Centenario del naufragio más famoso de nuestra época: el Titanic

2:20, hora del barco.  Las 5:18 en el meridiano de Greenwhich.  La hora equivalente a la de la publicación de este artículo en España hoy, a las 7:18 en horario de verano.  A esta hora, hace cien años, poco más o poco menos debido a la inexactitud de nuestros sistemas de medición del tiempo, la mayor nave de pasajeros de su época terminó de hundirse en las frígidas aguas del Atlántico Norte. Ciertamente, hoy se celebra el centésimo aniversario de la catástrofe del Titanic. Un barco diseñado para ser el más grande y lujoso del mundo, que no duró más de cinco días en su primer viaje, y cuya tragedia sacudió al mundo. Su nombre ha quedado grabado en la cultura humana; ¿quién no ha oído hablar del Titanic, aunque sea por aquella película de James Cameron de 1997?

Lo que muchos desconocen es el origen de este barco. Diseñado por la compañía Harland and Wolff en Belfast, en los años gloriosos de los astilleros de la capital de Irlanda del Norte, ciudad más conocida en la historia reciente por The Troubles, la violencia entre nacionalistas y unionistas. Pero tras el cese de hostilidades, Belfast es ahora una capital cultural que se ha preparado durante los últimos años para celebrar el centenario de su nave más famosa, con la rehabilitación de la zona de los antiguos astilleros, en un proyecto denominado Titanic Quarter. Si de por sí todos los años vale la pena visitar Belfast en abril por su festival en honor del Titanic, este año las celebraciones prometen ser tan magníficas como su barco insignia, haciendo que sea un muy buen momento para acercarse a la mayor ciudad de Irlanda del Norte.

Para empezar, este año se ha inaugurado un nuevo museo, Titanic Belfast, con una espectacular estructura diseñada por los arquitectos Eric Kuhne y Mark Evans, en medio del Titanic Quarter. Se trata de un espacio de 14,000 metros cuadrados que ilustra la historia de Belfast a principios del siglo XX y la del diseño y construcción del Titanic, junto con su conocido primer y último viaje.

Titanic Belfast, Belfast, Irlanda del Norte
El museo Titanic Belfast

El Ulster Folk & Transport Museum no se ha quedado atrás, y ha lanzado dos exposiciones para conmemorar este centenario, entre las que se incluyen varios artículos recuperados de los restos del naufragio en medio del oceáno Atlántico. Las exposiciones TITANICa: The Exhibition y TITANICa: The People’s Story se encontrarán en este museo desde el 31 de mayo hasta el 31 de agosto.

No todo lo relacionado con el Titanic en Belfast es nuevo.  Hay otras atracciones más antiguas, que datan de la época de esta gigantesca nave.  Es el caso del S.S. Nomadic, una pequeña embarbación para el transporte de pasajeros perteneciente a la misma compañía propietaria del Titanic, la White Star Line, en la cual trasladaban pasajeros entre el puerto de Cherbourg y sus grandes navíos de pasajeros, como el Titanic y el Olympic, los cuales eran demasiado grandes para atracar en el puerto francés.  De hecho, el 10 de abril de 1912, 274 pasajeros viajando en primera clase llegaron al Titanic a través del Nomadic.  Lamentablemente, el último buque superviviente de la legendaria White Star Line está en medio de un proyecto de restauración, y por el momento las visitas al mismo son muy limitadas.

Otra atracción que llegó a conocer en persona al Titanic y que felizmente no se encuentra en restauración es el dique seco Thompson.  Fue aquí donde se construyó este colosal barco, el cual fue, como no podía ser de otra forma, el dique seco más grande del mundo en su era.  Su visita nos permite tener una idea del tamaño del Titanic y observar las herramientas y maquinaria de la época, las mismas con las cuales se construyó el mítico navío.

Nosotros, por pura casualidad, estaremos en Belfast a finales de mes.  Compramos nuestros billetes de avión en diciembre del año pasado, sin tener idea de que este año se celebraría el centenario del Titanic, pues lo que nos motivó fue conocer la Calzada del Gigante, el único lugar en Irlanda del Norte declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  Pero queríamos aprovechar el viaje para conocer Belfast y al investigar sobre la oferta turística en la ciudad, nos encontramos con todas las celebraciones y museos relacionados con el Titanic.  Una feliz coincidencia.  Más adelante compartiremos nuestra experiencia y nuestras fotos en el blog.

Cómo llegar
Belfast tiene dos aeropuertos: el Aeropuerto Internacional de Belfast (BFS) y el Aeropuerto de la Ciudad de Belfast George Best (BHD).  Otra opción es volar al Aeropuerto de Dublín (DUB), el cual se encuentra a 158 km al sur de Belfast.   Las companías de autobuses Bus Éireann y Translink realizan en cooperación el trayecto entre el Aeropuerto de Dublín y Belfast.

Se puede volar directamente a Belfast desde España desde las siguientes ciudades, con las aerolíneas mencionadas:

Hay opciones adicionales en caso de optar por viajar a Dublín:

Lamentablemente, no hay servicio directo entre América Latina y los aeropuertos de la República de Irlanda e Irlanda del Norte.  Las opciones disponibles involucran hacer escala en EE.UU. o algún país europeo.

Más información
Belfast es mucho más que el Titanic.  Por ejemplo, la reciente y turbulenta historia de The Troubles está plasmada en el oeste de Belfast, en los murales nacionalistas y unionistas.  Y cerca del Jardín Botánico de Belfast se encuentra el Museo del Ulster, el más grande de Irlanda del Norte.  La página web de la oficina de turismo de Belfast tiene mucha información, en inglés, sobre toda la oferta turística de la capital, pero también ofrecen un folleto en español.

En caso de querer seguir la historia del Titanic a través de Twitter, National Geographic España está contando, día a día, relatos del buque insignia de la White Star Line, como si se tratase de un viaje en el tiempo.  El hashtag que utilizan es #Titanic100live, aunque no lo emplean exclusivamente ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *