitivamente el plato fuerte del viaje. Y cómo no, si terminamos con una habitación de hotel con un balcón con vistas al Gran Canal. Aunque Venecia es mucho más que el Gran Canal; algunos de mis momentos favoritos del viaje fueron descubrir los deliciosos helados de Alaska, comer pizza al taglio en una tranquila plaza de Dorsoduro mientras veíamos a locales jugar, conversar, enamorarse; encontrar, casi sin quererlo, la “biblioteca” de Indiana Jones y la Última Cruzada (Chiesa San Barnaba); y por supuesto, simplemente caminar por las estrechas calles de Venecia, sobre todo de noche, ante la omnipresencia de sus canales y la magia de esta reina que hace que perderse en la misma sea una de las cosas más agradables del mundo (excepto cuando estás caminando con maletas buscando tu hotel).

  1. Mont-Saint-Michel

El Mont-Saint-Michel visto desde las praderas salinas, Normandía, Francia
El Mont-Saint-Michel visto desde las praderas salinas, Normandía, Francia

Desde que vi una foto del Mont-Saint-Michel había deseado visitar esta famosa isla amurallada con una abadía en lo más alto de la misma. Es un lugar mágico, uno de esos sitios que uno debe visitar una vez en la vida, de los que solo con intuir que ya estás cerca sientes una gran emoción. Eso fue lo que sentí desde que divisamos, muy a lo lejos en la carretera, las luces del Mont-Saint-Michel, y no hizo más que crecer conforme el pequeño autobús que nos llevó desde el estacionamiento al monte se fue acercando cada vez más a través del puente que lo une con la tierra firme. No podía creer que finalmente estuviese ahí, enfrente de esta gran roca marina colonizada por los benedictinos, quienes la coronaron con una magnífica abadía, creando uno de los monumentos más espectaculares y reconocibles de Francia. Vale la pena pasar la noche en el monte, como hicimos nosotros, ya que el lugar cobra mucho más ambiente y las hordas de turistas lo abandonan.

  1. Alt Empordà

Huevos en la fachada del Teatro-Museo Dalí en Figueres, España
Huevos en la fachada del Teatro-Museo Dalí en Figueres, España

Este fue uno de los viajes sorpresa de este año. Tras pasar un excelente rato conociendo otros blogueros el de viajes, gente con inquietudes similares a las mías, en el TBEX en Gerona, tuvimos la oportunidad de alojarnos en un hotel de la provincia. Decidimos ir al norte, a Rosas, desde donde exploramos la comarca de Salvador Dalí, visitando aquellos sitios que guardan alguna relación con él: su casa en Cadaqués, su museo en Figueras, el Cabo de Creus que tanto lo inspiró… Me encantó seguir las huellas de este genial artista y conocer diversas facetas del mismo, pues es palpable la diferencia de sus gustos para su vida privada y la pública, sobre todo en lo diferente que es la piscina de su casa en comparación con lo que hay en el interior de su hogar. Como mencionó Natalie en una entrada anterior, es un viaje que queremos repetir con nuestro hijo, quien nos acompañó en su vientre, cuando tenga edad para recordarlo. Le contaremos cómo estuvo allí cuando apenas llevaba un mes en la barriga de su madre.

  1. Transilvania

La iglesia fortificada de Biertan, Patrimonio de la Humanidad, Rumanía
La iglesia fortificada de Biertan, Patrimonio de la Humanidad, Rumanía

¿Por qué Transilvania? Honestamente, porque aproveché una oferta en el 2011 con KLM con la cual esperaba subir de nivel de viajero frecuente ese año. Pero el destino se interpuso, me fui a trabajar a Francia, y no pude aprovechar ese viaje; sin embargo, pude cambiarlo para viajar en marzo del 2012. No sabía que iba a hacer en Bucarest, pero una vez que el viaje se fue acercando, tomé el mapa de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fuente usual de inspiración, y encontré mi destino: las iglesias fortificadas de Transilvania. De paso, aprovechamos para visitar el castillo (más bien palacio) de Peleş, y pensábamos conocer el castillo de Bran, del cual se dice que parece salido de una película de Drácula (en realidad Vlad Teppes, la inspiración para el relato de Bram Stoker, nunca vivió ahí). Aún así, lo que más me gustó fueron precisamente las iglesias, sobre todo la de Viscri, un pueblo remoto de calles de tierra, donde por suerte nos encontramos con su anciana guía, quien nos explicó en francés la historia de la iglesia. En cada iglesia sentía que podía palpar y respirar el pasado de estas antiguas villas, donde por la frecuencia de los ataques extranjeros llevó a sus pobladores a crear bastiones de defensa alrededor de sus templos de oración. Ahora, a ver cuándo volvemos, porque me quedé con ganas de conocer otras iglesias y el centro histórico de Sighişoara, también Patrimonio de la Humanidad, por donde pasamos un par de veces… Y tal vez podríamos llegar hasta las iglesias de Maramureş y Moldavia

  1. Cataratas del Niágara

Las cataratas del Niágara iluminadas de noche, vistas desde Prospector Point, en Niagara Falls, NY, EE.UU.
Las cataratas del Niágara iluminadas de noche, vistas desde Prospector Point, en Niagara Falls, NY, EE.UU.

Uno de mis sueños es conocer las tres grandes cataratas del mundo: las del Niágara, las del Iguazú, y las Victoria. Como tenía un viaje programado a EE.UU. esta primavera, decidí utilizarlo para conocer las del Niágara. Fue una visita agradable, aunque tras haber conocido las del Iguazú primero, las norteamericanas salieron un poco mal paradas, pues las suramericanas son mucho mas impresionantes. Sin embargo, me agradó mucho ver el espectáculo de luces que se monta por las noches en las cataratas; es algo único. Al que desee conocer las tres, como yo, un consejo: visita primero las del Niágara. Así la impresión será progresiva.

  1. Andorra

Esquiando en Navidades en Arinsal, Andorra
Esquiando en Navidades en Arinsal, Andorra

Una de las mejores Navidades que hemos pasado fueron las del 2008, cuando alquilamos una cabaña en Zermatt, en medio de los Alpes. Al finalizar el 2011, tenía claro dónde quería pasar las fiestas de fin del siguiente año: en algún sitio nevado, nuevamente. Andorra ha estado en nuestras opciones para unas vacaciones de este tipo desde hace años, al estar cerca y permitirnos conocer un país más, y dado que hoy día dos primos míos y mi hermana viven en Barcelona, tenía más sentido que nunca. No puedo decir que haya conocido mucho del país, puesto que al final me entusiasmé tanto con el esquí que no salí de las estaciones de Vallnord. Justamente no esquiaba desde mi visita a Zermatt, y mi reencuentro con este deporte en medio de los blancos Pirineos fue uno de los mejores momentos del año, sobre todo al poder practicarlo, por primera vez, con mi familia.

  1. San Juan en A Coruña

Hogueras de San Juan en A Coruña, España
Hogueras de San Juan en A Coruña, España

Otro de mis viajes inesperados de este año que me sorprendieron gratamente. Natalie se fue a pasar las últimas semanas de junio a Panamá, con lo cual me busqué que hacer en esas fechas. Joana, una amiga panameña que vive en Coruña, cumplía años justo en la semana de la fiesta de San Juan, así que me autoinvité a pasar ambas festividades con ella. Es sorprendente que, tras siete años en España, todavía no hubiese asistido a ninguna de las famosas celebraciones de San Juan. Me recibió una Coruña con un gran ambiente, con olor a churrasco y sardinas asadas flotando en el aire y mucha algarabía. Vivir la noche de las hogueras fue algo especial, no solo por la alegría, el alcohol y las excelentes oportunidades para hacer fotos, sino también porque me hizo pensar en muchas cosas sobre mi pasado, mi presente y mi futuro, como comenté en una entrada anterior. ¡Y vaya si ha cambiado mi vida desde esa reflexión! Estoy ahora en un máster en sistemas ferroviarios, empecé una beca en Metro Ligero Oeste de Madrid, voy a ser padre de un niño en abril y estoy a punto de mudarme de casa.

¿Qué hay del resto de la lista que preparé a finales del 2011? La verdad es que cumplí con casi todo, solo me faltó mencionar en este artículo Berlín y el concierto de música de Final Fantasy en Londres. A este último sí que fui, pero me pareció apropiado mencionar Londres solamente una vez, y la verdad es que en las Olimpiadas lo pasé mucho mejor. En cuanto a Berlín, ese fue el viaje para el cual el año se quedó muy corto. Pero ya tendremos otras oportunidades de visitar la capital alemana.

Ahora me queda escribir sobre mis destinos soñados para el 2013. Mi lista de los viajes que más anhelo sigue siendo similar a la que redacté al comienzo del blog; sigo sin conocer Australia y Vietnam, por ejemplo. Por ello no escribiré sobre estos destinos que tanto deseo conocer, y como tampoco contemplo hacer muchos viajes durante este año por el nacimiento de nuestro hijo, lo enfocaré desde otro punto de vista. Mientras estaba en Andorra, estuve pensando en qué otros lugares me gustaría pasar las Navidades con mi familia, y creo que esa será la base para este artículo. Mientras tanto, ¡cuéntanos en los comentarios algo sobre tus viajes favoritos del 2012!

11 comentarios sobre “Top 10 – Experiencias de viaje de Carlos en el 2012

    1. Jejeje, bueno, por ahora no tenemos muchos planeados. Queremos ir a Panamá en Navidades, y tal vez a Polonia en agosto. ¿Qué piensas?

  1. uuyyy, pues el de Rumanía tiene una pinta!!!! Tenia yo ganas de preguntarte al respecto que siempre he querido conocer transilvania ¿cuantos días fuisteis? ¿os movisteis en coche alquilado por el país o transporte público?

    Por cierto que fotazas todas

    1. Hola Rocío,
      Fuimos por tres días, lo cual la verdad fue muy poco. Me hubiese gustado una semana, para tratar de ver casi todas las iglesias fortificadas, que son muy bonitas.
      Nos movimos en coche alquilado, ya que éramos tres y salían bien las cuentas así, sobre todo porque la tarifa a partir de 4 días de alquiler es barata (estuvimos 4 días calendarios en Rumanía, pero la verdad es que sólo fueron útiles para el turismo 3, el resto nos la pasamos viajando).
      Además, en muchas partes de esa región el transporte público es casi inexistente. Por ejemplo, a Viscri, el pueblo con calles de tierra que mencioné, no tengo ni idea de cómo se podría ir en transporte público. Hay una carretera secundaria en bastantes malas condiciones, y no se veían casi almas en el camino.

      Si quieres ir en transporte público, probablemente te viene mejor ir en verano, cuando la oferta se incrementa. Nosotros fuimos en abril, y eso todavía se consideraba invierno. Y la verdad es que la nieve a los lados de las calles superaba el metro de altura…

      1. Muchas gracias Carlos por la información!

        Hace tiempo que tengo ganas de conocer Rumania y en concreto Transilvania, te vi alguna de las entradas super chulas que escribiste y voy a ver si puedo planearlo para mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *