La domadora del río Colorado: Hoover Dam

Estoy seguro de que todo extranjero que crea no tener la más mínima idea de lo que es la represa Hoover tiene que haberla visto en alguna película.  Es un lugar popular para los realizadores de Hollywood; supongo que por su colosal tamaño y su importancia para el país es fácil crear un efecto dramático en sus películas destruyéndola.  O eso, o realmente tiene algo que hace que medio mundo quiera destruirla, como pasó en Superman.

Hace unos años, durante un roadtrip, tuve la oportunidad de visitar la represa.  Mis amigos y yo, como hacen casi todos los turistas de camino al Gran Cañón desde Las Vegas, nos detuvimos al acercarnos a ella.  Antes de que se finalizara la nueva ruta que incluye un puente de cuatro vías río abajo (conocida como el Hoover Dam bypass), todo el tráfico de automóviles pasaba exactamente sobre la represa, con lo cual hubiese sido absurdo no hacer la parada turística obligatoria.  La mayoría de los visitantes solamente se dedican a caminar una parte de la vía y a tomarse fotos, pero para el desagrado de nuestro conductor, nosotros decidimos entrar al museo de Hoover Dam para conocer un poco más la historia de esta gran obra de la ingeniería moderna.

Posando en frente de la represa Hoover
Posando en frente de la represa Hoover

En realidad visitamos el museo porque uno de mis compañeros de viaje quería conocerlo, puesto que su hermano es ingeniero civil y esta es una de sus obras favoritas.  Por mi parte, no pude resistirme a leer la mayor cantidad posible de láminas y textos de la exposición, lo cual es muy típico en mí.  Me fascina conocer la historia de nuestro mundo.  Hasta ese momento, no tenía ni idea de que la represa tiene una gran cantidad de connotaciones históricas, debido a que permitió controlar al río Colorado, el cual proveía de agua a las colonias del viejo oeste, pero tenía el problema de ser muy impredecible.  Así como permitía la subsistencia en la región, también podía causar grandes problemas con sequías y sus destructoras inundaciones.  En un principio, mucha gente del este del país se opuso a que el gobierno utilizara fondos federales para resolver los problemas de los pobladores del oeste, pero finalmente se construyó, y se pensó que vendiendo la electricidad producida en la represa se podrían cubrir los gastos de la misma, lo cual funcionó con mucho éxito.

La historia me pareció muy interesante, a diferencia de la represa en sí.  No puedo negar que la magnitud de esta obra es imponente; en realidad impresiona desde que empiezas a serpentear por el camino de bajada a la represa y la divisas a lo lejos: un enorme muro empotrado en medio de un profundo cañón, con minúsculos puntitos recorriendo su parte superior que resultan ser personas.  Vale la pena hacer la escala en la represa, pero lo cierto es que en este viaje disfruté mucho más de la belleza de los parques nacionales; el trabajo de la naturaleza me atrajo más que el de la ingeniería del ser humano.  También puede ser que, al crecer cerca del Canal de Panamá e incluso haber trabajado en sus esclusas, esté acostumbrado a las grandes obras de ingeniería del siglo XX y necesite de algo más colosal para impresionarme.

Vista general de la represa Hoover
Vista general de la represa
El curso del río Colorado tras la represa de Hoover
El curso del río Colorado tras la represa

Como había dicho antes, a nuestro conductor no le agradó mucho el retraso provocado por la visita al museo, pues lo que él esperaba que fuese una parada de treinta minutos terminó durando varias horas.  Le estábamos arruinando sus planes de llegar a la puesta del sol en el Gran Cañón.  Bajo el riesgo de incurrir en su furia, caminé de un lado al otro de la represa, cruzando de esta manera del estado de Nevada al estado de Arizona. Normalmente, esto significaría ganar o perder una hora, pues Nevada está en la zona horaria del Pacífico, mientras que Arizona le adelante una hora siguiendo el tiempo de la montaña.  Sin embargo, Arizona es el único de los Estados Unidos continentales que no sigue el cambio horario de verano, por lo que durante nuestra visita, no había diferencia horaria.  Esto se muestra claramente en los relojes de las torres de toma de agua para la generación eléctrica en el lago Mead, de las cuales hay un par en cada lado, correspondientes a cada estado.

El lago Mead y las torres de toma de agua del lado de Nevada en la represa Hoover
El lago Mead y las torres de toma de agua del lado de Nevada

Adicionalmente, es posible realizar visitas guiadas dentro de la represa, aunque nosotros nos consideramos satisfechos tras recorrer el camino sobre la represa y observarla desde todos los ángulos posibles, así que finalmente nos subimos a nuestro automóvil para continuar el camino hacia Tusayan, cerca del borde sur del Gran Cañón.

Cómo llegar
El aeropuerto internacional más cercano es el aeropuerto McCarran de Las Vegas (LAS).  Esta ciudad se encuentra a unos 50km de la represa y muchas compañías ofrecen tours desde allí, en caso de no disponer de un automóvil.  Basta con buscar en Google Las Vegas Hoover Dam tour para encontrar la oferta disponible.

Sin embargo, lo más recomendado es viajar en auto.  La represa se encuentra cerca de la ruta 93 (US 93), en la frontera entre Nevada y Arizona.  El acceso se realiza desde el lado de Nevada, tomando el desvío desde la US 93 hacia la ruta estatal 172 de Nevada (NV SR 172).  Al inicio del artículo hay un ejemplo de ruta en Google Maps desde Las Vegas.

Más información
La página web de la Oficina de Reclamación tiene mucha información sobre cómo llegar a la represa, los tours disponibles y consejos varios para los visitantes.

4 comentarios sobre “La domadora del río Colorado: Hoover Dam

  1. Hola Carlos y Nathalie!!!
    recien leo completo algunos Posts de su BLOG….y estan super bien!!
    No saben como me gustaría sacar tiempo para escribir, ahora con mi bebé se complica un poco porque me toca trabajar de noche y atenderlo de día o viceversa jajajajaja.
    Les felicito por las imágenes estan excelentes, ponganle Google Analythics estoy segura que tienen buco tráfico semanal. Les enviamos un abrazote desde Panamá esperando re.encontrarlos en algun rincón mientras viajamos por la vida !!

    1. Hola Irina,
      Muchas gracias por tu comentario. He intentado activar Google Analytics, pero al parecer no se puede usar con WordPress.com, tendríamos que instalar el blog en un servidor propio. La verdad es que tenemos uno, sería cosa de hacer el cambio en algún momento.
      ¿Qué tal las cosas con el pequeño? ¡Muchas felicitaciones, supongo que estarás súper emocionada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *