El perro viajante

Patrimonio Ibérico – Obras de Antoni Gaudí

Esta entrada es parte de una serie de artículos cortos sobre los lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en la Península Ibérica.  Puedes ver el resto de ellos aquí.

5. Obras de Antoni Gaudí
Gaudí era un genio, y tuvo la suerte de contar con muchos benefactores, siendo el principal el Conde Eusebi Güell. O tal vez los afortunados somos nosotros, ya que gracias su mecenazgo, Gaudí nos dejó una gran cantidad de prodigios arquitectónicos modernistas en Barcelona y alrededores, como la Casa Batlló, la Casa Milà o el Parque Güell. La Sagrada Familia, su obra maestra que no llegó a concluir, nos sigue fascinando actualmente con sus torres y grúas, tras más de un siglo de obras.  De toda la estructura, las partes listadas como Patrimonio de la Humanidad son la cripta y la fachada del Nacimiento, pues estas son las que Gaudí llegó a construir en vida.  De hecho, hoy día existe cierto debate sobre si la Sagrada Familia en su totalidad se debe considerar como una obra de Gaudí, debido a que tras su muerte se han ido haciendo progresivas modificaciones a sus planes, pero como se ve, la UNESCO decidió listar solamente la parte que Gaudí llegó a supervisar por su cuenta.

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, en Barcelona

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia

En el Paseo de Gracia, una de las vías más importantes de Barcelona, y donde se encuentran las boutiques de diseñador, también podemos encontrar dos obras más de las inscritas en la lista de Patrimonio de la Humanidad: la Casa Milà, conocida popularmente como La Pedrera, y la Casa Batlló. Originalmente fueron edificios residenciales, pero hoy día han sido restaurados y es posible visitarlos e incluso realizar actividades en ellos. Tengo entendido que el primer Grand Prix de Magic: The Gathering que tuvo Barcelona se realizó en la Casa Batlló, por allá por el año 1997, aunque hoy día, del reportaje oficial, lo único que nos queda es la clasificación final.

Fachada de la Casa Batlló, en Barcelona

Fachada de la Casa Batlló, también conocida como la casa de los huesos

Azotea de La Pedrera o Casa Milà, en Barcelona

Azotea de la Casa Milà, también conocida como La Pedrera

Mi creación preferida es, sin duda alguna, el Parque Güell. Está un poco alejado del resto de las atracciones y el centro de Barcelona, e incluso hay que subir una cuesta bastante empinada para llegar (aunque por suerte hay escaleras mecánicas), pero vale la pena visitarlo. La idea de Eusebi Güell era crear una urbanización para familias acaudaladas en medio de un paraje natural. El proyecto no tuvo éxito comercial, y solamente se vendieron dos parcelas. Esto puede haber sido malo para Güell y Gaudí, pero afortunado para el resto de nosotros, pues eventualmente el proyecto se vendió al Ayuntamiento de Barcelona, quien lo transformó en un parque público. Para mí, lo más impresionante del Parque Güell es cómo Gaudí integró sus estructuras artificiales con la naturaleza, llegando a un punto en que es difícil discernir dónde termina la obra del hombre y dónde empieza la de la naturaleza. Es un sitio precioso y tranquilo, desde el cual se dominan excelentes vistas de la ciudad, y si tuviese que elegir mi sitio favorito de Barcelona, sería este parque.

Salamandra o dragón del Parque Güell, en Barcelona

La salamandra o dragón del Parque Güell, uno de los símbolos más conocidos de Gaudí

En total, hay siete obras de Gaudí listadas como Patrimonio de la Humanidad. He descrito aquellas que conozco, pero aquí está la lista completa:

Tengo que regresar a Barcelona con el propósito de terminar de visitarlas todas. Y de tomar nuevas fotos de las que ya conozco, puesto que las que tengo son de hace varios años, cuando empezaba a experimentar con la fotografía.

4 pensamientos sobre “Patrimonio Ibérico – Obras de Antoni Gaudí

  1. Pirin

    uuuuyyyy yo le saque foto a la lagartija esa!! pero habia tanta gente que era imposible obtener una imagen sin alguien metido

    1. Alejandro

      Sí, Pirín tiene razón, es demasiado difícil encontrar esa zona sin una muchedumbre.

      El tour de Pirín por el Parque Güell duró 5 minutos, siempre es muy expeditivo “ok, sha lo vi, vamos”.

  2. Marilyn Diéguez

    Como siempre, no me imagino cuál será el siguiente tema que tratara El Perro Viajante, por lo cual, tiene la facultad de sorprenderme… Me encanta lo variopinto y ameno de cada tema tratado; la facilidad para leerlo y su brevedad… Gracias, mi amor…
    Me da gusto este artículo porque espero estar allí proximamente -en Barcerlona- y ya sabré qué buscar y a dónde ir… o, por dónde empezar.

  3. Pingback: Fotos de la semana Nº 2, enero 2013 | El perro viajante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

%d personas les gusta esto: