Patrimonio Ibérico – Casco antiguo de Santiago de Compostela

Esta entrada es parte de una serie de artículos cortos sobre los lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en la Península Ibérica.  Puedes ver el resto de ellos aquí.

7. Casco antiguo de Santiago de Compostela
Cuenta la leyenda que tras morir el apóstol Santiago el Mayor en Jerusalén, sus discípulos lo llevaron por mar hasta Galicia, donde fue enterrado y olvidado. En el siglo IX, se redescubrió su tumba y se construyó un templo sobre ella. Desde entonces, peregrinos desde todas partes de Europa, y hoy día, del mundo, han recorrido el Camino de Santiago, cuyo punto final es la Catedral de Santiago de Compostela, en pleno centro de la ciudad.  Originalmente, les movía la fe, el querer visitar el sepulcro de Santiago, el pagar por sus pecados.  Hoy día, el Camino de Santiago se realiza además por muchas otras razones: por comprobar si podemos aguantar este esfuerzo físico, por hacer turismo, por compartir un viaje especial con amigos, por reencontrarnos con nosotros mismos, etc.

Catedral de Santiago de Compostela, España
Catedral de Santiago de Compostela

La verdad es que, como punto final de una de las rutas de peregrinaje más importantes del cristianismo, la Catedral de Santiago no decepciona.  No solo es su arquitectura impresionante, sino que toda la estructura está rodeada de tradiciones que hacen de visitar Santiago una experiencia llamativa: el incensario gigante conocido como botafumeiro, la puerta santa que se abre solamente durante el Xacobeo (años santos en los que el día de Santiago cae domingo); la escultura del Maestro Mateo, arquitecto de la Catedral, contra cuya frente es costumbre golpearnos nuestras frentes para que nos transmita sabiduría; o el angelito al que los estudiantes le suelen introducir el dedo en el ano.  Como dije antes, hay toda una serie de tradiciones alrededor de la Catedral, algo lógico si consideramos que ha sido visitada por millones de personas a traves de varios siglos.

Fila de gente esperando para cruzar la Puerta Santa de la Catedral de Santiago de Compostela durante un Xacobeo
Fila para cruzar la Puerta Santa de la Catedral durante un Xacobeo

Otras de las cosas que hacen Santiago tan especial es el ambiente que existe debido a la continua llegada de los peregrinos y a la gran cantidad de estudiantes en la ciudad debido a su famosa universidad.  Es una ciudad muy viva, sobre todo si se visita durante un Xacobeo.  Nosotros fuimos en un año normal, el 2007, y luego volvimos en un año santo, el 2010, y la verdad es que el ambiente era distinto.  Mucho más jolgorio, más gente en la calle, más peregrinos, y sobre todo, una gran cola para entrar por la puerta santa, que estaba en ese momento abierta.  Supongo que lo otro que hizo que fuese una experiencia distinta es que fue un día soleado, puesto que en Santiago es más normal que llueva a que haga sol.  Una camiseta de souvenir mostraba Santiago de la siguiente manera: en otoño, una oveja bajo la lluvia, con una hoja cayendo de un árbol; en invierno, una oveja bajo la lluvia con frío; en primavera, una oveja bajo la lluvia con flores alrededor; y en verano, nuevamente la oveja bajo la lluvia.  Sea como fuera, aunque Santiago te reciba con un chaparrón, seguro que disfrutarás la visita.

Plaza de Obradoiro y Catedral de Santiago de Compostela
Plaza de Obradoiro y Catedral de Santiago de Compostela
Estatua de Santiago Apóstol en la fachada de la Puerta Sagrada
Estatua de Santiago Apóstol en la fachada de la Puerta Sagrada

3 comentarios sobre “Patrimonio Ibérico – Casco antiguo de Santiago de Compostela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *