El perro viajante

El Tren de la Fresa: un fascinante viaje en el tiempo

Subidos a un tren a vapor, sentados sobre amplios asientos de madera y atendidos por chicas que, luciendo trajes de época, nos ofrecían tarrinas de fresones de Aranjuez, comenzamos nuestro sábado.

El Tren de la Fresa, es un programa que cada verano ponen en marcha el museo del ferrocarril y diversas autoridades españolas y que permite disfrutar de la experiencia de recorrer uno de los primeros caminos ferroviarios que se construyeron en España, el que une las ciudades de Madrid y Aranjuez (data de 1851), a la antigua usanza, es decir, en un tren a vapor.

Letrero del Tren de la Fresa entre Madrid y Aranjuez, España

Bienvenidos al Tren de la Fresa

A mí me pareció un paseo excepcional porque además de la sensación de retroceder al siglo XIX, la experiencia de viajar tal como lo hacían antaño, en vagones de madera, sintiendo el fuerte olor del combustible, distinguiendo los sonidos que siempre nos han dicho que hacen los trenes pero que ya no oímos y divisando claramente el vapor que sale de la chimenea, es digna de vivir. Recuerdo sentirme como una artista al mirar por la ventana  y ver que todos los pasantes hacían una pausa en sus actividades para admirar boquiabiertos al gigante de hierro que a paso lento se acercaba.

Viajar de este modo tiene por supuesto sus inconvenientes: una velocidad promedio de 40Kmh y al no tener un sistema de refrigeración apropiado, se sufre el sofocante verano madrileño. El recorrido empieza a las 09:50, por lo que el calor aún no es muy intenso, aunque el viaje de vuelta es a las 18:30, hora en la que el sol golpea con furia.

Pensando en esto, existe la opción de hacer el viaje de ida en el tren de la fresa y volver a Madrid en cualquier otro tren de cercanías. Nosotros por supuesto, elegimos esta alternativa y disfrutamos de un día completo en la bella Villa de Aranjuez, visitando el museo de las Faluas (embarcaciones que utilizaba la realeza para sus paseos por el río Tajo), haciendo una visita guiada por el palacio Real (residencia de primavera de los reyes) y paseando por los espléndidos jardines del Príncipe, donde disfrutamos de un delicioso picnic al abrigo de frondosos árboles y hasta de una pequeña siesta acompañados por una bandada de patos y una deliciosa brisa que traía a mi mente el recién conocido “chu-chu” del Tren de la Fresa.

¿Qué me dicen?¿Se atreven a disfrutar de esta experiencia? =)

Poniendo a punto la locomotora a vapor del Tren de la Fresa entre Madrid y Aranjuez, España

Poniendo todo a punto para el viaje

La locomotora a vapor del Tren de la Fresa entre Madrid y Aranjuez, España

¡Todos a bordo!

Disfrutando del paseo en el Tren de la Fresa entre Madrid y Aranjuez, España

Disfrutando del paseo en el Tren de la Fresa

Una azafata del Tren de la Fresa repartiendo la deliciosa fruta

Repartiendo fresas, vestida para la ocasión

3 pensamientos sobre “El Tren de la Fresa: un fascinante viaje en el tiempo

  1. Pingback: Fotos de la semana Nº 29, julio 2012 | El perro viajante

  2. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>