Fotos de la semana Nº 46, noviembre 2011: plazas alrededor del mundo

Este último fue el tercer fin de semana consecutivo que pasé junto con Natalie.  Tras encontrarnos en Londres a principios de mes y en Orleans la siguiente semana, esta vez ya era hora de dormir en mi propia cama en Madrid.  La excusa: asistir a uno de los últimos espectáculos creados por el Cirque du Soleil, Zarkana.  La historia gira en torno a un teatro abadonado en el que un mago que ha perdido a su amada y sus poderes busca cómo recuperarlos, embarcándose en un viaje por mundos extraños con criaturas igualmente singulares.  Si bien este guión es poco memorable dentro de las narrativas de Cirque du Soleil, la escenografía, y sobre todo el uso de tecnología multimedia, es probablemente la mejor que he visto de su parte.  En cuanto al mejor relato detrás de uno de sus espectáculos, creo que mi preferido es el de Corteo, donde todo gira en torno a la muerte de un payaso y las interacciones de su espíritu con aquellos a los que conocía antes de dirigirse al otro mundo.

Ahora, a lo que nos interesa.  La semana pasada dedicamos las fotos del Twitter del perro viajante a siete grandes plazas del planeta.  Lo cierto es que cuando elegimos las fotos de la semana antepasada, varias plazas que nos gustaban mucho se quedaron sin ser finalistas, y queríamos compartirlas.  Y recuerda, si quieres ver una foto que te inspire a viajar todos los días, síguenos en Twitter, Facebook e Instagram.

2 comentarios sobre “Fotos de la semana Nº 46, noviembre 2011: plazas alrededor del mundo

  1. Siento que la temática de este blog está en sintonía con mis ganas de seguir conociendo el mundo a través de mis ojos y los de otros, porque siempre habrá lugares a los que no llegaré, pero otros sí. Saludos y muy lindo su blog!

    1. Hola Silvia,
      Muchas gracias por tu visita y tu comentario.
      Me encantaría poder mostrar más fotos y contar más historias de Suramérica, y me hace falta un viaje por carretera en tu país. Solo conozco Colonia del Sacramento, la cual visité viajando en ferry desde Buenos Aires. Hace falta tiempo y dinero…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *