El perro viajante

Aserrín, aserrán, los maderos de San Juan…

La playa comenzó a iluminarse. La temperatura, que había bajado considerablemente al desaparecer el sol, aumentaba cada vez más, al punto de que la cazadora que apenas hacía unos minutos sentía que me abrigaba cómodamente, ahora me asfixiaba. Sentía un intenso fogaje en la cara, por donde rápidamente empezaron a correr copiosas gotas de sudor. Había llegado la medianoche, era el comienzo del día de San Juan, un momento mágico en el que, según las tradiciones gallegas, se ahuyenta a las meigas y brujas con el fuego purificador de las hogueras. Mismo fuego con el que se quema el pasado, personificado en cualquier trozo de madera vieja, aunque algunas personas son más específicos y llevan recuerdos del ayer, como los cuadernos del colegio.

La playa de Orzán en La Coruña, España, en llamas durante la fiesta San Juan

Las llamas se apoderan de la playa en la fiesta de San Juan

Tal vez era el pasado lo que me había llevado hasta allí, aquella conexión con Galicia, herencia de mis bisabuelos, quienes emigraron hacia el nuevo mundo en la primera mitad del siglo pasado. Tal vez sería el encanto de una meiga, aquellos seres mágicos de la mitología celta con características similares a las brujas. En siete años que llevo viviendo en España, nunca me había planteado asistir a una fiesta de San Juan, aun conociendo la gran reputación de varias de estas celebraciones. Este año no iba a ser distinto. Pero un día le pregunté a una amiga que vive en La Coruña qué haría para su cumpleaños (22 de junio) y me dijo que no se movería de allí, puesto que coincidía con la fiesta de San Juan. Tras haberlo esquivado por mucho tiempo, el gusanillo de la curiosidad me picó y decidí experimentar por cuenta propia las famosas hogueras.

Hoguera en la playa de Orzán durante las fiestas de San Juan en La Coruña, España

El fuego tiene algo que nos fascina a los humanos

El día 23, a tempranas horas de la tarde, las playas urbanas de La Coruña, las de Riazor y Orzán, eran un hervidero de actividad. La gente estaba ya guardando los mejores espacios para sus hogueras, importándoles poco el tener que soportar por más de ocho horas un incandescente sol en medio de un día sin nubes, lo cual, según me contaron, suele ser bastante raro en esas fechas.

Los jóvenes abarrotaban el paseo marítimo con inmensos contenedores de basura cargados de madera, llevándolos hacia los sitios ya reservados por sus amigos. Risas, gritos, un choque entre contenedores, de pronto el gran estruendo del contenido de un contenedor al caer sobre la playa desde un contenedor que han volcado directamente desde lo alto del paseo marítimo. El ambiente era muy festivo y a nadie parecía importarle, ni siquiera a los policías, que seguramente estaban allí solamente para mantener un mínimo orden. Cada cierto tiempo aparecía una banda de música o gente con aspecto de saltimbancos para el deleite del público. En mitad de la playa de Riazor, una televisión gigante permitiría que todos pudieran apreciar los cuartos de final de la Eurocopa entre España y Francia, pero en ese momento, pasaban los últimos éxitos del DJ francés David Guetta. Mientras tanto, en la playa de Orzán, la preferida por los más jóvenes, ya se podían apreciar varios esperpentos de madera esperando su combustión. Algunos osados estaban en proceso de construir verdaderas torres de unos cuatro metros de altura, apilando pallets unos sobre otros y probando la estabilidad del coloso combustible con cada adición, mientras sus amigos les traían más madera. Pensé que posiblemente los bomberos o policías les dirían algo, pues parecía algo peligroso, me bastaba con imaginarme una hoguera más alta que un jugador de baloncesto cayendo sobre la muchedumbre reunida en la playa, pero parece que estas hogueras son bastante comunes y la gente sabe perfectamente cómo construirlas.

Jóvenes transportando madera para las hogueras de San Juan en La Coruña, España

El arduo proceso de bajar la madera para las hogueras a la playa

Una hoguera de San Juan de más de 3 metros de altura

Una súper mega hoguera mutante

Conforme el sol fue bajando, la playa se animaba cada vez más. Casi no quedaba un sitio libre en la arena, pero por suerte la marea estaba bajando, con lo cual se despejaba más espacio conforme pasaban los minutos.  Tras los gritos causados por los goles de Xabi Alonso en el partido de Eurocopa, que se contagiaban a lo largo de la playa como una ola, sin tener nadie muy claro quién había anotado, pero asumiendo que sería España, llegó la música a todo volumen.  Todavía con el sol en el horizonte, unos delfines vinieron a visitar la playa, posiblemente atraídos por el ruido y por el hecho de que a partir de cierta hora el agua quedó desierta, había una prohibición de baño.

El sol se pone antes de la noche de San Juan en La Coruña, España

El sol da paso a la noche de San Juan

Muchos fuegos empezaban a arder, pero no de las hogueras, sino de las barbacoas instaladas a un lado de ellas, incluida la nuestra, mientras la gente bebía y bebía sin parar.  Tal vez tanta bebida fue la causa de que antes de medianoche algunas hogueras se encendieran, pero incluso los más borrachos que me pedían que les hiciese una foto, y a quienes yo les respondía que se las haría con su hoguera, me decían que hasta medianoche no la encenderían.

Hablando de embriaguez, esta fue la primera vez que en un festival me sentí abrumado por llevar una cámara conmigo. Claro, era la primera vez que asistía a un festival en el que hay una gran cantidad de gente joven y etanol teniendo la fotografía como objetivo principal del viaje. Originalmente estaba preocupado por la proximidad del fuego, la arena que intentaría colarse en mi equipo, la gran cantidad de gente que podría golpearse con mi cámara, y cosas así, pero al final lo más agobiante de la noche fue que cada vez que intenté hacer una foto de una hoguera o algo que me llamaba la atención, una decena de chicos se interponían, gritando a toda voz.

—¡Foooootooooo, fooootoo, foooooooootooooooooo!
—¡Ahora a mí con mi amigo solos!
—¡Fooooooooootooooooooooooooooooooooooooooooooo!
—¡Hazme una a mí!

Chicos celebrando la fiesta de San Juan en La Coruña, España

¡Eh, foto aquí, aquí!

Soy una persona con mucha paciencia, así que por lo general intenté complacer las peticiones y luego dedicarme a fotografiar lo que me había llamado la atención originalmente, aunque en algunos casos pasaban varios minutos antes de poder hacerlo, y tuve que pedir en más de una ocasión que por favor me dejesen hacer la foto que buscaba. Aun así, las fotos de la gente pasándolo bien, disfrutando al máximo de las fiestas, son siempre buenas para mostrar cómo ellos viven su festival.

Chicas celebrando la fiesta de San Juan en La Coruña, España Un grupo de chicos y chicas celebrando la fiesta de San Juan en La Coruña, España

Tal y como me habían prometido, la visión de las playas de La Coruña después de medianoche fue fantástica.  Poco a poco se iban encendiendo más y más hogueras hasta inundar de luz completamente todas las playas coruñesas.  Cientos de siluetas se movían sin cesar frente a las llamas danzantes que teñían de naranja la arena.  Las posibilidades fotográficas eran infinitas, y me ausenté de mi grupo en varias ocasiones para explorar el entorno, armado con mi cámara y trípode.  Conforme algunos fuegos se iban consumiendo y perdiendo altura, la gente empezó a llevar a cabo otra de las tradiciones de San Juan: saltar por encima de las hogueras para llamar a la buena suerte.  Según los locales, hay que saltar tres veces, aunque en algún sitio leí que debían ser nueve veces, y en otro lugar leí que debía ser un múltiplo de tres (lo cual sería cierto en todos los casos mencionados).

Saltando sobre una hoguera de San Juan para llamar a la buena suerte

Si no te caes sobre la hoguera, ya ha empezado tu racha de buena suerte

Cuánto fuego, cuánta alegría… Y cuánto significado perdido. Mientras contemplaba la hipnótica danza de las llamas, no podía dejar de pensar que todo esto venía de una tradición celta, una tradición pagana, de la cual se derivan muchos de los significados que ha adquirido la fiesta de San Juan de nuestros tiempos. Sobre todo, pensaba en el significado de la combustión, en cuanto a su metáfora con el pasado: el dejarlo atrás, permitir que arda y se consuma, dejándonos limpios para empezar nuevamente.

Enciendo hogueras en las fiestas de San Juan en La Coruña, España

¡A carbonizar el pasado!

No sé qué fui a buscar allí, no sé si me llevó la conexión con la tierra de mis bisabuelos, pero sí sé que durante toda la noche pensé en las cosas de mi presente que no me hacen feliz, situaciones que quiero cambiar, y mientras pensaba en ellas, notaba que ya estaba tomando pasos hacia adelante para dejarlas atrás. La lumbre me inspiraba, me ayudaba a darme cuenta que el cambio ya estaba en proceso: había solicitado admisión a un máster en sistemas ferroviarios, había comenzado este blog junto con Natalie y había empezado a asistir a una tertulia de viajes, entre otras cosas. No quemé nada físico, pero sí sentí la purificación del fuego. Veía un futuro distinto, con un cambio con respecto a lo que ha sido mi rutina en los últimos tres años. Al regresar de La Coruña, terminé los trámites que me hacían falta para poder matricularme en el máster. Hola, futuro.

Una hoguera gigante ardiendo en las fiestas de San Juan en La Coruña, España

Una hoguera gigante consumiéndose lentamente

Cómo llegar
Galicia cuenta con dos aeropuertos principales, el de La Coruña (LCG), el cual es el más cómodo en caso de querer asistir a las fiestas de San Juan en la capital de la provincia, y el de Santiago de Compostela (SCQ), el cual está en la ciudad del apóstol, a unos 50km de Coruña.  La mayoría de las aerolíneas españolas operan en ambos aeropuertos, con algunos vuelos internacionales a grandes ciudades europeas, sobre todo a Santiago.  En general Iberia es quien ofrece las mejores conexiones a Galicia, aunque Ryanair cuenta con una base importante en Santiago (nota: el perro viajante desaconseja totalmente viajar con Ryanair, porque no tratan a los clientes como personas, pero tratamos de ser objetivos y mostrar todas las opciones posibles).  Reservando con anticipación, los billetes de avión suelen ser baratos (incluso menos de 100 euros) y dada la extensión del viaje por tierra, es bastante recomendable utilizar esta vía de transporte.

Para llegar en autobús o tren, lo más cómodo es viajar primero a Madrid y desde allí abordar uno de estos medios de transporte, ya que las mejores vías de comunicación terrestre son las que unen Galicia con la capital española.  Renfe ofrece aparte de servicios regulares, un tren nocturno en el que se puede reservar una plaza en litera.  La opción de carretera la cubre la compañía de autobuses Alsa, quienes cuentan también con un servicio nocturno aparte de los diurnos normales.  Es un viaje pesado de unas siete u ocho horas, con lo cual algunos prefieren viajar en la denominada clase Supra, la cual es similar a un viaje en avión, con personal de servicio ofreciendo aperitivos, meriendas y bebidas, y una pantalla con sistema de entretenimiento personal.

Más información
La Coruña no es el único sitio en España donde se celebra la fiesta de San Juan.  Sin ir más lejos, en toda la zona de costa de Galicia se encuentran festivales similares.  Pero sin duda alguna el más famoso es el de Alicante, donde se lleva a cabo algo similar a las Fallas de Valencia.  En Cataluña también son célebres sus Revetlles de Sant Joan, una fiesta muy esperada por la mayoría de los catalanes.  En fin, casi que en cualquier región con playa hay hogueras, aunque las tres regiones y/o ciudades más famosas son las que he mencionado.

Por último, me gustaría agradecer a la compañía de autobuses Alsa, quienes me brindaron la oportunidad de viajar a las fiestas de San Juan en Coruña con un billete de cortesía.  La verdad es que están haciendo un excelente trabajo en utilizar los medios sociales para dar a conocer sus ofertas y mantener una canal de comunicación fluido con sus clientes.  Un ejemplo es su cuenta de Twitter, @Alsa_Autobuses, a la cual responden con bastante frecuencia.

3 pensamientos sobre “Aserrín, aserrán, los maderos de San Juan…

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Top 10 – Experiencias de viaje de Carlos en el 2012 | El perro viajante

  3. Pingback: ¡Ata logo 2013, qué sopá 2014! | El perro viajante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: